Violencia de género

Veintiuna mujeres han fallecido a manos de su pareja o ex-pareja durante el primer trimestre de 2006, más de un año después de la entrada en vigor de la Ley Integral contra la Violencia de Género. Estas cifras son las más altas desde 1999, cuando se empezaron a contar oficialmente este tipo de casos. Una vez más, se demuestra el fracaso de las leyes que no establecen la prevención como objetivo fundamental y que no cuentan con los medios humanos y materiales necesarios.

La protección efectiva de los derechos humanos de las mujeres un año después de la plena entrada en vigor de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género: informe de Amnistía Internacional.

7 comentarios


  1. A lo mejor es que no lo han publicitado lo suficiente y los maltratadores no están asustados. Es todo tan extraño…. sus señorías parecían muy satisfechas el día que aprobaron la Ley. ¡Hasta se aplaudieron a si mismos por un trabajo bien hecho! Desde luego algo tendrán que hacer porque de momento ya tienen veintiún votos menos.

    Salud!

    PS: ¿Es un buen momento para recordar que cada vez hay menos policía y que la máxima preocupación de los mandamases de las fuerzas del orden parece ser defender el dinero negro que los ricos guardan en sus chalets?

    Responder

  2. Que terror debe de dar el ser maltratada por tu pareja (o por quien sea). Además, se involucran a los hijos, cuando los hay, que seguro crecen con serios problemas. Este problema es gravísimo, y se escribe literatura, se proponen y aprueban leyes, y se hacen medidas, pero nunca es suficiente, sigue el maltrato a la mujer, parece cosa de nunca acabar. ¿Cómo prevenir? creo que entre más medidas, está la educación esencialmente. Enseñar a los hijos y a las hijas, el respeto por el otro y por sí mism@s. Creo que mientras la educación (que involucra el pensamiento y la actutud del machismo adonde estan hombres y mujeres) no se inicie desde antes de nacer, dificilmente se avanzará como deseamos.

    Responder

  3. vitruvi… ¿y eso quiere decir, según tú, que no podemos usar a la policía para proteger a las mujeres maltratadas? ¿Y cuál es ese porcentaje tan escandaloso a tu modo de entender? Y perdona que desconfíe de tus entendimientos pero te tengo archivado como demágogo.

    Sin con cada mujer maltratada hubiera un policía (un escolta) dudo mucho que nadie pudiera dañarla. Y aún sin policías pienso que hay medios eficaces como los localizadores que podrían advertir cuando el maltratador se acerque a la víctima. No sé, es que aprobar un papel que endurece las condenas no me parece prevenir nada. Y a la vista está que no consigue evitar las agresiones.

    Salud!

    Responder

  4. Cuando la discriminación positiva se lleva más allá de lo razonable sucede los siguiente:
    El 59% de las denuncias por violencia doméstica que se tramitaron durante el primer trimestre de este año acabaron archivadas por los jueces (EL PAÍS, 30/06/06):

    El 59% de las denuncias por violencia doméstica que se tramitaron durante el primer trimestre de este año acabaron archivadas por los jueces, sin que ni siquiera se celebrara juicio al no encontrarse indicios para continuar el procedimiento o no localizar al denunciado.

    Las cifras fueron facilitadas ayer por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que preside Montserrat Comas, coincidiendo con el primer año de aplicación de la Ley Integral contra la Violencia de Género. Esa estadística oficial constata, una vez más, el progresivo aumento de las denuncias. De enero a marzo pasados se presentaron 37.504, lo que supone un incremento del 5,8% respecto al mismo periodo de 2005. De esas, 15.364 seguían tramitándose por los juzgados especializados en estos delitos, mientras que otras 22.140 denuncias ya habían sido resueltas de forma muy diversa: 13.072 sobreseídas por uno u otro motivo, 4.062 remitidas a otro tribunal para que las juzgue y 4.996 casos concluyeron en juicios de faltas o sentencias de conformidad. De las personas juzgadas, 3.864 fueron condenadas y otras 1.132 acabaron absueltas.

    Otro dato que también indica la estadística oficial es que aumentó un 1,3% las órdenes de protección solicitadas por las mujeres durante el primer trimestre, hasta alcanzar las 8.857. Fueron concedidas 6.688, los jueces rechazaron 1.858 y otras 311 estaban pendientes de resolver.

    Comas realizó ayer un balance positivo del primer año de aplicación de la ley, a la que definió como “un acierto”. Durante la inauguración de un seminario para los 20 jueces españoles que ocupan juzgados exclusivos sobre la materia, admitió, sin embargo, que existen “disfunciones importantes” en la ley. Entre ellas señaló el hecho de que muchos de los 410 juzgados que hay en España que combinan los casos de violencia doméstica con los casos ordinarios civiles y penales tengan que suspender juicios porque los casos de maltrato son prioritarios. Con todo, la presidenta del Observatorio afirmó que se han cumplidos los objetivos que pretendía la ley.

    Menos triunfalista se mostró la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Maria Eugenia Alegret, quien afirmó que la creación de juzgados y el aumento de las penas “no es la única vía”.

    Por su parte, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, indicó ayer, tras la presentación de la Memoria anual, que en otoño el alto tribunal abordará las 37 cuestiones de inconstitucionalidad sobre violencia de género relativas a amenazas y coacciones y algunas sobre órdenes de alejamiento.

    Responder

  5. Antes de continuar, expresar mí más absoluto y contundente desprecio, rechazo y condena ante cualquier tipo de violencia. Dicho lo cual, y por la misma razón, paso a expresar, que la Ley contra la violencia de género, es producto de la incapacidad del pasado, para aplicar el Código Penal, al mirar en otra dirección, ante estos execrables supuestos; sin embargo, se ha preferido dar un golpe de “foto política”, que agradara al conjunto de la sociedad, aprobando de manera unánime una Ley innecesaria, injusta y presuntamente inconstitucional (más de 80 cuestiones esperan ser resueltas ante el TC), en lugar de atacar la raíz del problema por medio de un conjunto de medidas (educación, información y prevención; formación especializada policial; cuerpo de psicólogos especializados; jueces especializados; dotación de medios humanos y materiales en Ayuntamientos, Juzgados, y aplicación del Código Penal). Esa y no otra es la solución a un problema creado por la decidía institucional del pasado, la cual ha dado origen al incremento del problema; agravando aún más si cabe, al convertir el principio constitucional de “presunción de inocencia” en “presunción de culpabilidad”, ante muchas denuncias “falsas”, que se están detectando, lo que ha dado origen a situaciones verdaderamente irracionales e irreparables a causa del aprovechamiento del sistema, que propicia la injusticia, al generar un “fraude de ley”, es decir, utilización de una Ley en beneficio propio sin importar el daño ajeno a sabiendas de lo injusto, con fines totalmente espurios. Es hora de poner remedio a tanto y tantos dislates, bastaría con la aplicación, reitero, del Código Penal existente, sin más. ¿Acaso el asesino, homicida o el agresor, de un niño, anciano u hombre, es diferente al de una mujer? No, es el mismo despreciable individuo, que lo mismo le da una víctima que otra con tal de conseguir su personal satisfacción a resultas del daño infligido a otro ser humano; con independencia del sexo, edad, raza, religión, condición social o parentesco. En conclusión, se ha creado una situación, que no sólo no disminuye el número de víctimas, sino que crea una nueva clase de injusticia entre los se ven atrapados ante una simple y falsa denuncia de “presuntas injurias”.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *