Sábado, 26 de enero de 2008

The most electrifying political moment I have witnessed came about a dozen years ago, when a young woman in a T-shirt adorned with the image of an elephant strode to the front of the Colombian Senate chamber and denounced the pervasive drug corruption rotting her nation from within.

For three hours, broadcast on national television, Sen. Ingrid Betancourt laid out the case against President Ernesto Samper for taking drug money. She demanded his impeachment. The image on her white shirt represented drug corruption, the elephant in the room that no one dared discuss.

Ingrid, who was a source when I covered Colombia for The Post and is also my friend, is still paying for her courageous action in June 1996, when most of Colombia was cowed by cocaine barons and their political surrogates.…  Seguir leyendo »

Newsweek-The Post's Lally Weymouth interviewed Israeli Defense Minister Ehud Barak in Davos, Switzerland, this week. Excerpts:

Q. You were critical of the latest National Intelligence Estimate on Iran.

A. Our interpretation is that clearly the Iranians are aiming at nuclear capability. It's probably true that . . . they may have slowed down the weapons group in 2003, because it was the height of American militarism. . . . We think that they are quite advanced, much beyond the level of the Manhattan Project. We suspect they are probably already working on warheads for ground-to-ground missiles . .…  Seguir leyendo »

What's the point of listening to the safety instructions given by flight attendants? If there’s a crash, everybody dies, right? Most airline passengers apparently feel this way. More than half of passengers in a large study by the National Transportation Safety Board admitted to routinely ignoring the flight attendants, heeding no more than half of their little spiel. But what the flight attendants say can very well save lives, because in any airplane accident, passengers are five times more likely to survive than to die.

Look at what happened at Heathrow Airport in London last week. A Boeing 777 crash-landed, tearing off the landing gear and damaging the airplane beyond repair.…  Seguir leyendo »

Next week marks the 40th anniversary of an event that seemed to turn the world upside down. In the early hours of January 31 1968, soldiers of the National Liberation Front of South Vietnam and the army of North Vietnam launched what came to be known as the Tet offensive (it coincided with Tet Nguyen Dan, the lunar new year) against the US military and its local allies.The insurgents struck simultaneously across the country, targeting more than 100 cities and towns in what the historian Stanley Karnow describes as an offensive "of extraordinary intensity and astonishing scope ... audaciously shifting the war for the first time from its rural setting to a new arena - South Vietnam's supposedly impregnable urban areas".…  Seguir leyendo »

Los Reyes Magos habían traído a mi hijo Francisco un atlas. Le hizo gran ilusión aunque, 20 días después, él sigue disfrutando más los regalos lúdicos mientras que soy yo quien se entretiene mirando los continentes y países. La curiosidad me hizo compararlo con otros antiguos mapas que estaban en casa. Aunque eran muy sugerentes los cambios en Africa, mi interés se centró en el denominado Viejo Continente, que paradójicamente ha sido el más cambiante. Resultaba fascinante comparar el atlas de mi hijo con el que reflejaba una realidad vigente hace apenas 20 años, remontándome incluso a otros aún más antiguos de 1937 y 1941 que eran de su abuela.…  Seguir leyendo »

Entre las películas que no he vuelto a ver nunca más y que te han quedado fijas, como grabadas en el cerebro, tanto que las podrías recuperar plano a plano en tu ya frágil memoria, hay una que forma parte de nuestra educación escasamente sentimental. Se titulaba La soledad del corredor de fondo y debió de llegar a España ya muy avanzados los sesenta. Estaba basada en un relato de un autor entonces influyente, Alan Sillitoe. La dirigió Tony Richardson, y el inolvidable protagonista no era otro que el gran actor de teatro Tom Courtenay, a quien acompañaba el no menos grande y veterano Michael Redgrave.…  Seguir leyendo »

La cortesía y los buenas formas son más importantes que las propias leyes, decía el filósofo Edmund Burke. Son lo que nos enoja o lo que nos cura, lo que nos corrompe o lo que nos purifica, lo que nos hace mejores o nos degrada, lo que nos banaliza o nos refina, decía el irlandés. En efecto, hay una enorme diferencia entre tratar con una persona amable y educada o con una que no lo es, y, de forma sorprendente, esta virtud está perdiendo valor.

De un sistema disciplinar feroz en la escuela durante el franquismo pasamos a un preocupante abandono de la cuestión del comportamiento en las escuelas, y las consecuencias de este error han sido importantes.…  Seguir leyendo »

No hace falta que lo repitamos ni una vez más: en las cuestiones políticas más relevantes, alcanzar consensos operativos entre los grandes partidos o fuerzas sociales es por lo común deseable puesto que garantiza estabilidad y eficacia. Sin embargo, también puede ser en ocasiones un modo de asfixiar las voces que reclaman salvaguardias contra la razón de Estado o de rechazar planteamientos nuevos que trastornan la plácida rutina vigente. En tales ocasiones, esos consensos resultan más opresivos que beneficiosos.

Por ejemplo, y no menor: durante gran parte de la legislatura hemos añorado decisiones unánimes de socialistas y populares frente al terrorismo, tanto en sus aspectos milicianos como políticos.…  Seguir leyendo »

La política se está judicializando cada vez más, esto es un hecho constatado en toda Europa. Y, como consecuencia de ello, surgen por doquier legítimas voces críticas hacia la actuación de los tribunales, puesto que en definitiva éstos afectan con sus decisiones a intereses partidistas. En ocasiones, sin embargo, la crítica va más allá del concreto contenido de una decisión y llega a cuestionar no tanto su actuación puntual como la misma legitimación democrática de los jueces. O, por lo menos, a compararla desfavorablemente con la legitimación de los representantes elegidos por el pueblo. Se dice que éstos obtienen su legitimidad en un proceso democrático de elección, directa en el caso de los parlamentarios, indirecta en el de los gobiernos.…  Seguir leyendo »

El 31 de diciembre de 2007, en su discurso a la nación francesa, el presidente Sarkozy recurrió a la noción de "política de civilización" para definir el sentido que pretende darle a su acción durante su mandato. Sus consejeros hicieron saber inmediatamente que esa idea provenía del libro que Edgar Morin y yo escribimos en 1997, y cuyo título, Política de civilización, era ya toda una declaración de intenciones. De lo que estoy seguro es de que el presidente Sarkozy no ha tenido el tiempo de dedicarle la atención necesaria a la primera versión del libro, que contenía, en efecto, una crítica muy dura a la globalización liberal y una reflexión sobre la renovación del vínculo social incompatible con la política que su Gobierno está llevando a cabo 10 años después.…  Seguir leyendo »

La legislatura que ahora da sus últimos pasos se inició en materia territorial con un gran objetivo: reformar limitadamente la Constitución para, entre otras cosas, dotar al Senado de un carácter territorial más nítido en su naturaleza, funciones y composición. La reforma partía de la constatación de que se habían agotado las posibilidades de potenciar ese carácter territorial del Senado desde los preceptos constitucionales que hoy lo regulan y de que la evolución del Estado de las Autonomías hacía necesaria y urgente la reforma. Un objetivo que, por cierto, ha sido una constante de los proyectos políticos y propuestas electorales de la mayoría de los partidos políticos desde hace varias legislaturas.…  Seguir leyendo »

El filósofo Friedrich Nietzsche escribió que no nos libraríamos de Dios -léase aquí: de una forma de entender el mundo- mientras siguiésemos creyendo en las leyes de la gramática. Este aforismo bien puede aplicarse a la vida política española, desde hace un tiempo estancada a causa de una artificial distinción entre política "interna" y política "exterior".

Resulta que se habla incomparablemente más de ETA que de Al Qaeda; mucho más de cómo contentar a los obispos que de integrar a los musulmanes en nuestro suelo; más de la última subida de los transportes que de nuestras empresas en América Latina; mucho más de las declaraciones tempestuosas de un segundón de la política nacional que de nuestro presente y futuro en la Unión Europea.…  Seguir leyendo »