¿Llevará Zapatero a Singapur el salvoconducto de ETA?

Ignacio del Río fue teniente de alcalde y es consejero delegado de la Oficina Madrid 2012 (EL MUNDO, 26/06/05).

«Los hombres se congregan en grupo porque tienen conciencia de lo que les une: vínculos de territorio, idioma y ascendencia comunes; esos vínculos son únicos, impalpables, definitivos».Isaiah Berlin, ‘El fuste torcido de la Humanidad’.

ETA nos manda el segundo aviso al corazón de los Juegos -el futuro Estadio Olímpico, hoy La Peineta- cuatro meses después del coche bomba que explotó en Ifema cuando la Comisión de Evaluación del CIO abandonaba Madrid. Ahora, cuando quedan 11 días para la cita de Singapur. La estrategia de los terroristas, como siempre calculada, manejando la agenda política, sea la nacional o la vasca, e impactando en el lugar más sensible que puede tener la mayor repercusión.

El lenguaje habitual de la banda, el crimen y la extorsión, planea sobre la llama de Mariscal que simboliza la aspiración olímpica de Madrid y de todos los que creemos en el deporte como el mejor camino para la superación de las diferencias de creencias, razas o culturas, como ha dicho en Almería el presidente del Comité Olímpico Internacional. Un proyecto, Madrid 2012, que es un proyecto de país, que quiere demostrar la extraordinaria evolución que hemos tenido en estos años de Constitución. Con la UCD de Adolfo Suárez, con el PSOE de Felipe González y con el PP de Aznar. Cada periodo con su bagaje de luces y sombras, pero el país avanza y se moderniza, alejándose de los fantasmas del pasado. Nos sacudimos la intolerancia, la tragedia, la mediocridad y el complejo que padecíamos ante el mundo. Y, para enseñar nuestro profundo cambio, la candidatura de Madrid 2012 es el mejor vehículo.

Los Juegos Olímpicos son un gran plató de televisión. Más de 15.000 deportistas, técnicos, dirigentes, periodistas, dignatarios y simples ciudadanos vienen a situarse bajo la magia de la llama olímpica y la emoción del sonido de las fanfarrias del himno.Alguien decía que es como una fiesta de cumpleaños que dura un mes y en la que invitas a todo el mundo. La capacidad de organización tiene que ser perfecta y, por tanto, la seguridad. Quienes no están en la ciudad te están viendo en sus países. El gran hermano de la TV, que todo lo vigila, te acerca el esfuerzo de los atletas, su gloria y su frustración. Coubertin, que reestableció los Juegos, ni siquiera aventuró desde la Universidad de Rugby que, años después, los Juegos se verían en todo el universo. Por eso, para el terrorismo internacional, como el de ETA, los Juegos son un objetivo prioritario. La comunicación está garantizada. Los estragos, el daño, el asolamiento fácilmente alcanzable…

Madrid 2012 se ha ahormado desde la utopía, pero con la inteligencia de la voluntad. Madrid se está volcando en un reto colectivo que nos va hacer mejores a todos. Competimos contra los mejores: París, Londres, Nueva York, Moscú. Todos han sufrido los embates del terror, pero sus gobiernos sólo han aceptado la rendición y la derrota de los terroristas. Zapatero, sin embargo, ha abierto una puerta a la reactivación de ETA que se convierte en el nuevo eje de la política vasca y desintegra el Pacto Antiterrorista. ETA anuncia que otorga un salvoconducto a los políticos para que puedan sentarse a negociar sin escoltas. Batasuna es invitada por el peneuvista Imaz a compartir mesa y mantel con los demócratas que han dejado a sus amigos tendidos en la tierra vasca, cubiertos de sangre. El destino de las negociaciones nadie lo quiere decir, porque ya no se pide la normalización de la política vasca sino la República Vasca, Estado Libre Asociado en el que ETA imponga sus tesis y demuestre que sus asesinatos han sido, simplemente, incidencias en el viaje hacia la independencia.

En Singapur, las ciudades presentarán sus garantías. La República, volcada con París y San Jorge con Londres. Madrid con España, representada por la Reina. Pero, ¿qué seguridades de país ofreceremos? Zapatero explicará que todo está abierto, que estamos repensando España y que hemos decidido crear una nueva mesa de negociación.Y a lo mejor puede llevar el salvoconducto que ETA otorga a los políticos, pero niega a los que simplemente son ciudadanos de San Blas.