Seguridad vial y luces

Desde hace muchos años pongo las luces de cruce en cuanto arranco el motor del coche sin importar que sea de día o de noche, luzca el sol o sea noche cerrada. Eso me ha valido mil y una señales de transeúntes y conductores para avisarme de tal actitud. Si por mi fuera, a todos ellos les retiraba el permiso de conducir por desconocer la importancia en la seguridad vial de “ser visto” por los demás. Por desgracia, en este país solo sirven las medidas dirigidas al consumo mediático y populista como, por ejemplo, ese anuncio de la DGT en el que se nos anima a conducir a no más de 90 Km/h. Casi mejor vender el coche y comprarse un carro tirado por caballos (de los de verdad). Por supuesto, no podía faltar el recurso al Código Penal, remedio universal para cualquier enfermedad actual venga o no a cuento. Mantengo la teoría “conspiratoria” de que este uso y abuso de la Justicia tiene una finalidad, a saber, ahogar a nuestro sistema judicial para así justificar reformas legislativas más propias de una dictadura que de una democracia. Recuérdese, sin ir más lejos, la propuesta socialista de “nombrar a dedo” a miles de jueces pues ese hubiera sido, de aprobarse, el resultado del proyecto “justicia de proximidad”.

Ahora, por fin, tras tantos años defendiendo una medida tan sencilla como la de circular con luces diurnas, Bruselas se pone manos a la obra. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Ya solo resta que, en lugar de llevar a juicio a los que cometen una temeridad pero sin causar perjuicio alguno se limiten a guardarles el coche durante seis meses o más. La medida sería mucho más efectiva ya que en la actualidad casi ningún conductor ingresa en la cárcel.

Luces 24 horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *