Takashi Murakami (Tokio, 1962)

No se muy bien dónde encuadrar a Murakami porque ha sobrepasado con creces la categoría de “artista” para alcanzar el grado de “icono”, al menos en Japón. Desde luego, el negocio funciona a las mil maravillas: aunque sus obras alcanzan precios desorbitados, se puede también encontrar “accesorios” y reproducciones a precios muy asequibles.

murakamiDio sus primeros pasos en el arte Nihonga, un estilo pictórico que prima el uso de materiales y técnicas tradicionales japonesas, y nacido a finales del siglo XIX como reacción a la influencia de Occidente en la cultura nipona. No obstante, pronto cambió de tercio centrándose en la obsesión de buena parte de la sociedad asiática por el manga y los dibujos animados (otaku). Posteriormente fundó el movimiento artístico Superflat con el objetivo de representar lo que él denomina la cultura Poku (Pop+otaku) y cuyas características formales más importantes son: imágenes basadas en la animación, colores planos y un fuerte carga de fetichismo sexual. Entre sus obras más conocidas se encuentran sus “flores con caras” y sobre todo los personajes Kaikai y Kiki.

Ahora podemos ver su trabajo en MOCA, ya que del 29 de octubre de 2007 al 11 de febrero de 2008 se celebra allí una retrospectiva, la mayor hasta la fecha, de este artista. Los internautas estamos de suerte porque el museo ha dispuesto una exhibición en línea especial.

Nota: en 2208 esta exposición recalará en el Guggenheim de Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *