Te aprecio mucho, pero…

[…] antes de reenviar ese correo gracioso, esa alerta de virus, esa falsa petición de ayuda para un niño enfermo o ese “no rompas la cadena”… pásate primero por www.teapreciomucho.com.

De lectura obligada (gracias, Andrés M.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *