Un remedio natural contra la malaria

Fotografía de Russell Watkins. Dic/2010

Tras la inundaciones en Pakistán durante julio del año pasado, muchas zonas quedaron empantanadas y a las arañas no les quedó más remedio que subir a los árboles. Según publica National Geographic, el descenso del nivel del agua fue tan lento que aquéllas decidieron permanecer en las alturas dando un nuevo aspecto a las plantas. De hecho, la fotografía fue tomada el pasado mes de Diciembre. Las consecuencias no han sido todas negativas ya que el número de insectos se ha visto tan reducido que se dan muchos menos casos de malaria en la zona.

Nota: según National Geographic, las fotos fueron tomadas “in the Pakistani village of Sindh”, pero no he sido capaz de situar tal aldea; solo la provincia de Sindh.

4 comentarios


  1. Me parece que es muy importante que exista quienes realicen blog culturales ya que es muy gran valor ,el hecho de conocer sobre temas como este que nos habla de cuan interesante es el sentido de sobrevivencia de los insector y su forma de vida, asi como de muchos temas más como el anterior tema que nos habla de los grandes conflictos actuales que estan teniendo muchos paises a causa de las diferencias de credo a tal grado que se estan formando guerras por estas diferencias religiosas.

    Responder

  2. Flojo articulo, pero curioso.
    Ahora diganos como combatimos el paudismo…¿con arañas?

    Responder

  3. Es impresionante como la naturaleza se va adaptando a los cambios, esto es un claro ejemplo de que debemos romper paradigmas para avanzar, que todo lo tenemos solo hay que tomarlo, el instinto de supervivencia de las arañas las hizo emigrar a un lugar en donde estuvieran a salvo, tanto les acomodo este cambio que se quedaron de forma permanente, esto trajo un enorme beneficio a la humanidad que habita en ese lugar, la disminución de la malaria.
    Felicidades por este tipo de información, es un tema muy enriquecededor, el cual he tomado como ampliación a mi conocimiento y como ejemplo, para aplicarlo en mi vida.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *