LA MUERTE Y EL MUNDO FUNERARIO (1/17)

 

     El mundo de la muerte tuvo una gran importancia para los iberos. Sus recintos funerarios o cementerios constituyeron una prolongación del paisaje doméstico. Se situaron en las inmediaciones del poblado al que pertenecían. De esta manera, tanto los habitantes del lugar como las personas que transitaran por los caminos, tendrían como referencia constante los monumentos funerarios.