Se hunde el barco

El PSOE defiende a capa y espada un modelo de Estado que hace agua por los cuatro costados pero se aferran a él porque buena parte de sus posibilidades para continuar en el poder pasan por mantenerlo. Solo así se explica la deriva hacia un sistema confederal con el agravante de que solo algunas CCAA reciben los beneficios de tal sistema.

El asunto no sería tan grave si no fuera porque limita la acción del Estado en cuestiones tan básicas como las políticas sociales. Ha ocurrido, por ejemplo, con la excelente Ley de la Dependencia. Dos años después de su aprobación, 126.000 personas con discapacidad y mayores están pendientes de dictamen o valoración; los convenios con las CCAA —necesarios para su desarrollo efectivo— para el año 1.997 se firmaron el 24 de diciembre y este año aún no se han remitido cuando deberían haber entrado en vigor el 1 de enero; no se ha desarrollado el reglamento de copago; …

«El fracaso en la aplicación de la Ley de Dependencia está evidenciando que nuestro modelo de Estado autonómico es incapaz de llevar a cabo una actuación política potente desde el Estado de común acuerdo con las comunidades autónomas cuando estas tienen competencias exclusivas en esa materia». No lo digo yo sino el diputado Campuzano i Canadés (CiU). Se puede decir más alto pero no más claro.

Hoy tenemos otro ejemplo en el mismo sentido. Otro de los proyectos estrella de Rodríguez Zapatero, la Unidad Militar de Emergencia, ha sido hundido por el Gobierno vasco y el Tribunal Supremo. Al margen de que se tratara de un capricho personal del presidente del Gobierno, la resolución del TS demuestra que el Estado se encuentra atado de pies y manos para impulsar políticas de alcance nacional.

Enlaces:

Actualización (23/11/08):

Según informa El País, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que el Gobierno subsanará “con la mayor rapidez posible” el “defecto de forma” que ha llevado al Tribunal Supremo a anular el protocolo de actuación de la Unidad Militar de Emergencia (UME).

Curioso el caso: ahora saltarse la ley por puro capricho del nene es solo un “defecto de forma”. No puedo creer que los servicios jurídicos no alertaran sobre la exigencia legal para la aprobación del protocolo de actuación de la UME de los informes de la Comisión Nacional de Protección Civil y del Consejo de Estado.

5 comentarios


  1. Qué significa ‘paraliza’. Que no va a poder actuar en ninguna parte del territorio o que no va a poder actuar en aquellas comunidades que no den su consentimiento.

    Responder

  2. Se supone que no puede actuar en ningún sitio ya que el juez ha debido anular el protocolo de actuación de esa unidad.
    El decreto en cuestión es el siguiente: REAL DECRETO 399/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba el protocolo de intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

    Responder

  3. pues me parece bien. sin entrar en temas territoriales, los militares que hagan de militares, que con ello tienen suficiente. y para atender emergencias personal capacitado (y bien pagado) expresamente para ello. No me parece normal que un militar, al que el decreto le nombra “agente de la autoridad” pueda pasar por encima, pongamos por caso, de un bombero en un incendio forestal. Por no hablar de los conflictos de coordinación que ello podria suponer. Con esto no quiero de cirque no puedan colaborar.

    Responder

  4. En el caso de la UME hay dos aspectos:
    En primer lugar, no creo que nadie ponga reparos a la actuación del Ejército en caso de catástrofes naturales. Lo que yo también cuestiono es que deban desarrollar tareas específicas propias de otros cuerpos como la de los bomberos. En cuanto a conferirles el grado de “agentes de la autoridad” me parece un desatino en toda regla.
    En segundo lugar tenemos la coordinación Estado-CCAA en materias para las que las segundas tienen las competencias. Ahí es donde chirría todo el engranaje gracias a un modelo de Estado que hace agua por los cuatro costados.

    Responder

  5. porque tenemos un modelo de Estado con estreñimiento y calzador constitucional, que en su día no hubo más remedio que pasar por el tubo de la C-73, y hoy, a fecha 208, ya hemos crecido todos y ya somos un “poco” mas mayores, y hasta que no se “encajen” BIEN las cosas, la maquinaria funciona y funcionará al descompás.

    El Ejercito hoy por hoy, es profesional y creo ybparece ser que es así, que tiene una formación tecnico-profesional que hace 20 años sería impensable, estando capacitado para el desarrollo de EFICIENTES cometidos en favor de la ciudadanía, estableciendo, eso sí, el ambito y autoridad en su actuación, y personalmente no creo que pongan problemas a ello.

    El actual Ejercito, ya no es el de “viva España con mano en alto” .

    Posiblemente se haya adaptado a los tiempos actuales y modernos El ( el Ejercito ), mejor que nosotros en la forma de verlo ( al Ejercito ).

    Es sólo una opinión.
    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *