Miércoles, 19 de noviembre de 2003

Por Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique (EL PERIODICO, 19/11/03):

Un espectro se cierne sobre Washington: un Vietnam del desierto en Irak. Hablan las cifras. El verano pasado teníamos un promedio de 12 ataques diarios, ahora son mas de 35. Ya no hay ningún día sin muertos. En las últimas semanas han muerto unos 70 militares. Diversos informes indican que, entre los militares norteamericanos, aumentan la desmoralización, las deserciones y los suicidios. Cuán lejos está el sueño de los halcones prometiendo que las tropas serían recibidas como libertadores.
Cada vez está más claro que la evaporación de las fuerzas iraquís en abril pasado, y su sorprendente decisión de no entorpecer el avance de los invasores –mediante la voladura de puentes o la destrucción de aeropuertos– respondía a una estrategia de guerra prolongada.…  Seguir leyendo »

Por Pedro Solbes, comisario europeo de economía (ABC, 19/11/03):

Cuando se reúnan el 25 de noviembre, los ministros de Economía y Hacienda afrontarán la decisión más crítica desde el lanzamiento de la Unión Económica y Monetaria. Deberán adoptar o no medidas correctoras para los déficit excesivos de Francia y Alemania, de conformidad con las disposiciones del Tratado y del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Su decisión afectará al modo en que los ciudadanos europeos y los mercados financieros perciben un elemento fundamental del singular marco de la UEM: una política monetaria centralizada aplicada por el BCE, junto con unas políticas presupuestarias descentralizadas pero coordinadas que aplican los Estados miembros.…  Seguir leyendo »

Por  Yaacov Cohen, ex embajador de Israel en España (EL PAIS, 19/11/03):

Tenía yo 13 años cuando un oficial nazi alemán, ayudado por colaboracionistas polacos y ucranianos, asesinó a mis padres. Ocurrió el 8 de diciembre de 1943 en una localidad de la Galitzia Oriental. A mis padres les dispararon en la nuca, pero conmigo, por ser pequeño, no gastaron balas. Me golpearon e hirieron como si yo fuera un saco de entrenamiento y todavía tengo cicatrices de las bayonetas alemanas en todo el cuerpo. Cuando se marcharon me levanté. Mis padres yacían inertes. Guiado por el instinto de conservación, me dirigí a un lugar donde sabía que encontraría algunos familiares.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Vidal-Folch (EL PAÍS, 19/11/03):

La Cataluña que nos deja el 16-N es un rompecabezas. Es más progresista y más catalanista. Y se presenta tanto más rica en matices y piezas combinables como compleja en soluciones para articular un nuevo Gobierno de la Generalitat, eficaz, sensato y estable.

¿Qué ha sucedido? Éstos son los datos. Los dos grandes partidos, convergentes (CiU) y socialistas (PSC), han perdido por mitades casi 320.000 votos, quedando sobre la raya del millón cada uno. Esas mermas, sumadas a los votos de los nuevos censados y a los abstencionistas arrepentidos (más de 160.000) rozan el medio millón que ha ido a engrosar a los pequeños partidos, provocando la fulgurante duplicación tanto de Esquerra Republicana (ERC) como de Iniciativa (IC).…  Seguir leyendo »

Por Joaquín Almunia, diputado del PSOE (LA VANGUARDIA, 19/11/03):

Tras las elecciones del domingo todos los partidos han alegado su satisfacción por los resultados. Maragall ganó en votos, Mas lo hizo en escaños y los que obtuvieron menos respaldo han mejorado sus porcentajes respecto de 1999 gracias a nuevos apoyos que antes habían ido a parar al PSC o a CiU. Por una vez, nadie tuvo que fingir falsas alegrías la noche electoral.

Pero como siempre ocurre, unos triunfaron más que otros. Quien se ha llevado la palma esta vez ha sido Esquerra Republicana. Carod- Rovira tiene en sus manos la decisión del gobierno de Catalunya durante los próximos cuatro años.…  Seguir leyendo »

Por John Major, primer ministro británico de 1990 a 1997 por el Partido Conservador (EL MUNDO, 19/11/03);

Estos han sido unos días espantosos para la familia real británica. A las «revelaciones» de un antiguo mayordomo han seguido las alegaciones no corroboradas -y extremadamente desagradables- acerca de un incidente que implicaba al príncipe Carlos.

Conozco al príncipe de Gales desde hace casi veinte años y creo que esas alegaciones son inconcebibles; es más, son tan insultantes que jamás deberían haber sido aireadas sin pruebas, que por otra parte no existen. Proceden sólo de un hombre enfermo, que es reconocidamente un testigo poco fiable; un hombre que no ha sido veraz en las cosas que ha contado anteriormente; un hombre que padece un trastorno de estrés postraumático; un hombre que ha recibido atención psicológica; un hombre que se halla evidentemente en mal estado mental y físico y que tal vez no sea capaz de apreciar plenamente lo que está diciendo y el sufrimiento y la consternación que causa.…  Seguir leyendo »