Vanguardias Rusas

Wassily Kandinsky: Improvisación n. 4, 1909. Óleo sobre lienzo. 108 x 158,5 cm. Museo Estatal de Arte, Nizhni Nóvgorod
Wassily Kandinsky: Improvisación n. 4, 1909. Óleo sobre lienzo. 108 x 158,5 cm. Museo Estatal de Arte, Nizhni Nóvgorod

Durante las primeras décadas del siglo xx, la Rusia imperial —que pronto iba a convertirse en Unión Soviética—, experimentó una profunda transformación de su sociedad. En ese periodo de convulsión política y cultural, de ruptura con la concepción positivista del mundo propia del siglo xIx, tuvo lugar un importante renacimiento cultural que se manifestó tanto en las artes visuales como en la literatura y las artes escénicas.

Una serie de poetas y pintores, con una postura abiertamente radical, apostaron entonces por un lenguaje totalmente innovador con el que querían abrir el camino a un mundo nuevo. La vida artística rusa se llenó de exposiciones programáticas, encendidos manifiestos y declaraciones teóricas, al tiempo que se sucedían numerosos movimientos de vanguardia, algunos derivados de las influencias foráneas, como el cubofuturismo o el rayonismo, y otros genuinos de la nueva Rusia revolucionaria, como el suprematismo o el constructivismo.

La exposición se propone ofrecer una visión sintética de este periodo y abarca una amplia selección de obras y manifestaciones artísticas de naturaleza heterogénea y diversa, desde la pintura y la escultura, hasta la fotografía, el diseño gráfico y las artes aplicadas. El arco cronológico que abarca se sitúa entre 1907 y 1935, y está organizada a través de cinco secciones diferenciadas. En la versión on-line podemos ver numerosas obras aunque se echa de menos un análisis de cada una de ellas. Hasta el 14 de mayo en el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid.

1 comentario


  1. He estado en Madrid unos días y me ha dado mucha rabia tener que marcharme justo un par de días antes de que inauguraran esta exposición. De todas formas espero volver antes de que la cierren…

    Sigo leyendote aunque comente poco.

    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *