Viernes, 15 de julio de 2005

Por Ferran Toutain, ensayista (EL PAIS, 15/07/05):

En Cataluña, como en todas partes, el nacionalismo nunca ha dejado de mostrar de una manera u otra su tendencia irreprimible a la exclusión. En los años de CiU, los representantes del PSC y del PPC tuvieron que escuchar casi todos los días cómo se negaba su legitimidad, y recuerdo un artículo aparecido en la campaña de las autonómicas de 1999 en el que un periodista afín al soberanismo expresaba su inquietud por la posibilidad de que Maragall, ¡un político de obediencia española!, llegara a ser presidente de la Generalitat. En círculos nacionalistas, por otro lado, se hablaba a menudo de la «Cataluña catalana» para referirse al caladero de votos, situado más allá del cinturón urbano, en el que suelen faenar con ahínco los pescadores de la flota nacional.…  Seguir leyendo »

Thomas Withington, analista de temas de Defensa del King´s College de Londres (LA VANGUARDIA, 15/07/05)

No ha sido él, tienen que haber sido unas fuerzas por detrás de él». Así explicaba Bashir Ahmed los posibles actos de su sobrino, Shehzad Tanweer, uno de los tres jóvenes británicos que según se cree se suicidaron el pasado jueves en los atentados contra la red londinense de metros y autobuses.

La conmoción, la repugnancia y la incredulidad han sido las respuestas más frecuentes a la revelación de que Londres se ha convertido en escenario del primer ataque suicida contra una ciudad occidental. Por desgracia, no es la primera vez que unos terroristas suicidas con pasaporte británico siembran el terror y el dolor.…  Seguir leyendo »

Burhan Wazir es subjefe de la Sección de Reportajes del diario The Times (EL MUNDO, 15/07/05).

De todas las pruebas que demuestran la confusión mental de los cuatro británicos imbéciles sin remedio que acabaron con sus propias vidas, así como con las vidas de más de 50 londinenses el jueves pasado, la aportada por Jodie Reynolds, de Leeds, una vecina de uno de los suicidas, ha sido la más concluyente. La canción preferida del joven terrorista era un clásico de Eddy Arnold, Make the world go away (Haz que el mundo desaparezca), en la versión de Elvis Presley. «No me puedo creer que ese muchacho, que tenía toda la vida por delante, se echara una bomba a la espalda y se volara con ella», ha declarado Reynolds.…  Seguir leyendo »

John Berger es escritor británico (EL PAIS, 15/07/05).

«Todo el mundo estaba aturdido. Podíamos ver una luz parpadeante y pensábamos que iba a haber un incendio. Al principio, no podíamos abrir la puerta del vagón; cuando salimos, pudimos ver a personas gravemente heridas en el túnel». Éstas son las palabras de Loyita Worley, una pasajera en el metro de la línea circular que se dirigía a Aldgate un poco antes de las nueve de la mañana del jueves 7 de julio.

La gente que se encuentra bajo tierra está, al mismo tiempo, protegida y desamparada. Los túneles son vías de escape y trampas terribles.…  Seguir leyendo »

Joan B. Culla i Clarà es historiador (EL PAIS, 15/07/05)

Situados sobre un mapa, los sucesivos ataques del terrorismo yihadista contra Europa dibujan un trazado sinuoso, serpenteante, pero que avanza inexorablemente desde la periferia hacia el centro: en abril de 2002 fue la bomba junto a la sinagoga de Yerba (Túnez), con una gran mayoría de víctimas europeas; en mayo y noviembre de 2003, el terror golpeó en esas dos ciudades-bisagra entre lo europeo y lo islámico que son Casablanca y Estambul; en marzo de 2004, el objetivo ya fue Madrid; ahora ha sido Londres; y es sólo una cuestión de tiempo y de azar que París, Berlín, Roma o Copenhague conozcan un destino semejante.…  Seguir leyendo »

Daniel Pipes (GEES, 15/07/05).

El terrorismo llega generalmente de forma súbita, pero no así las cuatro explosiones de ayer en Londres, que mataron al menos a 37 personas. Algunos líderes islamistas británicos llevan meses avisando que era inminente tal violencia.

Un grupo islamista británico llamado Al-Muhajiroun – «los inmigrantes» en árabe – afirmó públicamente durante algún tiempo que Gran Bretaña era inmune a la violencia islamista a causa de su tolerante comportamiento hacia los musulmanes dentro de las fronteras del país. En una conversación en abril del 2004, Sayful Islam, de 24 años de edad, que dirige la rama en Luton de Al-Muhajiroun, anunciaba que él apoyaba a Osama Bin Laden «al 100%» en el reto de alcanzar «la dominación mundial del islam», pero continuó para expresar una aversión a perpetrar él mismo actos terroristas en Gran Bretaña.…  Seguir leyendo »

James Phillips es investigador especialista en asuntos de Oriente Medio de la Fundación Heritage (GEES, 15/07/05).

Los atentados de Londres sorprendieron a la mayoría. Pero no a Sir Ian Blair, el comisario jefe de la Policía de Londres. Hace sólo 5 meses, declaró que un ataque a Londres era inevitable.

Desafortunadamente, tal aviso era lógico. Históricamente, Londres ha sido un hervidero de apoyo a Al Qaeda. Las autoridades británicas han descubierto y prevenido por lo menos 6 grandes operaciones de Al Qaeda, incluyendo un ataque planeado contra los medios de transporte masivos de Londres.

La política liberal de Gran Bretaña ofreciendo santuario a disidentes islámicos contribuyó a la concurrencia de tantos militantes islámicos que Londres se ha convertido en “Londonistán” a los ojos de muchos críticos.…  Seguir leyendo »

Tommaso Padoa-Schioppa es columnista del Corriere della Sera (EL MUNDO, 15/07/05).

La reunión extraordinaria de los ministros del Interior en Bruselas y la intervención del titular británico de dicha cartera ante la Eurocámara son ejemplos claros de que la cooperación europea es reconocida como un elemento esencial en la lucha contra el terrorismo.

Que las acciones comunes decididas tras los atentados de Madrid se estén llevando a cabo con lentitud es una prueba más de que la capacidad de la UE para actuar como sujeto de pleno derecho político es todavía insuficiente.

Es indudable que una Europa realmente unida podría hacer mucho más en este campo.…  Seguir leyendo »

Reyes Mate, Profesor de investigación del CSIC (EL PERIODICO, 15/07/05).

Cuenta Kafka en La madriguera que un topo, obsesionado con su propia seguridad, construyó un sistema de protección tan eficaz que acabó siendo su propia trampa. El atentado de Londres ha disparado el síndrome de La madriguera. «El terrorismo –ha declarado Jack Straw, el ministro británico de Asuntos Exteriores– es el primer asunto de la agenda de la Unión Europea» y eso significa que hay que tomar decisiones tan lógicas como crear un sistema común para la obtención de pruebas e intercambio de información entre los servicios policiales.

Pero la cosa no queda ahí.…  Seguir leyendo »

Amir Taheri (GEES, 15/07/05).

No hay modo de razonar con los terroristas, pero el pensamiento detrás de sus acciones está perfectamente claro.

La primera cuestión que viene a la cabeza es: ¿qué les llevó tanto tiempo? La respuesta puede ser que en los últimos cuatro años, las autoridades británicas han logrado evitar ataques en varias ocasiones. David Blunkett, que era el Secretario de Estado británico, fue ridiculizado a menudo por sugerir que éste era el caso.

Establecer la identidad completa de los atacantes puede llevar algún tiempo. Pero la ideología que los motiva, las redes que les sostienen y los grupos que les financian, todos son bien conocidos.…  Seguir leyendo »

Pablo Kleinman es Director General de El Iberoamericano (GEES, 15/07/05)

Tony Blair dijo estar en shock al referirse al hecho de que los suicidas que atentaron en Londres el pasado 7 de julio eran nacionales británicos. Creo que se trata de un comentario ingenuo y poco honesto proviniendo de alguien con la suficiente información como es el caso de Blair. El Reino Unido, al igual que Francia y muchos otros países de la Unión Europea, está lleno de ciudadanos, en su mayoría hijos o hasta nietos de inmigrantes, que por razones de índole sociocultural sienten un profundo rechazo por su país de nacimiento y residencia.…  Seguir leyendo »

Por Montserrat Nebrera González, profesora agregada de Derecho Constitucional y Directora del Centro de Estudios Sociales Avanzados, en la Universidad Internacional de Cataluña (Cuadernos de Pensamiento Político Nº 7, FAES. JUL-SEP/05):

Pensar que una reforma estatutaria profunda puede ser abordada sin la previa reforma de la Constitución, preferentemente a través de la reforma del Senado y con el consiguiente pacto entre los principales partidos estatales, presupone falta de rigor técnico o una peligrosa apuesta por el fraude institucional.

Leer artículo completo (PDF).

Una de las formas posibles de enhebrar la historia política de la España contemporánea consiste en hacerlo en torno a tres ejes fundamentales: libertad, alternancia y democracia. Desde 1812 a 1834, apenas (1820-1823) pudo desarrollarse el primero de dichos términos. Durante las cuatro décadas siguientes (1834-1874) tuvimos una versión balbuceante del liberalismo francés pero sin democracia -que, por otra parte, salvo en la América jacksoniana, no existía en lugar alguno. Tampoco hubo alternancia, sino monopolio de un poder que perseguía y excluía a la oposición, la cual, para recuperarlo, recurría al golpe militar como mecanismo de cambio. Un sistema tosco y violento de relevo que acabó mal: en 1868, lo que comenzó como un pronunciamiento militar progresista convencional terminó en una revolución anarco-federal, provocando, o al menos alimentando, una sublevación carlista (1873) que estuvo cerca de triunfar, en su papel de bombero de la revolución -según un agregado militar francés.…  Seguir leyendo »