Terrorismo Internacional (de Estado)

La historia del terrorismo alcanza a la Antigüedad pero nos limitaremos a nuestra era, la contemporánea, para ilustrar el uso del terror por parte de los Estados. Dejamos a un lado el «terror local» ejercido por determinados Estados en su propio ámbito territorial para centrarnos exclusivamente en lo «internacional». Por supuesto, no es una lista detallada pero nos da, creo yo, una imagen general de la cuestión::

  • La Operación Cóndor (Latinoamérica): durante la década de los setenta los mandatarios de las brutales dictaduras que por entonces imperaban en el Cono Sur (Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Chile y Bolivia) pusieron en marcha esta operación para sembrar el terror entre las filas opositoras. Fue algo así como un «espacio común» por donde los servicios de inteligencia se movían a sus anchas con la finalidad de secuestrar o asesinar a cuantos se oponían a dichos regímenes. Aunque EEUU no se involucró directamente, la CIA apoyo y financió este tipo de terrorismo.
  • EEUU y URSS:
    Durante el período conocido como Guerra Fría la política de disuasión alejó el fantasma de una confrontación directa pues ambos «imperios» eran conscientes de una destrucción mutua si aquélla se producía. No obstante, no cejaron en su empeño de intervenir en terceros países con el fin de generar inestabilidad política. Para alcanzar sus objetivos no dudaron en apoyar a numerosos grupos terroristas.
    EEUU patrocinó, por ejemplo, varias operaciones encubiertas en distintas naciones sudamericanas, africanas, asiáticas y europeas. En América del Sur ya hemos visto su participación en la Operación Cóndor. En Europa los servicios secretos norteamericanos estuvieron detrás de la llamada red de signo reaccionario conocida como «gladio». Esta red, inicialmente apoyada por la CIA, la OTAN y varios países europeos, fue creada para hacer frente a una eventual invasión soviética pero después reorientó su estrategia y los partidos comunistas asentados en Europa Occidental se convirtieron en su objetivo preferido. Las interrelaciones entre las distintas operaciones fueron frecuentes y, por ejemplo, el dinero recaudado por EEUU por la venta de armas a Irán a mediados de los años ochenta fue a parar a los guerrilleros que, por entonces, intentaban desbancar el régimen sandinista nicaragüense.
    Aunque menos conocido, no por ello fue menor el patrocinio de la URSS y sus satélites a otros tantos grupos terroristas. El colapso del bloque soviético y la desclasificación de numerosísima documentación han permitido que en los últimos años se ventilara públicamente abundante información al respecto. Así, dirigentes comunistas de varios países soviéticos -URSS, Checoslovaquia, Hungría y Rumanía principalmente- junto a otros de procedencia árabe organizaron una trama de acogida, formación y aprovisionamiento de grupos terroristas alemanes, japoneses, palestinos y armenios. También se conocen ahora las estrechas relaciones del KGB y la Stasi con casi todos los grupos terroristas que actuaban en Europa Occidental, incluidos el IRA y ETA. Por otra parte, este apoyo fue públicamente reconocido en 1990 por destacados dirigentes como Vaclac Havel, primer presidente electo de Checoslovaquia tras el hundimiento del régimen comunista, o Peter Michael Diestel, por entonces ministro del Interior de la  ex República Democrática Alemana.

4 comentarios


  1. El terrorismo como estrategia de una determinada opción política es una muy mala opción para quien la escoge. Puede parecer que no, pero en realidad es una salida muy chapucera. Lo que ocurre es que da “rendimientos” inmediatos y relativamente fáciles. Me explico: resulta muy laborioso organizar un partido político, movilizar a la opinión pública, competir con los medios de comunicación rivales, movilizar a un sector de la sociedad. En cambio, mediante la acción terrorista, un grupo minoritario cualquiera consigue visibilidad inmediata. Pensemos que muchas veces, los partido o grupos que practican el terrorismo son cuatro y el gato. Pero como digo, el efecto está garantizado: si la acción es espectacular, aprovecha la potencia de los medias en beneficio propio (esto es algo que los manuales clásicos sobre terrorismo ya recogían en los ´70). ¿cómo aprovechar la potencia de CNN + BBC, etc.? Pues haciendo algo gordo que salga en sus telediarios. A partir de ahí, la cosa está hecha, porque siempre, siempre, siempre, aparecerá alguien que justifique la acción, por brutal o descerebrada que sea. No faltará quien justifique que la víctima se lo merecía, que el grupúsculo tiene algo muy importante que decir, que responde a un problema socio-económico no resuelto, etc., etc., etc.
    Pero el terrorismo es muy manipulable. Depende de un suministro de armas y/o dinero para obtener operatividad. Además, dado que ha de actuar en la clandestinidad y que no tiene repercusión mediático-política en los foros habituales, cualquier servicio de inteligencia medianamente hábil puede hacer y deshacer a modo. Por eso los grupos terroristas clásicos de los 70 y los 80 procuraban dejar muy clara la reivindicación de sus atentados. Y aún así, alguna de esas acciones podía haber sido “inspirada” por algún que otro malicioso mentor…
    Y ahora llega Al Qaeda con la peor de las estrategia posibles: tarda meses en reivindicar sus acciones a través de fuentes equívocas o no contrastables, sus militantes, recurriendo a la regla del disimulo, niegan su pertenencia a la red, los analistas se pasan meses buscando las motivaciones reales del atentado… Al margen del 11-S, lo demás ha sido, pura y simplemente, un desastre desde el punto de vista de la planificación estratégica. Si: consiguen que cunda la paranoia en Occidente y que crezcan los sentimientos anti-islámicos (el objetivo real: marcar campos) pero a cambio han generado una especie de supermercado para otros grupos terroristas y/o servicios de inteligencia, que pueden organizar cualquier jaleo en beneficio propio y colgarle impunemente el cartelito de Al Qaeda. El sistema de las “franquicias” terroristas refleja más una impotencia opreativa que una idea “genial” y si ois fijáis, la letalidad de las acciones ha ido en descenso desde aquel 11-SS del 2001. Lo malo es que ahora los servicios de inteligencia de Fandorria, Torlonia o cualquier república bananera pueden hacer de las suyas con bander ajena.

    Responder

  2. En realidad, nunca les ha hecho falta excusas para apoyar movimientos insurgentes en terceros países. Y no sólo EEUU y la ex URSS sino muchos otros como Siria, Irán, Pakistán, etc. Desafortunadamente, se trata de una práctica muy común y los «imperios» no tienen la exclusiva. Algunos lo disimulan más que otros pero al final sale a la luz buena parte de sus chapuzas. Recuérdese, por ejemplo, el caso francés cuando hundió el barco ecologista o los amigos del SAS británicos deteniendo(?) terroristas en otros países.

    Responder

  3. Si, jeje, la chapuza aquella del Rainbow Warrior… O las “detenciones” de miembros del IRA en Gibraltar, si. Pero esto de ahora es otra cosa. Este mismo fin de semana tuvimos un ejemplo reciente con el atentado de Kusadasi en Turquía. En la redación de “El Periódico de Catalunya” dieron muy por seguro que había un suicida, que aquello era de Al Qaeda, etc. Pues bueno, hace un año pusieron una bomba en un hotel de Estambul y las Brigadas de Abu Hafs al Masri lo reivindicaron como suyo argumentado en su comunicado que había liquidado a un agente de la CIA y bla, bla… ¿Un agente de la CIA en un hotel barato de Estambul? Allí sólo había turismo celtibérico y los de las Brigadas (que de momento sólo es una web en internt) se estaban inventado un cuento chino. En realidad era el comienzo de la campaña del PKK contra la industria turística turca. Pues bueno, resulta que en voz baja y desde hace años, los rusos acusan a los turcos de apoyar a los chechenos, y los turcos de que los otros mantienen al PKK. Relacionad todo eso con la reciente inauguración del oleoducto Bakú-Ceyhan que da una vuelta enorme para no pasar por Armenia (aliada de Rusia) y os daréis cuenta del jaleo fenomenal que se puede uno encontrar detrás de lo que por estos pagos se consideró un “simple” atentado de Al Qaeda.

    Responder

  4. Las ONGs de Peru estan participanfdo en la corrupcion especialmentre en la selva de madre de dios donde el lucro por el oro y la cocaina es cada vez mas el lucro que esta corrompiendo a este pais. En esta corrupcion se ha encontrado envolucrados congresistas los periodistas los regidores y los fiscales y por lo mas comun es al participacion de los policas ya que son zonas prohibidas para el trabajo de la mineria por la biodiversidad y por los grandes bosques pero el oro y la cocaina ha hercho que nadie repete esta selva y los permisos para trabajar estas zonas lo han expédido estas autoridades y los que se encargan de exportar el oro y la cocaina de esta selva son las ONGs son ellos quienes contactan a los compradores.Asi participan las ONG en la corrupcion del peru.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *