Sociedad Civil y trabajo estable

ABC publica en su edición del 1 de Mayo un artículo sobre aquello de predicar con el ejemplo y que, a la vista de los datos, tal mal se le da a nuestras elites políticas. Pero dejando a un lado las cifras, me preocupa especialmente el origen de la información: fuentes de la Inspección de Trabajo. Y me preocupa porque mal podemos los consumidores ejercer presión alguna si los datos no son públicos; me preocupa porque se nos niega la posibilidad de seleccionar los productos en función de las políticas salariales, ambientales o de cualesquiera otra característica relevante de las empresas que los producen. Nos hemos arrojado a la democracia representativa sin caer en la cuenta del gran poder que, en un momento dado, la Sociedad Civil puede ejercer. El caso del boicot a determinados artículos es paradigmático en este sentido y algunas empresas ya lo han sufrido en países como Francia o Alemania. Por ello, sería deseable clasificar aquéllas en una escala ética de forma que le sea útil al ciudadano para establecer criterios de valoración cuando realiza una compra o hace uso de un servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *