Todos al Constitucional

Colaboración: Wifredo Espina (periodista y ex director del Centre d’Investigació de la Comunicació)

La Generalitat también quiere llevar el Estatut al Tribunal Constitucional. Ahí se va a encontrar con el Partido Popular, algunas Autonomías y el Defensor del Pueblo que también han presentado, o presentarán, recursos ante dicho Tribunal. La diferencia, substancial, está en que estos recurren contra el Estatut, por considerarlo total o parcialmente inconstitucional, y el Govern de la Generalitat quiere recurrir porque cree que el Gobierno central no cumple el nuevo Estatut.

Lo ha dicho claramente el conseller de Relaciones Institucionales, Joan Saura, hombre hábil, simpático y que sabe vender bien la moto, pero que a veces comete deslices o cae en contradicciones flagrantes, ya conocidas..Ahora, si cumple su palabra, o amenaza, se va encontrar con que pedirá al Tribunal Constitucional que haga cumplir al Gobierno Zapatero lo que dispone un Estatut que dicho tribunal tiene sobre la mesa precisamente para estudiar si es o no constitucional. Lo más probable es que este le diga: oiga, primero déjenos que resolvamos la cuestión de su constitucionalidad o no. Hay que ir con cuidado con lo que se dice, o con las amenazas que se hacen, aunque sean de boquilla.

Saura ha declarado a Catalunya Radio que el Ejecutivo central no se cree la reforma estatutaria y la ignora a la hora de respetar ciertas competencias que se atribuyen a la administración catalana, y acusa nada menos que al ministro de Administraciones Públicas, señor Sevilla, de ser el principal impulsor de proyectos de ley que incumplen el nuevo Estatut. “Iremos al Constitucional”, ha afirmado Saura.

Naturalmente, la Generalitat tiene todo su derecho –y quizás deber- a recurrir, y el señor Saura a anunciarlo –aunque sólo sea para presionar al ministro en vistas a su próxima reunión. Pero lo que ni el señor Saura ni el Govern de la Generalitat tienen derecho es a hacer el ridículo. Se han pasado años en acusar, descalificar e insultar a los que afirmaban que llevarían el Estatut al Tribunal Constitucional para que lo examinara, y ahora son ellos los que también lo quieren llevar al alto Tribunal. O el Constitucional sirve para todos o no sirve para nadie. No presumo que tengan razón los que acuden a dicho Tribunal “contra” el Estatut, ni que la tengan los que van porque están “a favor”. Lo que me parece claro es que al Constitucional pueden ir todos, unos y otros. Allí se pueden encontrar todos, y con los mismos legítimos derechos, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *