Año 2003 (Continuación)

Por Umberto Eco, escritor y semiólogo italiano. © La Repubblica, 2003 (EL PAÍS, 23/02/03):

El mal hace daño. No digo nada nuevo si recuerdo que la finalidad principal de cualquier acción y movimiento terrorista es desestabilizar el campo de aquellos a quienes ataca. Desestabilizar quiere decir poner nerviosos a los demás, hacer que sean incapaces de reaccionar con calma, que sospechen unos de otros. Ni el terrorismo de derechas ni el de izquierdas han conseguido, a fin de cuentas, desestabilizar, por ejemplo, a Italia. Por eso han sido derrotados, por lo menos en su primera y más temible ofensiva. Pero en el fondo, se trataba de fenómenos provincianos.…  Seguir leyendo »

Por Elena Arnedo* (EL PAÍS, 22/02/03):

Elisa tiene 60 años, es soltera y en los malos tiempos de nuestro país tuvo que emigrar a Suiza. Allí obtuvo un buen empleo en una fábrica, un apartamento muy aceptable donde vivir y un compañero portugués. Su vida iba bien hasta que, hace diez años, en su visita regular a España por Navidad encontró en Madrid a sus padres ancianos, solos, desatendidos y enfermos. En pocos meses renunció a todo lo que tenía y regresó. Logró empleo en una empresa de limpieza con horario de tarde-noche, trabajo duro y mal pagado. Durante el horario de trabajo de Elisa, una empleada inmigrante la sustituye para atender a su padre de 92 años, dependiente funcional, y a su madre, de 91 años, enferma de Alzheimer.…  Seguir leyendo »

Por Emilio Menéndez del Valle, embajador de España y eurodiputado socialista (EL PAÍS, 22/02/03):

Acaba de nacer la Opinión Pública Europea Común (OPEC). Hay que cuidarla, mimarla, consolidarla. Es un lujo cuya pérdida no podemos permitirnos. Hay que impulsarla cotidianamente para que no languidezca. El hecho de que tantos millones de ciudadanos se hayan manifestado en todo el continente por la paz, contra la guerra y contra los irresponsables que apuestan por ésta, cuando hay medios eficaces alternativos, es un síntoma inequívoco de que la llamada crisis iraquí no está siendo gestionada de acuerdo a los intereses y la voluntad de los manifestantes.…  Seguir leyendo »

Por Benigno Pendás, profesor de Historia de las Ideas Políticas (ABC, 22/02/03):

Hace una semana, el «tribunal» de la opinión pública dictaba ruidosa sentencia. Inapelable, según algunos. Sometida, sin embargo, al juicio infalible y riguroso de la Historia. No es fácil luchar contra la marea humana, enemigo poderoso al decir de un entusiasta sincero de la libertad, J. S. Mill, en su famoso ensayo. Es tiempo para proclamar la verdad frente al abuso de tópicos, falacias y sinsentidos. Buenos sentimientos, viejos resabios, frustraciones latentes, intereses particulares… Fábrica, en suma, de espejismos y pasiones: he aquí la «democracia de la protesta», por utilizar el término de G.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Tabucchi, escritor italiano (EL PAÍS, 21/02/03):

Amo el cine de Almodóvar porque me provoca emociones. Porque hace que reaccionen los dos hemisferios en los que está dividido nuestro cerebro, el derecho y el izquierdo, el lado en el que funciona la ratio (la llamada lógica de tipo matemático) y el lado en el que funcionan las emociones. Emociones sin las cuales, como ha explicado un gran científico, el neurólogo estadounidense de origen portugués Antonio Damasio (véase en italiano L’errore di Cartesio: emozione, ragione e cervello umano, Adelphi, Milano 1995), la tan celebrada lógica, el pensamiento racional, el Cogito ergo sum de Descartes valdrían muy poco: procederíamos a ciegas en nuestra implacable lógica, que se valdría del mismo mecanismo (y de la misma lógica) tanto si tuviéramos que aplicarla para organizar nuestras vacaciones como para planificar el exterminio de nuestra familia.…  Seguir leyendo »

Por Daniel Innerarity, profesor de Filosofía en la Universidad de Zaragoza (EL PAÍS, 21/02/03):

Una cosa son las justificaciones y otra las disculpas. Una justificación construye un sistema de argumentaciones a través de un proceso que se pretende riguroso. De este orden eran los razonamientos, grandiosos, y en ocasiones también peregrinos, de las ideologías del pasado. Una disculpa es algo más modesto, un artefacto casero de la estrategia política, en el que no hay relaciones causales, deducciones y silogismos, sino manejos oportunistas de la atención que no exigen el esfuerzo teórico de las grandes justificaciones ideológicas. Siempre ha habido ambas cosas, justificaciones y disculpas, pero las segundas parecen haber sustituido a las primeras tras el agotamiento de las viejas construcciones ideológicas.…  Seguir leyendo »

Por Cristina Peri Rossi, escritora (EL MUNDO, 21/02/03):

Las manifestaciones populares del sábado 15 de febrero en numerosas ciudades del mundo, muchas de ellas en franca oposición a la actitud de sus respectivos gobiernos, no sólo han sido importantes por el número de personas que asistieron, sino porque constituyen uno de los primeros movimientos reivindicativos y de solidaridad después de la caída del muro de Berlín y de la guerra en Europa Central.

El entusiasmo de las multitudes, la coincidencia de generaciones (una pancarta blandida por un abuelo, en Sevilla, decía: «Contra la guerra estamos las tres generaciones», otra, en la misma ciudad, de un nonagenario, rezaba: «Viví la Primera, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

Por Ramón Trillo Torres, magistrado del Tribunal Supremo (ABC, 21/02/03):

En una villa de mi tierra gallega había un sastre, al que llamaban El Fátima, que cuando alguien acudía a encargarse un terno no le tomaba las medidas en pie con la cinta métrica, sino que sustituía esta operación por la más directa de extender la tela en la amplia y sólida mesa que tenía en su obrador, ordenar al cliente que se tendiese sobre ella en posición de cúbito supino y a continuación empezar a cortar, siguiendo el perfil del cuerpo que iba a ser portador del futuro traje.…  Seguir leyendo »

Xavier Sala i Martín, Fundació Catalunya Oberta, Harvard University y UPF (LA VANGUARDIA, 17/12/03).

Adivina adivinanza. Yo les doy dos noticias y ustedes me dicen cuál es la buena y cuál la mala. (1) La renta de Estados Unidos creció en un 8,2 por ciento durante el tercer trimestre del 2003. (2) Los ministros de Economía europeos (el Ecofin) desairan a la Comisión Europea, perdonan las sanciones que ésta había impuesto a Francia y Alemania y sepultan con ello el pacto de estabilidad que debía garantizar la estabilidad del euro. No sé qué pensarán ustedes, pero diversos expertos de tertulias radiofónicas, televisivas y de prensa escrita catalanes argumentaron que la primera noticia era la mala y la segunda la buena.…  Seguir leyendo »

Inmigración y delincuencia

Por Juan Avilés, catedrático de Historia Contemporánea en la UNED (REAL INSTITUTO ELCANO, 09/02/03).

Tema: La percepción de que un creciente porcentaje de los delitos perpetrados en España es obra de delincuentes extranjeros resulta confirmada por los datos policiales, judiciales y penitenciarios disponibles.

Resumen: La tasa de delincuencia de los residentes extranjeros es mayor que la de los autóctonos, tanto en España como en otros países europeos. Los extranjeros representan el 4 o el 5 % de la población  española, pero casi el 9 % de los condenados y el 27 % de los detenidos por delito en 2001.…  Seguir leyendo »