Y Francia dijo ‘no’:

Tal y como pronosticaban las encuestas, el ‘no’ a la Constitución Europea (?) ha ganado en nuestro vecino país aunque queda la duda si los franceses han votado en ‘clave interna’ o, si por el contrario, han decidido rechazar el nuevo tratado per se. Probablemente ambos factores han contribuido a ello. Por una lado, ni las políticas neoliberales iniciadas por el gobierno Balladur en la década de los noventa y continuadas por el actual gobierno, ni las innovadoras políticas sociales y laborales puestas en marcha por Jospin entremedio de unos y otros han servido para frenar el desempleo y el deterioro de los servicios sociales. No podemos tampoco olvidar el papel desarrollado por la extrema derecha cuyo peso es muy importante cuando se trata de plebiscitos aunque su representación parlamentaria, debido al sistema electoral francés, no dé esa impresión. De hecho, el ingreso de Turquía junto a los graves problemas derivados de la inmigración han tenido un gran peso en la campaña a favor del ‘no’; incluso más que la otra opción defendida por el extremo opuesto (‘Por otra Europa’). Y si atendemos a la vocación europeísta del pueblo francés, el resultado no es sorprendente ni mucho menos: ya en 1992, el Tratado de Maastricht fue ratificado por referéndum con un margen de votos muy estrecho (un 51,04% de votos a favor del sí frente al 48,96% del ‘no’. La participación fue del 69,70%).

¿Qué consecuencias tendrá? Tal vez durante un tiempo Europa permanezca noqueada pero, al final, son tantos los intereses económicos en juego que difícilmente se malograrán los objetivos fundamentales de la Unión Europea. El problema no es tanto qué objetivos socioeconómicos y políticos se persiguen, sino cómo deben alcanzarse y el ‘no’ francés bien podría tener efectos muy positivos sobre ello. O también negativos si el resultado se interpreta como un rechazo de la transferencia de la soberanía a las instituciones supranacionales de la Unión Europea.

Por último, recordarles la ‘Declaración al Acta Final de firma por el que instituye la Constitución’: «Si, transcurrido un plazo de dos años desde la firma del Tratado por el que se instituye la Constitución, las cuatro quintas partes de los Estados miembros lo hubieran ratificado y uno o varios Estados miembros hubieran experimentado dificultades para proceder a dicha ratificación, el Consejo Europeo tomará conocimiento de la cuestión». En cristiano: NO HAY PLAN “B”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *