Lunes, 17 de noviembre de 2003

Por Valéry Giscard d’Estaing, presidente de la Convención Europea, y Giuliano Amato y Jean-Luc Dehaene, vicepresidentes de la misma (EL PAIS, 17/11/03):

Los debates de la Convención han sido presentados a menudo ante la opinión pública como el reflejo de una oposición de intereses entre los Estados más poblados y los menos poblados de Europa, normalmente llamados los grandes y los pequeños Estados.

Este rumor intentaba acreditar la idea de que existía una maniobra concertada de los grandes Estados para reducir los derechos de los pequeños, con vistas a someterlos a unas decisiones que les impondría un directorio formado por los Estados más poblados de la Unión: Alemania, Francia, el Reino Unido e Italia, a los que se unirían eventualmente los dos siguientes: España y Polonia.…  Seguir leyendo »

Por Moisés Naim, director de la revista Foreign Policy en Washington (EL PAÍS, 17/11/03):

8,3 y 1,14, 7,2 y 0,4, 175 y 25, 1.059. Éstos son números muy poderosos. Si en los próximos meses cualquiera de ellos cambia drásticamente, el mundo cambiará. El número 8,3 representa cuántos renminbi -la moneda china- compra hoy en día 1 dólar estadounidense. El número 1,14 es la cantidad de dólares estadounidenses necesarios para comprar 1 euro. La cifra 7,2 representa la tasa de crecimiento de la economía estadounidense en el tercer trimestre, mientras que el 0,4 es cuánto crecerá probablemente Europa este año. La cantidad de 175 son los millones de dólares que George W.…  Seguir leyendo »

Por Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat Autònoma de Barcelona (EL PERIÓDICO, 17/11/03):

Las noches electorales, aparentemente, son grotescas. La de ayer no fue una excepción. ¿Puede ser que todos los candidatos afirmen que han ganado? No, no puede ser. Siempre alguien tiene que perder. ¿Quién perdió ayer? Sin duda, Pasqual Maragall. ¿Quién ganó? Sin duda, Artur Mas. A veces, un apresurado comentario poselectoral puede tener título de novela de Graham Green: Quien pierde gana. Es el caso.

En efecto, a primera vista, los resultados de ayer ofrecen dos grandes perdedores: Convergència i Unió y el Partit dels Socialistes.…  Seguir leyendo »

Por Marçal Sintes, periodista y profesor de la Facultad de Comunicación Blanquerna de la Universidad Ramon Llull (EL MUNDO, 17/11/03):

La Esquerra Republicana comandada por Josep-Lluís Carod-Rovira se convirtió ayer en la llave más plausible y codiciada para conformar el próximo Gobierno catalán. Habrá que analizar muy a fondo en los próximos días y semanas las causas profundas del espectacular boom experimentado por el partido independentista, que ha pasado de 12 a 23 diputados.

La clarividencia estratégica de Carod-Rovira, un intelectual con una larga trayectoria de militancia en el catalanismo, ha sido sin duda determinante. El presidenciable de ERC heredó en 1996 un partido sumido en la crisis provocada por la escisión de Àngel Colom y su anillo de fieles, que tras una lucha interna de gran crueldad optaron por abandonar el barco de ERC y poner en pie un nuevo partido, el Partit per la Independència, que se estrellaría en las urnas antes de desaparecer.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Henrique Cardoso, sociólogo y escritor, ex presidente de Brasil (LA VANGUARDIA, 17/11/03):

Actualmente el mundo vive una enorme contradicción. Incluso mientras se están forjando vínculos que algunos ven como la creación de una sociedad civil global, la superpotencia estadounidense actúa como si fuera la única nación en la Tierra.

Los procesos básicos de cambio que están en la raíz de estos dos movimientos son los mismos: la revolución tecnológica y sus desbordamientos en los ámbitos militar y civil, especialmente en las comunicaciones y el transporte, que han generado la infraestructura de una economía verdaderamente global.

La desintegración de las barreras intelectuales y físicas para el intercambio de ideas, el flujo de instrumentos financieros, la circulación de bienes y personas, aunada a la concentración de capital y tecnología en manos de unas pocas naciones, han creado una imagen calidoscópica del mundo.…  Seguir leyendo »

Por Ricardo García Cárcel, catedrático de Historia Moderna. Universidad Autónoma de Barcelona (ABC, 17/11/03):

Constituye un tópico, de tan repetido, hablando de Cataluña, referirse al seny catalán. El seny sería una de las características definitorias del carácter catalán, sinónimo de sentido común, de prudencia, de pragmatismo. La verdad es que, históricamente, no han faltado testimonios del presunto seny catalán. Ahí está la Cataluña del reinado de Carlos II, con su constatada voluntad de colaboración en la política económica de la monarquía española. Ahí está la Cataluña de la segunda mitad del siglo XVIII con Antoni de Capmany a la cabeza.…  Seguir leyendo »