Viernes, 9 de noviembre de 2007

By Jonathan Steele (THE GUARDIAN, 09/11/07):

Six months in office, and Nicolas Sarkozy has not ceased being an embarrassment on the world stage. From his first appearance at the G8 summit in Germany, where he foolishly called for more delay on Kosovo – a move that courtesy forced his new partners to support – to his fawning visit to Washington this week, France’s president is making waves for the wrong reasons. Headstrong and unreflective, Sarkozy risks making an ass of himself.

Take his sudden descent last Sunday on Chad, where a group of French charity workers have been charged with kidnapping scores of children, describing them as orphans, putting fake bandages on some, and seeking to remove all of them from their families for ever.…  Seguir leyendo »

By Asma Jahangir, a Pakistani lawyer under house arrest in Lahore who chairs the Human Rights Commission of Pakistan. She is a member of the international board of the Open Society Institute (THE WASHINGTON POST, 09/11/07):

It was close to midnight last Saturday when Gen. Pervez Musharraf finally appeared on state-run television. That’s when police vans surrounded my house. I was warned not to leave, and hours later I learned I would be detained for 90 days.

At least I have the luxury of staying at home, though I cannot see anyone. But I can only watch, helpless, as this horror unfolds.…  Seguir leyendo »

Por Shlomo Ben-Ami, ex ministro de Asuntos Exteriores de Israel y vicepresidente del Centro Internacional de Toledo para la Paz. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia (EL PAÍS, 09/11/07):

En una ocasión, Kissinger caracterizó Israel, injustamente, como un país que no posee política exterior, sino sólo preocupaciones nacionales. Parece mentira que dijera eso: su estudio sobre dos grandes estadistas europeos, Metternich y Castlereagh, muestra que el primero fracasó porque estaba excesivamente condicionado por sus limitaciones internas y el segundo porque las ignoró. Toda política exterior debe tener en cuenta las preocupaciones nacionales. Sin embargo, John Mearsheimer y Stephen Walt, los autores del célebre y polémico El lobby israelí (Taurus, 2007), han creado un paradigma nuevo.…  Seguir leyendo »

Por Michelle Bachelet, presidenta de la República de Chile (EL PAÍS, 09/11/07):

La Comunidad de Naciones Iberoamericanas se reúne hoy en Santiago de Chile con ocasión de la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, para debatir acerca del tema de la cohesión social y colocarlo como preocupación central de las políticas públicas en la región.

Se trata de una gran oportunidad para nuestras naciones. Sabemos que vivimos en la región más desigual del planeta, producto de un patrón de exclusión política y social que nos ha marcado desde los tiempos de la conquista. Mucho se apostó a que se superaría aquel patrón de marginación con los procesos de democratización y modernización económica de los años noventa.…  Seguir leyendo »

Por José Manuel Gómez-Benítez, catedrático de Derecho Penal (EL PAÍS, 09/11/07):

Las sentencias penales se fundamentan en la verdad material, narran lo que está obje- tivamente probado que ocurrió, no lo que creen los jueces que ocurrió, ni lo que parece que ocurrió.

No existe, por tanto, la verdad judicial, sino la única verdad constitucionalmente posible sobre la comisión de un delito, que es la que está objetivamente probada en una sentencia. Cuando los jueces condenan a alguien por homicidio, por ejemplo, lo hacen porque existen pruebas objetivas que demuestran que, más allá de toda duda, realmente mató a la víctima.…  Seguir leyendo »

Por Angelo Scola, cardenal y patriarca de Venecia, presentó ayer en Madrid su último libro, Una nueva laicidad (Ediciones Encuentro y CEU Ediciones), que acaba de ser traducido al español (EL MUNDO, 09/11/07):

Es necesaria una nueva laicidad para afrontar el cambio de época en el que estamos inmersos; nueva en el planteamiento y, sobre todo, en la práctica de una sociedad civil y un Estado laicos.

La rápida transición de la modernidad a la llamada posmodernidad muestra esta exigencia de forma acuciante, sobre todo a la luz de los atentados terroristas que han golpeado a Occidente y de las guerras que ensangrientan el planeta.…  Seguir leyendo »

Por Mikel Azurmendi, profesor y escritor (ABC, 09/11/07):

Los socialistas dan por sentado que, a resultas de la presencia colonial española en el Magreb, los españoles hemos contraído con los marroquíes una «deuda moral» que habrá de saldarse con la entrega de Ceuta y Melilla. Así lo plasmó su pensador en esta cuestión, Máximo Cajal, en el libro Ceuta, Melilla, Olivenza y Gibraltar. ¿Dónde acaba España?

Sin embargo ni Ceuta ni Melilla están más comprometidas que el resto de las tierras de España con aquella desventura colonial. Y, si acaso, menos que algunas otras que se beneficiaron directamente de la industria de armamento, de pertrechos de guerra y de bienes de consumo para la tropa, por ejemplo Cataluña.…  Seguir leyendo »

Por Daniel Reboredo (EL CORREO DIGITAL, 09/11/07):

La globalización en la que nos encontramos inmersos los ciudadanos del mundo cuestiona un presupuesto fundamental de la primera modernidad, la idea de que el perfil de la sociedad tiende a coincidir con el del Estado nacional. El modelo organizado sobre la base de la identidad cultural y el Estado aparece claramente cuestionado por el modelo globalizador. Pero, por otra parte, en unos tiempos en los que las visiones universalistas de la existencia humana preveían una fusión entre individualidad y globalidad, la especificidad grupal ha recobrado de nuevo su protagonismo societario. El resurgimiento de las identidades étnico-territoriales ha ido a la par del cuestionamiento del modelo centralista del Estado unitario y de ahí que la descentralización, la federalización y la subsidiariedad hayan pretendido acomodarse a esta realidad.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Rius, periodista (EL PERIÓDICO, 09/11/07):

Resulta más que paradójico que el Gobierno marroquí retire a su embajador en Madrid con el argumento de que la visita de los Reyes a las ciudades de Ceuta y Melilla es una provocación, cuando la Gendarmería y el Ejército marroquís han defendido estos últimos tres años las fronteras de dichas ciudades, pese a que Marruecos las considera propias.
Efectivamente, Marruecos jamás ha reconocido jurídicamente la españolidad de dichas ciudades del norte de África. Por esta razón, las aduanas de mercancías entre ambos países son los puertos de Algeciras y Tánger, mientras que Marruecos permite solo el paso por las fronteras de Ceuta y Melilla de personas a pie o en vehículo, que pueden llevar enseres personales o un número limitado de productos.…  Seguir leyendo »

Por Juan-José López Burniol, notario (EL PERIÓDICO, 09/11/07):

Todo iniciado en el estudio de textos legales sabe que, debajo de los mandatos concretos de una ley, subyace siempre una idea axial que vertebra el propósito que ha tenido el legislador al elaborarla. Dicho en corto: una ley responde siempre a una idea. De ahí que el estadio primero de la interpretación jurídica consista en averiguar cuál ha sido la voluntad del legislador. Es una tarea que resulta apasionante. La ley de memoria histórica no constituye una excepción.
En efecto, este texto legal consagra –a mi juicio– la ruptura del contrato transaccional –consenso– en que se fundó la transición, al tiempo que presupone una nueva legalidad, que entronca directamente con la legalidad republicana.…  Seguir leyendo »