Sábado, 12 de enero de 2008

La tentación totalitaria es inherente al humanitarismo de la religión. Del universalismo de la religión nace la fraternidad entre clases sociales y naciones, pero también el odio. Dios puede civilizar a los hombres e igualmente convertirlos en bárbaros. Ahí van cuatro tesis para ilustrarlo.

Primera tesis: la religión instaura la fe como distintivo absoluto. A su lado, todas las desigualdades y diferencias sociales son moderadas y de poca importancia. El Nuevo Testamento dice: "Todos somos iguales ante Dios". Esta igualdad, esta supresión de las fronteras que dividen a los hombres, a los grupos, a las sociedades y a las culturas es lo que sustenta socialmente las religiones cristianas.…  Seguir leyendo »

New Jersey -el Estado de Frank Sinatra, Bruce Springsteen y Whitney Houston- es a los Estados Unidos de América, como Cataluña a España: en 2004 y por cada dólar de sus impuestos federales, los residentes de New Jersey sólo recibían un retorno de 63 centavos, esto es, 37 se iban con la música a otra parte. Y no pasa nada: los norteamericanos seguirán unidos y mandando medio siglo más. Por lo menos. Tomo los datos del Departamento Federal de Comercio, que los publica con luminosidad de vitral cada año.

La afirmación recíproca no es cierta, pues la España oficial vuelve, negra, su espalda a Cataluña y se niega, recalcitrante, a hacer públicas balanzas fiscales que conoce demasiado bien.…  Seguir leyendo »

El mundo ha dado un paso importante hacia el control del cambio climático mediante la aprobación del Plan de Acción de Bali, en las negociaciones mundiales celebradas en Indonesia a principios de diciembre pasado. Puede que el plan no parezca gran cosa, porque, en definitiva, compromete al mundo a seguir negociando, y no a emprender acciones concretas; pero yo soy optimista por tres motivos.

Primero, el mundo mostró la suficiente unidad como para obligar a Estados Unidos a abandonar su intransigencia. Segundo, la hoja de ruta indica un equilibrio razonable de cosas que se han tenido en cuenta. Y tercero, hay soluciones realistas y posibles, lo cual permitirá al mundo combinar el desarrollo económico con el control de los gases de efecto invernadero.…  Seguir leyendo »

Parece mentira -y no deja de encerrar una amarga ironía- tener que decir que la última encíclica de Benedicto XVI, dedicada precisamente a la esperanza, había suscitado una amplia expectativa: la de que no se tratase de un mero ejercicio de banalización con respecto a las expectativas éticas actuales, transmitiendo a la postre un mensaje que cabría considerar en términos de sustancial hipocresía. Esperábamos que no fuese un enésimo documento proveniente de esa especie de cátedra del conservadurismo social que, con demasiada frecuencia, estamos acostumbrados ya a reconocer en la enseñanza de la Iglesia post- y anticonciliar de nuestros días.

La encíclica, Spe salvi, se publica justo ahora, en un presente como el nuestro, cuando por todas partes parece renacer en nosotros la esperanza de que aparezca un signo de cambio capaz de devolvernos el gusto por pertenecer a la Iglesia de Cristo.…  Seguir leyendo »

La parte más conocida del drama del secuestro en Colombia es la que afrontan dirigentes políticos (como es el caso de la ex-candidata presidencial Ingrid Betancourt), miembros de las fuerzas armadas detenidos en combate, parlamentarios y otras personalidades secuestradas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En Colombia hay miles de secuestrados (algunas organizaciones hablan de más de 4.200 a día de hoy), muchos de los cuales están en poder de las guerrillas (el Gobierno afirma que las FARC tienen secuestradas a 774 personas), un porcentaje menor en manos de los paramilitares y hay incluso casos reportados de secuestros por miembros de la fuerza pública.…  Seguir leyendo »

La experiencia de la humanidad en la creación de estados es riquísima y va desde la tragedia a la comedia. Ahí está Andorra. ¿Qué hubiera sido de nosotros sin Andorra? No sé muy bien si el estatuto andorrano es el de nación, Estado, principado o sociedad anónima, pero a ciertos efectos Andorra funciona como un Estado, o por mejor decir, tiene casi todo lo que uno exigiría a un Estado. Para mí es ideal, porque nunca he oído el himno de Andorra y desconozco de qué color patriótico es su bandera, que de seguro los tendrán y serán muy bonitos. También me gusta Gibraltar, y lo digo sinceramente, me parecería mal que dejara de existir, con su estatuto especialísimo, y sus monitos, y sus comerciantes británicos con acento andaluz.…  Seguir leyendo »

Todo el mundo en Oriente Medio habla del "factor turco". Distante e intencionadamente apartada de árabes y musulmanes desde los años veinte del siglo pasado, Turquía ha reaparecido en escena como importante protagonista en la región.

La actual implicación de Turquía en Oriente Medio presenta diversas facetas. Existen problemas como el acceso a los recursos hídricos en el caso de la población kurda; por otra parte, Turquía se implica de manera voluntaria en problemas como el conflicto árabe-israelí y el enfrentamiento entre el islam suní y el chií. Sea como sea, en todos los casos la presencia de Turquía, miembro de la OTAN con un ejército permanente de medio millón de soldados, ha modificado el panorama por completo, en la mayoría de aspectos en sentido positivo.…  Seguir leyendo »

De poco sirven ciertas afirmaciones abstractas (España es una democracia, un Estado de Derecho, un régimen parlamentario plenamente normalizado, etcétera) frente a una concreta acusación de tortura. Un Estado de Derecho no se caracteriza porque resulte físicamente imposible que sus fuerzas de seguridad se salten la ley, como parecen interpretar algunos, sino más bien porque en su interior laten dispositivos legales que posibilitan perseguir cualquier actividad criminal, también la realizada por las fuerzas del orden. Son tales dispositivos los que explican que la tortura y los abusos policiales se tornen menos probables en una democracia que en un régimen autoritario. Por ello, el sentido correcto de la línea argumental no es el que encontramos en el habitual «dado que somos un Estado de Derecho, no hay tortura», sino exactamente el inverso: «si no hay tortura, somos un Estado de Derecho».…  Seguir leyendo »

The roads here are awful, partly because of perennial disrepair and partly because of a 2002 volcanic eruption that covered large areas of Goma with black lava. Now the town is the site of a major peace conference, so a few potholes were filled with sand. One can only hope that whatever results from this meeting has a firmer base.

The conference opened Sunday and is scheduled to end next week. Some 1,300 people are attending. Congolese television showed the inaugural speeches, full of hope. It has been 16 months since the current conflict (the most recent of many) began in North Kivu.…  Seguir leyendo »

I am one of those people who can close their eyes and see Hillary and Norgay on the summit of Everest. I was born the year before that climb, and while I was growing up, Sir Edmund Hillary was the last word in simple, bold heroism. I quietly set him apart in my mind, knowing that I would probably never test my own limits of physical and mental endurance, as he did. What makes the news of his death Friday at age 88 so moving, was his modesty, the sense of a civilian heroism held in reserve apart from that one great moment.…  Seguir leyendo »

Sir Edmund Hillary was a mountain of a man. His physical presence was formidable, his spirit even more so. His face was as long and craggy as the Lhotse face he climbed on his way to the summit of Mount Everest, and his smile as bright as sun reflected off snow. When he conquered the world's highest mountain with Sherpa Tenzing Norgay in May 1953, Hillary - and a new Queen - offered hope to the crumbling post-war British empire. For New Zealanders, and indeed for the Nepalese, he was and remains unmatched.

Countries will sometimes have a person who embodies the best of their national character.…  Seguir leyendo »

From when I was 3, I can only remember two things: shutting a little girl's finger in a door by accident in Bradford and the ascent of Everest by Edmund Hillary and Sherpa Tenzing.

All else from those childish years has gone blank. There is no recollection of the Coronation of 1953; the concept of coronations is too complicated to lodge itself in a toddler's mind. But Everest and Bradford took hold, gripping the infant imagination. Bradford, because of fear. Not sympathy (I recall only a fervent wish the little girl would stop wailing), but fear that her mother would be angry.…  Seguir leyendo »