Noviembre de 2004

Por Josep Borrell, presidente del Parlamento Europeo (EL PERIODICO, 30/11/04).

Este otoño, y en ambos lados del Atlántico, los procesos políticos han aparecido estrechamente vinculados al debate sobre los valores morales. Las elecciones de EEUU han sido presentadas como una “guerra entre valores”, y la mayoría de los americanos que han votado a Bush dicen haberlo hecho porque reflejaba sus referencias morales fundamentales. Pero mientras los neoconservadores (neocons ) de Bush vencían al candidato demócrata, la prensa europea presentaba el rechazo de la Comisión Barroso por el Parlamento europeo como una derrota de la tendencias conservadoras de raíz religiosa (teocons ) frente al secularismo.…  Seguir leyendo »

Benigno Pendás, profesor de Historia de las Ideas Políticas (ABC, 30/11/04).

EL terrorismo hace más daño que la guerra, mucho más daño. Expresa la violencia en su versión más injusta y perversa. Deja secuelas morales, incluso en una sociedad que a veces parece apática. Provoca vértigo: el 11-M, en relación de causa a efecto con el 14-M, amenaza con quebrar el consenso que sustenta nuestro sistema constitucional. Ganan terreno los sectarios que pretenden convertir al adversario político en enemigo existencial, tomando a Aznar como víctima predilecta. En ese marco surge la ansiedad, fruto del desconcierto y de la rabia impotente.…  Seguir leyendo »

José María Carrascal (LA RAZON, 30/11/04).

¿No querías caldo? Pues tres tazas. Y de aceite de ricino, además. Más de uno, en lo que él llamó con rintintín «coalición gubernamental» debe estar maldiciendo al que se le ocurrió la idea de que Aznar compareciera ante la comisión investigadora del 11-M. Seguro que no fue Rubalcaba. La táctica de Rubalcaba es dar el golpe y salir pintando. Ni en sueños se le ocurriría quedarse por allí a esperar que el otro le devolviera la bofetada. Por fortuna para el PP, no todos los socialistas son Rubalcabas. Durante toda su comparecencia, Aznar actuó como hoy juega el Barça: un cerrojo en la defensa y tres o cuatro rematadores en vanguardia, aprovechando cada balón para meterlo en la red contraria.…  Seguir leyendo »

José Manuel Romero (EL PAIS, 29/11/04):

El 11 de marzo de 2004, la masacre de los trenes de cercanías de Madrid, dejó un reguero de informaciones contradictorias. El Gobierno eligió un camino que no coincidió con el que siguieron los hechos ni con el que iban desbrozando los policías encargados de la investigación.

José María Aznar facilitó una versión sobre el atentado, el más grave en la historia de España, que fue desmentida en menos de 48 horas por el peso de los hechos. Desde el mediodía de esa trágica jornada, el jefe del Gobierno se dedicó personalmente a la tarea de comunicar a los principales dirigentes políticos y a los directores de los periódicos de mayor difusión en España su “absoluta certeza” de que ETA había cometido la matanza.…  Seguir leyendo »

Antonio Elorza es catedrático de Pensamiento Político de la Universidad Complutense de Madrid (EL PAIS, 29/11/04)

Fue una de los primeras obras de Steven Spielberg y hoy está casi olvidada. Ni siquiera figura en las listas de filmes sobre tema satánico. Su título original fue Duelo, que en la versión española se convirtió en el pedestre, pero adecuado en el fondo, de El diablo sobre ruedas. Era la historia de un automovilista perseguido kilómetros y kilómetros por un gigantesco camión que trata de aplastarle. El espectador sólo entrevé en una ocasión al conductor de la bestia mecánica, que va asumiendo el carácter de un ente diabólico.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 29/11/04):

En la ‘célula de Avilés’ hay personajes que parecen secundarios pero que han tenido un papel esencial en la trama de la dinamita que ayudó a los presuntos autores de los atentados del 11-M. El más significativo es Carmen María Toro Castro, la esposa de Emilio Suárez Trashorras y hermana de Antonio Toro, los hombres que manejaban todo el trapicheo de drogas, armas y explosivos, que servían a los intereses de la Policía, de la que eran confidentes, y que han sido imputados por el juez Juan del Olmo en los atentados. Carmen Toro era un pieza clave en el enlace telefónico entre la banda de Avilés y los marroquíes radicales que compraron explosivos en Asturias y que presuntamente perpetraron los atentados.…  Seguir leyendo »

Por Mikel Buesa, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (ABC, 29/11/04).

El terrorismo es una forma de actuación política basada en el ejercicio de una violencia sistemática contra las personas y los bienes, destinada lograr la adhesión de la población a su causa, no mediante el convencimiento ideológico, sino por el miedo. Es, en cierta manera, una forma singular de guerra cuyas acciones se diseñan y ejecutan con vistas a lograr el desistimiento de la sociedad frente a las pretensiones de dominación o de poder de las organizaciones que lo utilizan. Esta forma de guerra, al contrario que las establecidas con el desarrollo del Estado moderno, especialmente después de las innovaciones napoleónicas, no trata de preservar el territorio propio para asentar sobre su suelo unas actividades de producción con las que sostener el esfuerzo bélico -como correspondería a una economía de movilización o a la constitución de un complejo militar-industrial-, sino que propicia su destrucción para facilitar la extracción de los recursos materiales y financieros que requiere su mantenimiento.…  Seguir leyendo »