Mayo de 2005

Kepa Aulestia (LA VANGUARDIA, 31/05/05).

Hace tan sólo unas semanas se anunciaba poco menos que el inicio de un proceso de paz en Euskadi. Los acontecimientos nos han devuelto a una realidad ni tan eufórica ni tan alarmista como ésa. Sin embargo, los equívocos siguen operando, especialmente entre quienes se muestran convencidos de que todo cuanto ocurre obedece fielmente a las indicaciones de un guión previamente redactado. “Todos los procesos de paz comienzan así -se dice-, en todos ellos se da un preámbulo de tanteo mutuo que, a la postre, se convierte en reconocimiento mutuo”. Es la versión que fomentan los especialistas más convencionales en resolución de conflictos.…  Seguir leyendo »

Odón Elorza, Gemma Zabaleta y Denis Itxaso son militantes del PSE-EE (EL PAIS, 31/05/05).

“Hay un tiempo para quebrar, y un tiempo para unir, un tiempo para reflexionar, y un tiempo para hablar. Hay un tiempo para amar, y un tiempo para odiar, un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz”.

El que fuera primer ministro de Israel, el laborista Isaac Rabin, presentó con esta cita del Eclesiastés el acuerdo de paz con los palestinos. Lo hacía delante de Arafat y Clinton después de años de odios históricos, de mucha sangre derramada, de mucho sufrimiento acumulado durante varias generaciones que no han conocido la paz, de enormes incomprensiones.…  Seguir leyendo »

Por  Esteban González Pons, conseller portavoz de la Generalitat Valenciana (ABC, 31/05/05):

Con la pérdida de Cuba y Filipinas en 1898, España sufrió una conmoción pública como la que vivimos recientemente, el 11 de marzo de 2004. Ante ambos acontecimientos la vieja piel de nuestra nación se estremeció con parecida intensidad. Y sin embargo, ahí no acaban las similitudes entre una y otra sacudida histórica. El desastre del 98 alimentó un sentimiento generalizado de renuncia, de desgana patriótica, una caída de la autoestima nacional que, por lo que estamos viendo, el desastre de 2004 también puede haber producido. Un desaliento cansino que, entonces como hoy, se extiende de tertulia en tertulia hasta convertir en actitud de moda, en talante políticamente correcto, la rendición y la flojera ante todo lo español.…  Seguir leyendo »