Martes, 25 de marzo de 2003

Por Peter Preston, ex director del periódico británico The Guardian (EL MUNDO, 25/03/03):

Una enorme distancia separa el Madison Square Garden del centro de la ciudad de Bagdad. Sin embargo, de alguna manera extraña y súbita, no me parece que ambas ciudades se encuentren tan lejos.La fecha -un día que yo siempre recordaré- es muy precisa: 24 de marzo de 1962. Así que ayer celebramos su aniversario. Emile Griffith y Benny Paret ya se habían enfrentado en dos ocasiones con el título mundial de los pesos welter en juego. Griffith había ganado la primera pelea y Paret -un refugiado cubano analfabeto-, el combate de revancha.…  Seguir leyendo »

Por Elie Wiesel, profesor de la Universidad de Boston, escritor y premio Nobel de la Paz (EL PERIODICO, 25/03/03):

Bajo circunstancias normales, podría haberme unido a los manifestantes por la paz que, aquí, en EEUU, y en el exterior, mostraron públicamente su repulsa contra la invasión de Irak. Al fin y al cabo, he sufrido suficiente crueldad y violencia de la guerra como para oponerme a ella en cuerpo y alma. ¿No es siempre cruel la guerra, la forma suprema de violencia? No sólo es inevitable que genere la pérdida de la inocencia, sino que también genera dolor y luto sin fin.…  Seguir leyendo »

Por Valentí Puig (ABC, 25/03/03):

La tentación de reemplazar las causas por los efectos ha sido una constante de la crisis del Irak hasta el extremo de que ahora Francia se opone a las hipótesis post-bélicas cuando la guerra está todavía por resolver. Ha sido así desde que en algunas capitales europeas se consideró políticamente que ni el armamento iraquí de destrucción masiva ni la conflagración del 11 de Septiembre eran causas suficientes para hacer efectiva la Resolución 1.441, sino efectos inculpables a los Estados Unidos, a la supervivencia de Israel o a los mercados del crudo. Cientos de miles de ciudadanos han bajado a la calle para oponerse a una guerra que haya sido un capricho tejano de George Bush jr., una imposición del «lobby» judío o una estrategia de la industria petrolífera americana.…  Seguir leyendo »

Por Thomas L. Friedman, analista político estadounidense (EL PAIS, 25/03/03):

En esta guerra de Irak hay tres frentes: uno en Irak, otro entre Estados Unidos y sus aliados occidentales y el otro entre Estados Unidos y el mundo árabe. Todos se están viendo afectados por este alarde unilateral de poder por parte de Estados Unidos. De momento, me he integrado en el frente occidental, donde puedo informar, todo está tranquilo. Francia está escandalizada y sobrecogida. No, no hay un abandono masivo de la posición adoptada por el Gobierno y la opinión pública franceses en contra de la guerra en Irak.
Pero el airado cisma que esto ha abierto entre París y Londres y Washington ha horrorizado a muchos y ha llevado a algunos a preguntarse si Francia no habrá ido demasiado lejos.…  Seguir leyendo »

Por Julián Santamaría Ossorio, catedrático de Ciencia Política de la UCM (EL PAIS, 25/03/03):

La opinión pública mundial ha expresado de forma inequívoca su oposición a la guerra en Irak. A los millones de personas que se movilizaron antes y después del 15 de febrero y se manifestaron de nuevo el 15 de marzo en las principales capitales del mundo se suma la mayoría silenciosa que sin salir de casa rechaza la guerra. En total, según indican los sondeos, entre el 75% y el 90% de la población en Europa, por referirnos sólo a nuestro continente. Son gentes de todas las edades, clases sociales, niveles de educación, creencias religiosas y familias políticas que están en contra de esta guerra y de quienes la han decidido porque no acaban de entender ni su necesidad ni su urgencia.…  Seguir leyendo »

Por Edgar Morin, sociólogo francés (EL PAIS, 25/03/03):

La historia de la humanidad comenzó hace ocho milenios. Se puso en movimiento con el desarrollo de los Estados, impulsados por una megalomanía dominadora que determinaba la sed de gloria de sus soberanos y la sed de sangre de sus dioses. La historia nace de la guerra y da nacimiento a la guerra. Contempla el desarrollo de las civilizaciones; cada una aporta sus artes, sus técnicas, sus mitos y sus obras maestras. Pero también contempla el naufragio de estas civilizaciones, con la pérdida de bienes y personas en innumerables Titanic históricos. La historia ha actualizado el potencial racional, técnico, económico, imaginario, estético, creador, lúdico y poético, pero también la locura y la desmesura del Homo sapiens-demens.…  Seguir leyendo »