Wes Montgomery

“Puede que lo que hago no sea técnicamente correcto, pero la música fluye por sí sola”, palabras modestas para definir lo que el resto del planeta consideraba como una pequeña revolución en el mundo de la guitarra y no sólo en el campo del jazz sino en el de toda la música en general. “Los que me critican por tocar jazz de forma muy simple están olvidando lo esencial: siempre toco con un concepto jazzístico, pero lo que estoy tocando es música popular y debe ser entendida como tal”

Así era Wes Montgomery, tan sencillo y directo en lo personal como sorprendente y rompedor, mágico a fin de cuentas, con la guitarra en las manos.

Revolucionario, primero sin saberlo, después sin pretenderlo, Wes Montgomery ha sido el espejo en el que se han mirado casi todos los guitarristas posteriores. Unos para caminar sobre sus pasos, otros para colocarse en la acera de enfrente, pero siempre con su guitarra Gibson L-5CES como referencia inevitable. Nombres tan prestigiosos, y actualmente más populares que el propio Montgomery, han aceptado sin discusión su influencia, casi podría decirse su paternidad: George Benson, Jim Hall, John Scofield, Lee Ritenour o Pat Metheny, entre muchos otros.

Su especial forma de tocar basada en la utilización de octavas puede encontrarse tanto en Jimi Hendrix como en Joe Satriani o Carlos Santana (por poner sólo tres ejemplos aparentemente alejados entre sí), y de su sonoridad clara y transparente pero siempre cálida pueden encontrarse trazas incluso en los últimos trabajos de Andrés Segovia (el maestro lo admitió agradecido).

La influencia de Wes Montgomery ha sido sumamente importante y no sólo en guitarristas. Por ejemplo, Stevie Wonder ya en su disco Signed, sealed and delivered de 1970 utilizaba la técnica de octavas de Montgomery, del que siempre se ha considerado deudor.

Miquel Jurado

Bumpin’ on Sunset:

[Descargar Wes Montgomery (16 temas)]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *