Vasos comunicantes

FUENTE: Suplemento Babelia (4 de octubre de 2003). Texto y enlaces por Josep M. Sarriegui.

La influencia de las ciencias en las artes tiene una larga tradición. Los conocimientos científicos al servicio de la obra de arte han dado lugar a logros mayúsculos. En Internet, análisis que van desde Leonardo hasta Philip K. Dick.

  • http://www.museoscienza.org/leonardo/: Leonardo ejemplifica la simbiosis entre la mente científica y la sensibilidad artística. El Museo de la Ciencia y de la Tecnología de Milán ofrece un recorrido por su indistinguible producción.
  • Página en inglés que profundiza en la influencia de las matemáticas en las artes plásticas del siglo XX. Se detiene en el movimiento constructivista, incidiendo en la obra de Naum Gabo, Henry Moore, Man Ray, Barbara Hepworth y Antoine Pevsner. Bibliografía sobre los vínculos entre ciencias exactas y arte.
  • Texto del profesor de la Complutense de Madrid Luis Montiel, que reivindica las bondades de la novela de temática médica. Presenta un cuadro vivo de las dolencias de personajes de La montaña mágica, de Thomas Mann, o El pabellón número seis, de Tolstói.
  • www.wsu.edu/~delahoyd/sf/verne_jce.html: Julio Verne y dos versiones on line, en inglés, de Viaje al centro de la Tierra, con estudios sobre la obra y enlaces que analizan la influencia de las hipótesis científicas en el libro.
  • academics.vmi.edu/gen_ed/Two_Cultures.html (*): Directorio de enlaces en los que se discute la teoría de las dos culturas de C. P. Snow, que reivindica la importancia de que los conocimientos científicos entraran en las mentalidades literarias y artísticas.
    (*) Recurso desaparecido. Solo disponible en Web Archive.
  • www.philipkdick.com: La genética y la robótica tienen una de sus cimas de popularidad en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Web sobre su producción y la literatura de anticipación científica.
  • www.fourmilab.ch/nav/topics/sfbooks.html: Versiones en inglés de La guerra de los mundos y La máquina del tiempo, de H. G. Wells.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *