Miércoles, 15 de diciembre de 2004

¿Crecimiento para qué? El incremento del PIB no es la medida de todas las cosas ni es el indicador suficiente de la felicidad y del bienestar del pueblo brasileño. Fernando Henrique Cardoso, sociólogo y escritor, ex presidente de Brasil (LA VANGUARDIA, 15/12/04).

Carlos Carnicero, periodista (EL PERIODICO, 15/12/04).

Probablemente haya sido una simple cuestión de saturación. Bambi, el pacifico político que nunca perdió la compostura, no pudo más; sencillamente, agotó su paciencia.

El sistema fue sencillo: de repente los datos se hicieron hueco en una escenografía calculada que hasta entonces había estado copada por las fabulaciones y las insidias. A partir de la comparecencia de José Luis Rodríguez Zapatero en la comisión del 11-M habrá que tirar de papel y lápiz, husmear en el Diario de Sesiones y visitar las hemerotecas, antes de intentar conclusiones.

Ya no sirven las fórmulas retóricas y las charadas de pacotilla; para eso estaba también Alfredo Pérez Rubalcaba, para apostillar al jefe: los autores intelectuales no estaban en "altas montañas ni en lejanos desiertos"; estaban en Leganés, a la vista de todos, esperando la ocasión para suicidarse.…  Seguir leyendo »

Antonio Berisatán, catedrático de Derecho Penal y director H. del Instituto Vasco de Criminología (LA RAZON, 15/12/04).

Lo peor de ETA contamina –más o menos– también a muchos no violentos. Su paradigma, su victimación primaria, secundaria y terciaria –sin que nadie lo note– han invadido con sus metástasis parte del cerebro y el corazón de muchos políticos, de muchos juristas, de muchos ciudadanos, de muchos cristianos..., de muchos encargados de extirpar ese cáncer. Entre otras pruebas de este diagnóstico criminógeno, basta leer varios periódicos españoles de hace pocas fechas, con títulos polisémicos, algo así como «rechacemos la nueva propuesta de HB porque no condena la violencia».…  Seguir leyendo »