Martes, 13 de enero de 2004

Andrés Montero Gómez es presidente de la Sociedad Española de Psicología de la Violencia (LA RAZON, 13/01/04).

Después de que el juez Baltasar Garzón desmantelara el denominado «frente de makos» de ETA, la banda terrorista ha intentado por todos sus exhaustos medios reorganizar la burbuja que aísla a sus encarcelados aún más del mundo exterior. Ahora se van de visita al Parlamento catalán.

El colectivo de presos terroristas siempre ha configurado un factor estratégico en la realidad de ETA, muy ligado a la vertiente técnica de una eventual negociación entre la banda y el Estado. La negociación con ETA, que desde la perspectiva de la organización terrorista ha partido de una plataforma desvariante que ha llevado sistemáticamente a sus dirigentes e ideólogos a pensar que podían tener alguna capacidad de influencia política con su violencia, ha venido avanzado desde la potencialidad que albergaba en la transición política española (recordemos el proceso de ETA-pm) hasta la drástica reducción de márgenes, siquiera de contacto o interlocución, que le resta a la banda hoy en día.…  Seguir leyendo »