Domingo, 10 de julio de 2005

Por Victoria Prego, periodista (EL MUNDO, 10/07/05):

El tiempo de las bravatas se va agotando aunque todavía no ha terminado. Las fuerzas políticas metidas en el laberinto del Estatuto catalán afinan sus estrategias para poder aguantar -sin que los daños materiales y humanos acaben resultando irreversibles- las últimas jugadas que todos van a poner sobre la mesa en las tres semanas que quedan para que el texto sea aprobado y pueda ser enviado en septiembre al Pleno del Parlament. «Seguimos jugando al mus», es la gráfica descripción que uno de los portavoces políticos catalanes hace tras haber sido aprobado el texto de la ponencia con una mera mayoría simple, claramente insuficiente para sacar el Estatuto adelante.…  Seguir leyendo »

Edward N. Luttwak, experto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Washington (LA VANGUARDIA, 10/07/05).

No es ningún secreto que hay una gran cantidad de musulmanes furiosos en el Reino Unido así como en otros lugares de Europa. Muchos de ellos se sienten muy molestos por las libertades occidentales, que amenazan sus normas aldeanas y muy puritanas; algunos se meten en problemas por golpear o incluso matar a unas hijas culpables de crímenes como ir al cine con muchachos que no son sus hermanos. De modo muy especial, muchos están ofendidos por el humillante abismo que hay entre el poder y la gloria que promete el islam y la lamentable realidad de los débiles estados musulmanes.…  Seguir leyendo »

José Luis Martínez Ibáñez, Subdirector de EL PERIÓDICO (EL PERIODICO, 10/07/05)

Aparentemente, los atentados de Londres y Madrid se asemejan hasta la saciedad. Incluso en la autoría, que se ha atribuido la Brigada de Abu Hafs al Masri, la franquicia que Al Qaeda ha elegido para reivindicar las acciones de los salafistas en territorio europeo. El corte de los ataques también es similar. Bombas simultáneas en la red del transporte público –con las respectivas particularidades del metro londinense o de los trenes de cercanías madrileños–, el punto de parálisis de una gran capital. Explosivos de regular potencia, militares o de fabricación casera a base de dinamita.…  Seguir leyendo »

José Antonio Zarzalejos, Director de ABC (ABC, 10/07/05)

El pensamiento débil, incrustado en una izquierda intelectual narcisista, ha vuelto a acudir al gimoteo preventivo acerca de los propósitos de castigo que puedan estar albergando Blair o Bush contra los culpables de los atentados de Londres. Sin embargo, no parece que los británicos estén por la labor de adherirse a la Alianza de Civilizaciones de nuestro Rodríguez Zapatero como propugnan horas después de la masacre en la capital del Reino Unido algunos de sus propagandistas mediáticos. Allí, en Gran Bretaña, la evocación de Winston Churchill («No nos rendiremos jamás») es bastante más convincente que el nihilismo que ha denunciado con lucidez André Glucksmann («Occidente contra Occidente»).…  Seguir leyendo »

Pedro J. Ramírez, Director de EL MUNDO (EL MUNDO, 10/07/05)

El 14 de mayo de 1940, cuatro días después de que la invasión alemana de Bélgica y Holanda precipitara la sustitución del apaciguador Neville Chamberlain por Winston Churchill al frente del Gobierno de unidad nacional, el genial dibujante de origen neozelandés David Low publicó en el Evening Standard un cartoon político del que a las pocas horas hablaba todo Londres.

Low nunca se andaba con medias tintas, ni en el sentido artístico del término -era el vigor de su trazo, negro sobre blanco, lo que capturaba al lector-, ni menos aún en el político.…  Seguir leyendo »

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno español (EL MUNDO, 10/07/05).

La barbaridad del terrorismo ha vuelto a golpear una vez más al pueblo de Europa. En los momentos posteriores a un atentado terrorista, la necesidad más urgente es, por supuesto, ocuparse de las víctimas.En este 7 de julio, otro día aciago más, quiero expresar al pueblo y al Gobierno de Gran Bretaña nuestra solidaridad y todo nuestro apoyo. Deseamos que quienes han sufrido estos atentados sepan que pueden contar con nosotros en todo aquello en que les podamos ayudar.

En segundo lugar, debe hacerse recaer el peso de la ley sobre quienes han planificado y llevado a cabo esta atrocidad y sobre quienes hayan estado detrás de ella.…  Seguir leyendo »

Max Hastings es columnista del periódico ‘The Guardian’ (EL MUNDO, 10/07/05)

Reino Unido ha llevado a cabo una amplia muestra de solidaridad tras los ataques terroristas ocurridos en Londres. No sólo se evitó que cundiese el pánico el jueves, sino que, sorprendentemente, no se produjo ninguna recriminación en masa al día siguiente.

Muchos comentaristas han destacado la evidencia de que el apoyo de Tony Blair al presidente estadounidense Bush con respecto a la aventura de Irak convierte a Gran Bretaña en un objetivo terrorista más notorio que, por poner un ejemplo, Noruega. Pero la mayoría de nosotros reconocemos que el espíritu de Al Qaeda va dirigido tan indiscriminadamente en contra de la riqueza y el dominio cultural del oeste que ni siquiera Francia puede considerarse inmune.…  Seguir leyendo »

Faisal Bodi es editor del servicio de noticias del Islam Channel (EL MUNDO, 10/07/05)

Entre todas las razones que los expertos puedan aportar a la hora de establecer si la organización terrorista Al Qaeda tiene o no alguna relación con los atentados contra los trenes del metro ocurridos el pasado jueves, no se debe olvidar que el sangriento rastro de la culpa de este atentado conduce, directamente, hasta el número 10 de Downing Street.

La rápida vuelta a Westminster del primer ministro fue la respuesta adecuada a la terrible carnicería que se había desencadenado en la capital británica. Y fue, también, su única muestra de responsabilidad personal por haber involucrado al país en una guerra que tan sólo ha servido para convertir a británicos inocentes en objetivo de los terroristas.…  Seguir leyendo »

Tariq Alí es novelista y ensayista paquistaní. Autor de Bush en Babilonia (Alianza Editorial). Traducción de News Clips (EL PAIS, 10/07/05).

La respuesta de Tony Blair a los ataques de Londres fue típica. Flanqueado por Bush y Chirac, defendió «nuestra» civilización: los bárbaros la estaban atacando. No se consideró necesaria ninguna otra explicación. ¿Por qué esos «bárbaros» no tenían como objetivo París o Berlín? ¿Por qué Madrid y Londres? ¿Cabe la posibilidad de que estos terribles actos guardaran relación con la guerra permanente en Irak, en la que los conquistadores «civilizados» ni siquiera se molestan en contabilizar las víctimas civiles iraquíes?…  Seguir leyendo »

Javier Zarzalejos es director de Cuadernos de Pensamiento Político (Cuadernos de Pensamiento Político nº 7, FAES. JUL/05).

Una extraña preocupación por cómo puede o debe acabar ETA se ha apoderado del debate político en España. Entiéndase bien. Lo extraño, por supuesto, no es la preocupación por el fin de la violencia terrorista sino el asumir como propia una preocupación que incumbe primordialmente a ETA. La atención que se está dedicando a este asunto causa mayor perplejidad si se enmarca en dos afirmaciones que se apoyan en una abundante evidencia empírica y, hasta ahora, en un amplio consenso político. En primer lugar, ETA no está preocupada por la mejor forma de desaparecer sino por la manera de sobrevivir. En segundo término, ETA está en la situación de mayor debilidad de su historia.

Leer artículo completo en formato PDF.

Ian McEwan es escritor británico (EL PAIS, 10/07/05)

Nunca el estado de ánimo de una ciudad ha cambiado con tanta rapidez. El miércoles no había lugar mejor en La Tierra. Tras la victoria de la decisión olímpica en Singapur, los londinenses celebraban la perspectiva de una explosión de energía y creatividad nuevas; esas imágenes virtuales de paraísos futuristas surgiendo de barrios empobrecidos y de los baldíos terrenos envenenados por las industrias se iban a construir realmente. Los ecos del rock and roll en Hyde Park y su oleada de emociones cálidas y básicamente decentes no se habían apagado aún. En Gleneagles, la cumbre estaba a punto de abordar al menos -y por fin- el núcleo de las preocupaciones mundiales, y podíamos sentirnos en parte satisfechos de que fuera nuestro Gobierno el que hubiera planteado el orden del día.…  Seguir leyendo »