Domingo, 9 de octubre de 2005

Por José Ignacio Torreblanca, profesor de Ciencia Política en la UNED (EL PAÍS, 09/10/05):

Existen muchas y buenas razones para abrir negociaciones de adhesión con Turquía y muy pocas para no hacerlo. Pero como ocurre tantas veces a la hora de debatir acerca de algo, si queremos asegurarnos de que el intercambio de argumentos va a ser útil, lo primero que deberemos verificar es que unos y otros estemos hablando de la misma cosa. En el caso de Turquía, los que rechazan la adhesión suelen preguntarse por el impacto de su adhesión sobre la Unión Europea. Mientras que los partidarios de la adhesión suelen adoptar una perspectiva consistente en examinar el impacto de la adhesión sobre Turquía.…  Seguir leyendo »

Por Luis Goytisolo, escritor (EL PAÍS, 09/10/05):

Decir que los problemas que plantea el eventual ingreso de Turquía en la UE son de carácter socio-económico es falsear la realidad. Los problemas socio-económicos existen, pero el creciente rechazo que Turquía suscita entre la población de los principales países europeos va por otra lado: el hecho de que los eventuales ochenta millones de nuevos ciudadanos de la Unión sean precisamente turcos. Es decir, que si por ejemplo fueran polacos o húngaros no se daría tal rechazo. ¿Racismo? Yo diría que no, aunque en más de una mente los matices se confundan. ¿Miedo atávico al turco, enemigo por antonomasia de Occidente?…  Seguir leyendo »

By Peter Baker, a reporter on The Post’s National staff, covered the U.S. war in Afghanistan from 2001 to 2002 (THE WASHINGTON POST, 09/10/05):

The last time I saw Hakim Taniwal, I thought he was a dead man walking.

A slight, aging sociology professor with gentle manners, Taniwal returned to his homeland from exile in Australia after the fall of the Taliban to help build a new Afghanistan. When I ran across him in the spring of 2002, he had been dispatched by Hamid Karzai, the new Afghan president, to the untamed frontier to take over as governor and dislodge a brutal local warlord who ruled over these parts.…  Seguir leyendo »

Por José Jiménez Lozano, escritor (ABC, 09/10/05):

No es fácil hacer una simple enunciación siquiera del descenso y deshilachamiento de la cultura en la vieja Europa que parece decidida a disolverse en la modernidad de la nada, y mucho menos si pensamos en la España que más bien parece interesada en disolverse a sí misma; pero lo que no podría dejar de decirse a propósito del primer asunto es que ese tiempo de descenso es como una gran procesión funeraria.

Es largo ya el tiempo de los funerales de casi todo, o de todo realmente, desde el día en que Nietzsche vio al loco gritando en el mercado de la ciudad y en las iglesias, ante los perplejos habitantes de la ciudad, que Dios había muerto hacía ya doscientos años; y luego todo fue una cadena de noticias mortuorias del pasado, aunque también un festival por esto mismo, y por la aurora que amanecía con ello para la humanidad entera.…  Seguir leyendo »

Por Ignacio Camacho, director de ABC (ABC, 09/10/05):

Todo discurso nacionalista parte del victimismo como fundamento que justifica el delirio de sus entramados argumentales identitarios -nada une más a la tribu que la amenaza externa-, pero el nacionalismo catalán ha sido siempre particularmente experto en la construcción de teorías del agravio. Incluso durante épocas en que el proteccionismo de la dictadura amparaba de manera singular ciertos sectores industriales de la burguesía del principado, cuyos niveles de renta eran tan abrumadoramente superiores a los del resto de España que los trabajadores de Andalucía, Extremadura o Galicia emigraban de forma masiva a Cataluña en busca de recursos de supervivencia, la clase dominante catalana fue capaz de levantar símbolos de agravio con particular eficacia.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO (EL MUNDO, 09/10/05):

Que nadie se ofenda por esta parodia. Pero, sea por la estratégica situación del lugar de alterne que las cobija, sea por su propia habilidad a la hora de resaltar sus encantos, el caso es que Maribel y sus tres amigas, la Pili, la Rufi y la Niní nunca han tenido problemas para cobrarles un buen precio a los acaudalados clientes que acuden a ellas en busca de sus cariñosos servicios.

Esa ha sido también la experiencia de los principales partidos catalanes durante tres décadas de democracia. Maragall y sus tres compañeros de aventura -Mas, Saura y Carod- han vivido ya todo tipo de situaciones en las que sus formaciones políticas han tenido en sus manos los destinos de la España democrática.Si…  Seguir leyendo »

Por Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat de Cataluña (LA VANGUARDIA, 09/10/05):

Este titular no es nada original. Durante los últimos días se ha utilizado en editoriales, artículos, entrevistas. Si tanto se ha prodigado, es que responde bien a lo que sucede. Por ello yo lo utilizo también.

Ciertamente es la hora de España. O si se prefiere, la hora del resto de España.

De Catalunya ha salido un proyecto de Estatut potente. Que rompe esquemas. Que creemos que puede encajar en la Constitución. Pero es cierto que rompe algo más hondo que la Constitución. Rompe ideas y criterios tradicionales sobre lo que es España.…  Seguir leyendo »

Por Augusto Zamora R., profesor de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid (EL MUNDO, 09/10/05):

La decisión del Gobierno español de elevar una nueva valla de separación entre Ceuta y Melilla y Marruecos, como medio para impedir nuevos asaltos de emigrantes, daría risa a Buñuel y podría ser un tema de película para Passolini, dado lo surrealista e innoble de la medida.

Surrealista, porque unos cuantos centenares de metros más de alambres y tubos no detendrán la marea de africanos que el hambre trae a los lindes de Europa. Innoble, porque será el último de los monumentos que el racismo y la mezquindad europeos eleven en tierras africanas.…  Seguir leyendo »