Tropas españolas, de nuevo en Iraq

El pasado mes de octubre, el diario La Voz de Galicia publicó una noticia donde se recogía la integración de una fragata española de la serie F-100 en el grupo de combate del portaaviones nuclear Theodore Roosevelt (CVN-71). ¿Cuál era su misión? El 29 de septiembre, a pregunta de un diputado socialista, el Ministro de Defensa contestó «no está en una operación de paz, no está en una misión en el exterior, está en prácticas de adiestramiento» (leer pregunta y respuesta completa). No obstante, existen elementos de juicios para creer que Bono no dijo toda la verdad y a las pruebas me remito.

Ayer mismo, el periodista de 2ª clase Steve Murphy escribía desde el USS Theodore Roosevelt (actualmente en el Golfo Pérsico) lo siguiente (*): «The USS Theodore Roosevelt (CVN 71) Carrier Strike Group (TRCSG), along with Carrier Air Wing (CVW) 8, has been deployed in support of Operation Iraqi Freedom (**) (OIF) and Maritime Security Operations (MSO) for more than two months, and continues to make a positive impact on the Gulf region.» Por si quedara alguna duda, expone también las misiones del grupo naval: «VBSS operations pressurize the maritime environment, playing a significant role in shaping the environment and setting the conditions for other forces to engage international terrorist organizations (ITO). These operations intercept vessels that may support international terrorist organizations by transferring personnel or such items as weapons and drugs. VBSS operations are intended to detect, deter, and deny ITOs the use of the maritime environment». Resumiendo: lucha contra el terrorismo y apoyo a las tropas de tierra en Iraq. Tampoco cabe duda alguna sobre las fuerzas involucradas en esta operación: «The Theodore Roosevelt Carrier Strike Group includes […] ; the Spanish frigate SPS Alvaro de Bazan (F101); and […]».

Aunque este apoyo sea cuantitativamente inferior al desplegado en la época de Aznar, las implicaciones políticas son igualmente significativas. Aún mayores, si cabe, porque la participación no puede disfrazarse con eufemismos de ninguna clase. En fin, creo que sobran los comentarios.

(*) La noticia completa: TRCSG Continues to Make Impact in Gulf (07/11/05). Noticia relacionada: TRCSG Sailor Reenlists Aboard Spanish Ship Alvaro de Bazan (13/10/05).
(**) Por si alguien lo ha olvidado la «Operation Iraqui Freedmon» comenzó a las 5:34 del 20 de marzo (hora local en Bagdad) de 2003 y significó el inicio de la invasión de Iraq.

Actualización: Bitácoras, periódicos y fragata

10 comentarios


  1. Aquí está el enlace del anteproyecto de Ley de defensa (PDF), que en su artículo 16 dice:

    1. Para ordenar operaciones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España, el Gobierno realizará una consulta previa para recabar el parecer del Congreso de los Diputados.
    2. En las misiones en el exterior que, de acuerdo con compromisos internacionales, requieran una respuesta rápida o inmediata a determinadas situaciones, los trámites de consulta previa se realizarán mediante procedimientos de urgencia que permitan cumplir con dichos compromisos.
    3. En los supuestos previstos en el apartado anterior, cuando por razones de máxima urgencia no fuera posible realizar la consulta previa, el Gobierno someterá al Congreso de los Diputados lo antes posible la decisión que haya adoptado.

    Responder

  2. Qué cómoda es la alienación y el conformismo cuando tenemos un gobierno que se autodefine de izquierdas!. ¡Somos “progres”, no pensemos más, los malos están en la oposición, echémonos a dormir…! que ahora resulta que una fragata española vuelve a Iraq, pues al “trágala”, a mirar para otro lado… NO habrá “manifas” ni los del “Animalario” lo sacarán a relucir en los estrenos de la “cuatro”…

    Guardemos nuestra menguada capacidad de rebeldía para cuando gobierne la pérfida derecha… hasta entonces a seguir durmiendo.

    Responder

  3. En la ensordecedora soledad sonora de estos días (“contra Aznar …” éramos menos afónicos), el servicio de avisos como éste resulta de una impagable necesidad. ¡Muchas gracias, Miguel! Aunque normalmente no lo contemos, así se te siente: ¡que no decaiga tu ‘almendronado’ afán!

    Responder

  4. Una pequeña aclaración: la primera noticia sobre este suceso la tuve leyendo el periódico ‘La Voz de Galicia’. Como no aportaba pruebas contundentes, preferí esperar pero finalmente me olvidé de la cuestión. Sin embargo, el mismo día que publiqué el comentario, visité la página de un tocayo —Los Españoles Primero— y fue entonces cuando decidí investigar un poco. Dio la casualidad que encontré las dos noticias que aparecen en el sitio de la US Navy y entonces decidí publicarlo, no sin antes pasarme por el Congreso y encontrar la respuesta del Ministro de Defensa.

    Responder

  5. Si es así de cierto, como parece serlo, es una desverguenza y una falta de honestidad suprema. No solo los del PP piensan que los españoles de a pie somo tontos… resulta que los socios-listos también se lo creen… ¿Donde estamos señores? No hay dudas, políticos: hay que barrerlos a todos… y que gobierne la sociedad civil

    Responder

  6. Pues aunque comparta fervientemente tu deseo, temo que ¡va a ser que no!, querida Norma. El globo de esa ‘sociedad civil’ estallará, alumbrando otra alternativa… peor aun para esto de la tropa española guerrera en tierras lejanas. Ya estamos avisados (en ‘Estrella Digital’ 14/11/05: Javier Solana, a la Moncloa) de que -tras ZP- quien va a volver es ‘el bombardero de Belgrado’ y patrocinador de nuestras dos intervenciones bélicas en Irak, ‘mister PESC’=

    “El desgobierno y la falta de liderazgo, que brilla por su ausencia en el palacio de la Moncloa, están llenando de cábalas y conspiraciones los centros neurálgicos del poder socialista, que no están precisamente en el Consejo de Ministros ni en la sede de este partido en la calle Feraz de Madrid. Esos centros de poder están en los cenáculos, en los despachos de Gobelas por donde deambula Felipe González, o en la cúpula del Grupo Prisa, donde ya se ha levantado la veda de Zapatero —’va a remolque y sin rumbo’, El País dixit— a la espera de encontrar una solución a corto, medio o largo plazo. La incógnita sobre Zapatero ya ha sido despejada; en 18 meses ha puesto España patas arriba y ha sumergido al PSOE en las encuestas. ¿Cómo solucionar el problema?

    Para los poderes fácticos del PSOE sólo hay tres salidas al laberinto: la primera es atar corto al presidente —como ha hecho el PSC con Maragall— impidiéndole más locuras; la segunda es ganar tiempo a ver si consigue rectificar el rumbo y sustituirlo para el cartel electoral del 2008; y la tercera y la más traumática, al estilo de lo que hizo la UCD con Adolfo Suárez, darle desde dentro un golpe de mano y obligarle a dimitir de la dirección del PSOE y de la presidencia del Gobierno, diciéndole que ya no tiene los apoyos parlamentarios suficientes para gobernar, bastaría con que la Andalucía de Chaves le transmitiera ese mensaje. En todo caso, los poderes paralelos del PSOE ya buscan un sustituto a Zapatero. En las quinielas está, por supuesto, José Bono, que ha jugado a eso desde que perdió frente al propio Zapatero el último congreso del partido. Pero Bono no tiene el favor de Gobelas, es decir, de González, ni de Prisa, ni del guerrismo. ¿Quién entonces? Sólo queda un posible candidato: Javier Solana, actual ministro de Asuntos Exteriores de la UE.

    Un Solana que tiene una especialísima relación con González y Polanco. Que se lleva a la perfección con los líderes europeos y con Estados Unidos —otro problema aún por solucionar—, que ha sido secretario general de la OTAN y ministro Portavoz, además de ministro de Cultura, Educación y Exteriores. Y una persona que no provoca rechazo en el interior del PSOE —sobre todo ahora que parecen más lejanos los bombardeos sobre Belgrado, que él ordenó— ni en el empresariado español. Solana es el tapado para sustituir a Zapatero a la primera ocasión, mal que le pese a Pepe Bono, que en caso de crisis intentará por segunda vez hacerse con el timón del Gobierno y del PSOE. ¿Para cuándo la operación? El tiempo juega en este plan un rol muy destacado. Ni demasiado rápido ni demasiado lento. Hay que buscar la ocasión como si de un gran espectáculo de prestidigitación se tratara. Entra Zapatero en una gran caja negra, se la cubre con el manto estrellado de Merlín, se quita el mando, se abre la caja y, ¡ta-ta-ta-chán!, aparece Solana con su sonrisa beatífica y dispuesto a gobernar.”

    Responder


  7. ¿HASTA CUANDO durará el despliegue español de TROPA COLONIAL?

    Ahora que se acerca la siguiente Navidad, no estaría de más revisar acaso esta breve Noticia con su reciente Glosa adjunta. Valdrá tanto para el caso de redención balcánica aludido como para los otros más lejanos de Afgan(&Pak)istán o Haití e Irak:

    I) NOTICIA -dada por Servimedia- desde Mostar (25/12/04) =

    “El ministro de Defensa, Bono, apadrinó hoy a 3 soldados españoles que realizaron la primera comunión coincidiendo con su visita al destacamento español en Bosnia-Herzegovina incluyendo la celebración de una misa conmemorativa de Navidad”

    y II) Opinión — “Una colonia en los Balcanes” — del Gral. Alberto Piris =

    En el Diccionario de la Lengua Española se indica que una de las acepciones de la palabra “colonia” es: “territorio dominado y administrado por una potencia extranjera”. Viene a coincidir con la idea más comúnmente extendida sobre este vocablo, en el campo de la política internacional.

    La fase histórica de la descolonización se completó casi por entero en la segunda mitad del pasado siglo, con su terrible secuela de violencia y muerte, cuyas consecuencias aún sufren muchos países. Hoy apenas pueden citarse unos pocos casos de territorios colonizados en el tradicional sentido (“hostil”) de la palabra, pero la idea básica de ser dominado por una potencia extranjera se extiende a muchos otros aspectos que nada tienen que ver con la ocupación militar del país, que en la Roma clásica hizo nacer este vocablo difundido en la mayoría de las lenguas occidentales.

    Por eso hoy día puede hablarse de colonización cultural cuando las líneas principales de la cultura de un pueblo están “dominadas y administradas por una potencia extranjera”, aunque ese dominio y administración tengan poco que ver con el Gobierno del país colonizador o con la aplicación de violencia explícita para imponerlos. Ese nuevo concepto de colonización se sirve de instrumentos que actúan en el ámbito de la cultura de los pueblos, como la hegemonía en los medios de comunicación que moldean la opinión pública y, en consecuencia, inciden con fuerza en lo que se considera moda, moderno, deseable o conveniente para las personas.

    En este sentido puede hablarse de ‘colonización’ lingüística, musical, alimentaria, informativa, literaria, etc., hoy asumidas sin apenas resistencia en muchos países. Los populares símbolos de algunas multinacionales (CocaCola, McDonalds, Nike…) son las banderas que muestran la presencia de los nuevos poderes colonizadores en el seno de la población local, como también lo son las letras de las canciones populares, y los filmes o los seriales televisados más vistos, por citar solo algunas expresiones culturales.

    Dicho lo anterior, desearía ahora compartir con el lector la extrañeza que supone la existencia de otros bochornosos signos ‘coloniales ‘en pleno siglo XXI. Nos trasladaremos para ello a los Balcanes, donde Europa desarrolla todavía una supuesta acción “estabilizadora” en esas tierras tan azotadas por la guerra y regadas por la sangre de sus habitantes.

    Hace diez años se firmaron los Acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la guerra en Bosnia-Herzegovina. Hoy apenas se habla ya de ese pequeño país, pues los focos de la atención mediática se orientan en otras direcciones. No obstante, convendría recordar que desde junio de 1991 varios contingentes militares españoles han participado allí en las operaciones de “pacificación y ayuda humanitaria”, donde hasta el presente han sufrido una veintena de bajas. No es algo, pues, que nos sea totalmente ajeno.

    Con atónita sorpresa nos enteramos de que estos días ha empezado a traducirse, del inglés a las tres lenguas locales (bosnio, croata y serbio), la Constitución que se firmó en París en diciembre de 1995. ¡Diez años ha estado el país regido por una Constitución escrita en un idioma extranjero! ¿Cabe imaginar prueba más rotunda de una condición absurdamente “colonial”?

    Desde Banja Luka llegan comentarios calificando la situación de tragicómica y reprochando a los poderes públicos su dejadez e incompetencia. Una consecuencia de tan inconcebible anomalía es que los miembros del ‘Tribunal Constitucional’ necesitan saber inglés para leer su propia Carta Magna. Las dos entidades políticas que forman hoy Bosnia-Herzegovina (la República Serbia -Srpska- y la Federación Bosnio-Croata) suelen recurrir a sus propias traducciones “caseras”, sin valor oficial, para salir del paso. Bastaría recordar las filigranas conceptuales, motivo hoy de arduas discusiones en España, desarrolladas para interpretar el sentido que la palabra “nación” tiene en nuestra Constitución, para figurarse el caos que puede suponer un texto constitucional redactado en una lengua extranjera y traducido artesanalmente a las lenguas locales.

    Un profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sarajevo manifestaba: “El simple hecho de que el texto oficial de la Constitución esté en inglés muestra en qué tipo de país vivimos. Cualquier persona normal no solo se asombraría, sino que se horrorizaría al saberlo. Entre las humillaciones que este país sufre en su condición de ‘protectorado internacional’, la falta de una constitución traducida al idioma propio es la mayor”.

    A toda prisa se procede ahora a la traducción, a fin de que esté preparada en el décimo aniversario de la Constitución, a celebrar en poco más de un mes. Las probabilidades de alumbrar una triple chapuza aumentan con la urgencia, pues se trata de una ardua tarea que requiere la colaboración de expertos legales y políticos, así como lingüistas avezados, ya que una coma mal puesta o una palabra mal traducida pueden cambiar totalmente el significado de una frase y provocar en el futuro dificultades imprevisibles.

    Una Constitución que no surja del propio pueblo que la ha de acatar, en Sarajevo o en Bagdad, es un simple papel mojado que apenas supone avance en el camino a la democracia. No es así como los países formalmente democráticos contribuirán a la evolución política de las antiguas dictaduras.

    Responder

  8. ¿que intereses creen que tuvo España al mandar tropar a Irak?
    ¿ Que vinculo pretenden consolidar con USA?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *