Robert Mapplethorpe

Robert-MapplethorpeEstaba esta fotografía en el catálogo de la exposición de Louise Bourgeois en la Fundació Tàpies (1990) y el retrato daba entrada al texto de Rosalind Kraus (“Retrat de I’artista com a Fillette“).

Fillette es una escultura del año 68, y es (a la vista está) un pedazo de cipote que Louise agarra del sobaquillo como describe la Kraus “si fos un paraigua o un bastó”. Luego está el gesto, la mirada, la foto en fin que Robert Mapplethorpe fecha el año 82, y que es la referencia visual, el conocimiento propiamente dicho, de una mujer inevitable en el hecho artístico del siglo pasado.

Esto es algo que suele pasar con las fotos de este chico de Nueva York que quería ser músico, y que en los sesenta finales se instaló con Patti Smith en el hoy mítico Hotel Chelsea de Manhattan. Precisamente cuando la Bourgeois modelaba o tallaba sus “fill out” o “fill up” o, yo que sé, esos “fill” que en mi desconocimiento dan título a sus provocadores motivos. Y aunque en el catálogo que les digo hay otras fotografías de la escultora, para siempre se la reconocerá por esta imagen.

La fotografía es una trampa, aunque no quisiera entrar en esto, pero la trampa que nos tienden en gozada connivencia Bourgeois y Mapplethorpe es sencillamente genial: ¿el fotógrafo de penes impensables retrata a la abuelita divertida? Pues no. Hubo un tiempo en el que se podía gozosamente reivindicar una porción de vida. La modelo del retrato aún nos ofrece sus instalaciones que, como en el verso de Gabriel Ferrater “oprimen la sombra del tacto” (en el Reina Sofía, hace nada). El fotógrafo se nos murió como tantos a finales de los ochenta (y aún lo censuran los defensores de Occidente en sus USA).

Lo que quiero decir es que cuando se juntan el hambre con las ganas de comer (Warhol lo habla dicho todo) nunca se te olvida.

Por Vicente Villarrocha.

Créditos fotogarfía: Louise Bourgeois, 1982. Gelatino de bromuro de plata. 51 x 41 cm. Colección Julio Alvarez Sotos.

Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez». Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *