Sentencia “caso Bono”: claroscuros

Sentencia dura, muy dura [Vía El Mundo] contra varios policías por detención ilgeal de dos militantes del PP, falsedad en documento público y coacciones.

La agresión:

El día 22 de enero de 2005, el ex ministro de Defensa don José Bono acude a la manifestación convocada por la AVT y durante su transcurso, según sus propias declaraciones, fue insultado y agredido: «Han estado durante 20 minutos empujándome por todas partes y algunos me han golpeado. Me he llevado un buen puñetazo en las costillas […] No tengo cardenales, pero me han dado muchos golpes por la espalda, porque la policía protegía el frente». Sin embargo la sentencia discrepa por completo de esta versión: «[…] dando lugar a que los tres escoltas del señor Bono y los tres de la señora Díez formaran en torno a ambos una cápsula de seguridad, reforzada por, al menos, cinco policías de la Brigada Provincial de Información y otros tres de la Primera Unidad de Intervención Policial, que, junto con miembros de seguridad de la organizadora de la manifestación, protegieron a ambas Autoridades, sin que éstas sufrieran ninguna agresión física». Respecto a este punto, la versión de Bono choca con la práctica habitual de los escoltas en situaciones como la descrita y que consiste básicamente en formar un círculo alrededor de la personalidad a la que se protege e inmediatamente proceder a su extracción. Por otra parte, en los videos tampoco se observan agresiones físicas. Esta discrepancia no es óbice, sin embargo, para calificar los hechos de muy graves e intolerables pues, no en vano, hablamos como mínimo de insultos a un ministro del Gobierno. La tensión entre los dos principales partidos —PP y PSOE— se encontraba por entonces en su apogeo y algunos radicales aprovecharon la ocasión para volcar su ira en la persona de Bono. Desgraciadamente no eran los primeros que se producían en los últimos años ya que el PP vivió en sus propias carnes diversas agresiones sin que hubiera una tajante condena por parte del PSOE. En el caso que nos ocupa, los populares tampoco derrocharon palabras en contra de lo sucedido y se limitaron a declaraciones parecidas a las realizadas por Acebes: «La actuación de unos pocos intolerantes no pueden desvirtuar el gran éxito de una manifestación». Ni unos ni otros fueron capaces de omitir las dichosas coletillas en los mensajes de condena.

Las detenciones:

Tras publicar El País una información en la que se desvelaba el nombre de dos militantes del PP, se suceden una serie de hechos realmente esperpénticos. Cese de un subordinado, coacciones, manipulación de un atestado… En este punto les recomiendo leer la sentencia (páginas 11 a 23) y luego que cada uno saque sus propias conclusiones. Podremos diferir en la calificación penal pero resulta del todo inadmisible mantener, como ha manifestado Alonso hoy mismo, que se tratara de «una actuación puramente profesional».

¿Debe dimitir el actual ministro de Defensa don José Antonio Alonso Suárez?

Sí, porque que su comparecencia está repleta de inexactitudes, incorrecciones y falsedades varias. La sentencia, al margen —repito— de la claificación penal, da por probado justo lo contrario que defendió el ministro. Aunque entonces, y también hoy mismo el ministro Alonso ha rechazado que se produjera una “detención ilegal”, lo cierto es que en dicha comparecencia coincide con el juez para quien «en el ordenamiento jurídico español sólo existen dos situaciones posibles, o bien la libertad o bien la detención, sin figuras intermedias». Para Alonso «una persona sólo puede comparecer en dos calidades: como testigo o como implicado, imputado, denunciado, llámenlo ustedes como quieran». Ya veremos cómo califica el Tribunal Supremo la detención de dos personas sin la más mínima prueba en su contra y buscando tan sólo notoriedad mediática.

Conclusión:

La detención de dos militantes del PP es el colofón a una serie de hechos lamentables que los dirigentes políticos no han sabido o no han querido afrontar con valentía. Como reconoce la propia sentencia no existen pruebas de interferencia política, pero resulta casi más preocupante la politización de la policía que se vislumbra cada vez con más claridad.

Leer editoriales de los principales periódicos.

18 comentarios


  1. Lo más simpático del asunto es todos tenemos que la certeza de que si los detenidos no hubieran sido tres miembros del PP sino tres cuidadanos cualquiera que pasaban por allí el gravísimo atentado contra la democracia (el más grave creo que han dicho desde el PP) se hubiera quedado en un caldo aguachinado sin derecho a un sólo segundo de telediario. Hay al menos dos clases sociales: los que son y por los que dimiten gobernadores civiles y aún ministros y los que no somos ni aunque nos maten de una paliza en un calabozo mientras lo filman con un móvil.

    Más allá de todo este lamentable asunto hay otra cosa mucho más preocupante: el abismo que está empezando a separar de forma irremediable al pueblo, a los ciudadanos, de todos los órganos de gobierno o de representación ya sean políticos, policiales, judiciales, sindicales, etcétera. En sencillo castellano: últimamente leo los periodicos y tengo la sensación de que lo que yo vivo y lo que en ellos se cuenta pertenecen a realidades completamente diferentes.

    Salud!

    Responder

  2. El PP pide la dimisión de Alonso. Yo exijo la dimisión de todos los políticos de este país. ¿Alguno de vosotros se comporta asi en su trabajo o en la calle o incluso con sus amigos? Esta gentuza no es normal, a estos tipejos les falta un hervor. No entiendo como no les esperamos a todos ellos en la calle y tal como van saliendo los vamos apaleando.

    Este domingo hay convocada una sentada en muchas ciudades de España para protestar por el precio de la vivienda. Y por lo que haga falta protestar. No está convocada por ningún partido político ni sindicato (aunque imagino que existe la posibilidad que se apunten a hacer el hipócrita. Como siempre).

    Responder

  3. ¡Cuatro y de acuerdo! Yo no. Algo sí, pero no del todo.

    Llega el poli cabrón, te detiene y te zurra. Bien. Ha pasado, pasa y pasará. Siempre hay un poli cabrón, siempre hay impunidad. Ellos son el Estado. Infrecuente, hay pocas probabilidades de que me ocurra. Han de converger diversas circunstancias demasiado relacionadas con el azar. Un pasaba por allí, un estaba aquél, el poli cabrón, y un tenía ganas de jugársela. Que cómo se las gastan, pues sí, tiene licencia de papá Estado.
    Eso sí, otra cosa muy distinta, ni mejor ni peor, pero muy distinta, es que aparezca un artículo en la prensa afín de papá Estado, se señale en este artículo a dos o tres personas, se las redondée en un círculo, y a pie de foto un: militantes del partido de la oposición. Y ya, la diana, el poli cabrón, todo. Es distinto, y peligroso.

    En cuanto a lo del abismo ése de konde, de acuerdo. Aunque joder, eso de que está comenzando no, ¿eh? Y menos con los medios por medio.

    La Realidad, ese invento del Estado.

    Saludos discrepantes.

    Responder

  4. Mínimo, me cuesta seguirte…
    De la primera parte, que creo que he entendido, sólo decirte que tienes razón pero estadísticamente tenemos más probabilidades de que nos ocurra eso que, en la época de mayor actividad de ETA que nos hiciera volar un coche bomba.
    Para acabar con el paralelismo, todos y cada uno de los detenidos por presunta vinculación, en el grado que fuere, de la banda salian en los médios de comunicación con imágen, nombre y apellidos. Compara el número de detenidos con el de imputados y con el de finalmente condenados. Luego busca en la prensa la noticia de la inocencia de los liberados o de alguna condena a policias por detención ilegal.

    Caramba! parece que en Epaña hay varias categorias de ciudadanos…

    Puedes aplicar la misma regla de tres a los detenidos después de cualquier manifestación en la que hubiera altercados, cómo la del caso que nos ocupa.

    Responder

  5. Que estadísticamente -joder, hay estadísticas para todo- sea menos probable volar por una bomba de ETA que un poli cabrón me detenga ilegalmente es algo que me reconforta sumamente.

    Saludos.

    Responder

  6. era para ilustrar la diferencia entre las cosas importantes y a las que damos importancia. si te sirve de consuelo todavia tienes más probabilidades de morir en un ajuste de cuentas entre mafias albano-kosovares o por un accidente de circulación provocado por un conductor ebrio.

    Compara la presencia mediatica relativa a su importancia estadística de cada una de estas cosas y los medios que destina el estado a resolverlas.

    sólo son elementos para la reflexión.

    Responder

  7. Mínimo,

    Digo que está empezando… a ser irremediable. Imagino que antes también sucedía pero llevamos una temporada muy larga en la que en vez de dedicarse a discutir cómo resolver nuestros problemas (que para eso están y para eso cobran) somos nosotros los que nos dedicamos a discutir sus tonterías.

    Responder

  8. Amigo Miguel:

    No tengo ni idea de lo que es un “Spam”.

    No sé en que nombre tengo que pulsar para comprobar lo que dices, puesto que no sabiendo las tablas de multiplicar (informaticamente hablando como es mi caso) no puedo hacer raicez cuadradas.

    lo de ahora mismo “procederé a borrarlos” no sé a que te refieres.

    Lo siento por mi parte, pero yo en esto de los Spams y otras cosas informáticas soy torpe. Y a cada uno lo suyo.

    Buen fin de semana a todos, y que no pasemos mucho calor, que será dificil.

    Responder

  9. El spam es una especie de carne enlatada pero en internet hace referencia a correos “no deseados” por el destinatario del tipo “enlarge your penis” o “eyaculate like a porn star” (este último es de mis favoritos). :DDD

    La curiosa asociación entre una cosa y otra proviene de un divertidísimo “scketch” de los Monty Python en el que no paran de repetir spam!
    http://www.rompecadenas.com.ar/sketch.htm

    Responder

  10. Spam, scketch, etc. ¿ Pero no hablábamos que la principal lengua era el “Español”?

    Responder

  11. Hablábamos de que tanto tú como vitruvi eráis un par de imbéciles amargados. Te digo lo mismo que a vitruvi: esta ha sido la última vez que te respondo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *