The Crusaders: El Momento

De izquierda a derecha: Wilton Felder, Joe Sample, Wayne Henderson and Stix Hooper. Credit: Gilles Petard/Redferns

A comienzos de la década de los cincuenta, el mundo del jazz tembló en sus cimientos con el nacimiento de una nueva forma de interpretación que venía a transformar el carácter de esta música: el llamado soul jazz.

Básicamente, el soul jazz representaba un movimiento de vuelta a las raíces que recordaba el sonido de la música religiosa afronorteamericana así como la herencia secular del blues. Una fórmula que ya había planteado el cantante y pianista Ray Charles en sus grabaciones para Atlantic Records, acompañado por los saxofonistas David Fathead Newman y Hank Crawford (What ‘d I say…). Junto a ello, el modo de aporrear el piano de Horace Silver, miembro de los Jazz Messengers de Art Blakey, fue un elemento determinante en la progresiva transformación del escueto hard bop en una música más asequible y directa basada en las armonías del gospel y los ritmos funky. Piezas como The preacher (más de 100.000 copias vendidas), Opus the funk o Sister Sadie alcanzaron una notable popularidad entre las nuevas audiencias del jazz.

Si Silver inventó esa fórmula de éxito, fue la articulación del saxofonista Cannonball Adderley la que la hizo llegar hasta el gran público. Preocupado por recuperar al público joven para el jazz, en el año 1967, Adderley lanzó Mercy, Mercy; Mercy (escrita por el pianista Joe Zawinul), con la que llegó a lo más alto del top, compitiendo en las listas de éxitos con The Monkees, Buffalo Springfield, Sonny & Cher…

Entre quienes acompañaron a Adderley en su caminar por los nuevos aires del soul jazz se encontraban los también saxofonistas Stanley Turrentine, Hank Mobley, Gene Ammons, Eddie Harris y Lou Donaldson; los trompetistas Blue Mitchell, Lee Morgan y Donald Byrd; los pianistas Les McCann y Bobby Timmons, y numerosos organistas -el órgano fue un instrumento emblemático del estilo-como Jimmy Smith, Jack McDuff y Richard Groove Holmes. Pero el soul jazz no sólo significó el regreso de la música de jazz a las listas de éxitos, sino que también potenció el auge de los conjuntos por encima de la figura del solista, omnipresente en el jazz moderno.

Entre las agrupaciones que mayor éxito cosecharon interpretando esta música estaban The Ramsey Lewis Trio, The Young-Holt Unlimited y The Jazz Crusaders, grupo fundado en el año 1954 por el pianista Joe Sample, del que formaban parte el saxofonista Wilton Felder, el trombonista Wayne Henderson y el percusionista Stix Hooper.

Free as the wind:

[Descargar The Crusaders: Finest Hour (9 temas)]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *