Martes, 4 de marzo de 2008

Twenty years ago, when The Post decided to send me to South America as a foreign correspondent, the first thing I did was run out and buy a copy of Evelyn Waugh’s «Scoop.» Published in 1938, Waugh’s great comic novel charts the misadventures of William Boot, a mild-mannered columnist who normally ekes out a living by writing, badly, about the English countryside — «Feather-footed through the plashy fen passes the questing vole,» goes one classic Boot line — but mistakenly is sent to cover a civil war in the fictional African nation of Ishmaelia. High jinks ensue.

One of the book’s many delights is its over-the-top depiction of the swashbuckling, cutthroat, hilariously amoral British press.…  Seguir leyendo »

In the run-up to the NATO summit in Bucharest next month, the Bush administration has launched an intensive diplomatic campaign to persuade our European allies to send additional combat troops to southern Afghanistan, where the Atlantic alliance has been struggling against a resurgent Taliban.

Persuading our reluctant partners to increase their commitments in Afghanistan is important — both for the sake of the war effort and for the viability of NATO itself.

Yet the April summit also provides an opportunity for the administration to bolster another critical ally that can provide the troops needed to prevail against the Taliban: the armed forces of Afghanistan.…  Seguir leyendo »

New European treaties have always been occasions for disagreement in British politics but never before, as far as I’m aware, a pretext for civil disobedience. Those who climbed a crane in Parliament Square early yesterday morning to demand a referendum on the Lisbon treaty can therefore be credited with a first. Suffragettes chained themselves to railings to demand votes for women and a committed few went to prison for resisting the poll tax, but no one has flouted authority to stop the march of qualified majority voting or preserve the EU’s rotating presidency. MPs voting on a referendum tomorrow have been warned.…  Seguir leyendo »

The outburst of violence in and around Gaza puts Israel’s government in an unbearable dilemma: should it invade Gaza, to halt the Palestinian rocket fire and oust the Hamas government, or try to negotiate a stable ceasefire with Hamas. Both options carry high political and strategic risks, and the outcome will set the course of Israeli-Palestinian relations for the foreseeable future.

In the eyes of most Israelis, the seeds of the fighting were sown by the Israeli pullout of Gaza in August 2005. It was morally and strategically right. But Israel failed to disengage itself from Gaza. Palestinian terrorist groups kept firing rockets into Israel, and Israel remained responsible for Gaza’s wellbeing.…  Seguir leyendo »

In a private room in a suburban Beijing restaurant, hidden – probably – from the watchful eyes of the state security apparatus, Teng Biao counts the cost of being a human rights lawyer in China. His reckoning gives a troubling insight into the price others pay as Britain and other western countries pursue a policy of engagement with the Communist regime.

Teng says he has been harassed by the police, threatened with the sack by his university, and has had his passport confiscated. His email and phone are monitored. But that is nothing compared to the sufferings of those he tries to defend.…  Seguir leyendo »

Recientemente supimos que Fidel Castro ha dimitido como jefe del régimen cubano, y sentí una mezcla de esperanza y escepticismo sobre el futuro de Cuba. Esperanza, porque la esperanza nunca se puede perder. Y escepticismo, porque me he decepcionado tantas veces en los pasados 49 años, que ya me he acostumbrado a ver múltiples oportunidades desperdiciadas por el Gobierno de Cuba para abandonar el modelo totalitario y encaminarse hacia la democracia y el respeto a los Derechos Humanos. Ahora vemos que Raúl Castro formaliza su mandato y da sus primeros pasos con ambiguos mensajes que parecen reforzar los viejos hábitos. Por un lado, rodeándose de la vieja guardia castrista, y, por otro, con tenues signos positivos, como el recibimiento al Cardenal Bertone en La Habana hace unos días.…  Seguir leyendo »

Si una noche de invierno un viajero llegase, como a mí me pasó recientemente, a Calcuta, le podría sorprender la profusión de grandes paneles publicitarios que, a lo largo de todo el recorrido en coche desde el aeropuerto al centro de la ciudad, anuncian los regalos del día de San Valentín. El hecho de que uno no esté enamorado en el momento actual no es razón suficiente para denigrar la celebración; más de una vez he comprado con tal motivo flores y relojes de pulsera y he sido regalado con una pluma estilográfica o una corbata por el ser que entonces me quería; pero aun así pongámonos sensatos: el obispo cristiano que casaba subrepticiamente a las parejas romanas en el siglo III después de Cristo nunca ha tenido un gran perfil fuera del mundo anglosajón, y entre él y, por ejemplo, San Pascual Bailón o Santa María de la Cabeza, no hay color santoral.…  Seguir leyendo »

Al calor de la campaña electoral y de las opiniones de Mariano Rajoy sobre la inmigración, una de las mayores preocupaciones de estos días parece ser si las musulmanas en España llevan pañuelo porque quieren o porque las obligan. Y sin embargo, sería absurdo pensar que el proceso de pañuelización o hiyabización que está teniendo lugar en el mundo musulmán, incluso en el europeo, pueda resolverse en estos términos. La trampa es que hay dos cuestiones separadas: este proceso de hiyabización, por un lado, y la retórica anti-inmigración, que diría la antropóloga Verena Stolcke, presente en los partidos europeos del centro y de la derecha, retórica que se contagia a una buena parte de la prensa, incluida la gratuita, que es la que llega a más gente.…  Seguir leyendo »

I. Es realmente extraño que con lo que ha sucedido durante estos últimos cuatro años exista esta sensación de vértigo de que lo mismo puede ganar el PSOE que el PP. Para un observador foráneo que llegase a España le sería difícil comprender lo que, aparentemente, está sucediendo. Podría comprobar que el país ha vivido cuatro años de fuerte crecimiento económico, y que la renta por habitante ha superado a la italiana. ¡Quién lo podía imaginar hace unos años! Es cierto que podría darse cuenta de que los precios han subido, también las hipotecas y que los salarios no han tenido tanta suerte como los grandes beneficios de las empresas.…  Seguir leyendo »

Los Juegos Olímpicos de Pekín, que se celebrarán el próximo mes de agosto, serán un torneo político. Desde que Pierre de Coubertin los reinventara, los Juegos Olímpicos siempre han estado politizados. Los primeros tuvieron lugar en 1896 en Atenas para avergonzar a los turcos que aún ocupaban el norte de Grecia. Los Juegos de Berlín de 1936 celebraban el triunfo de la ideología nazi. Los Juegos de Seúl de 1988 abrieron las puertas a la democratización de Corea. ¿Serán los de Pekín como los de Seúl o como los de Berlín? ¿Serán la apoteosis de un régimen autoritario o el principio de su defunción?…  Seguir leyendo »

Incluso en Estados Unidos, el país del cambio constante, existe un establishment político que cambia muy lentamente en tanto presidentes y funcionarios van y vienen cada cuatro años o, con más frecuencia, ocho.

En teoría, es muy difícil identificar a los miembros de este conglomerado porque no resultan especialmente conocidos, cultos o ricos a ojos del público en general, si bien algunos de ellos reúnen todas estas cualidades.

En la práctica, sin embargo, es muy sencillo, porque todos viven en un puñado de enclaves situados en Washington DC y sus zonas residenciales y casi todos son socios de clubs o asociaciones que funcionan como si fueran clubs, como por ejemplo el Consejo de Relaciones Exteriores.…  Seguir leyendo »

Sabido es que en las elecciones presidenciales rusas que acaban de celebrarse todo el pescado estaba vendido. Las únicas incógnitas, menores, que había que despejar afectaban a dos cuestiones. Si la primera era la relativa a los porcentajes de voto de los candidatos ‘opositores’ -un 18% para el del Partido Comunista y un 10% para el del Liberal Demócrata-, la segunda, más enjundiosa, nos obligaba a preguntarnos por los niveles de abstención. Limitémonos a reseñar al respecto de esta última que los datos son poco concluyentes, en la medida en que tanto puede decirse que esa tercera parte de abstencionistas refleja el malestar de una parte significada de la sociedad como invocar la presunta desidia, a la hora de acudir a los colegios electorales, de muchos ciudadanos que sabían que el resultado de las presidenciales estaba cantado desde mucho tiempo atrás.…  Seguir leyendo »

Desde el triunfo del PSOE en marzo del 2004, la jerarquía católica española expresó su más radical oposición al Gobierno de Zapatero, a quien declaró una guerra sin cuartel, con el apoyo del Vaticano –a veces explícito, otras implícito–, y en alianza con el PP, a quien ha superado en radicalidad en su tarea de oposición hasta adoptar posiciones de extrema derecha.

Primero lo acusó de ser «fundamentalista laicista», acusación que no resistía la carga de la prueba, ya que el trato de favor de los gobernantes socialistas hacia la Iglesia católica ha superado con creces al resto de los gobiernos que le han precedido.…  Seguir leyendo »

Yo voté, y animé no solo a mis amigos y familia, sino a todos los ciudadanos de Rusia a que fueran a las urnas y depositaran sus votos, a pesar del hecho de que el resultado era predecible e incluso estaba programado.

La popularidad del presidente Vladimir Putin, quien apoyó a Dmitri Medvédev y después accedió a ser su primer ministro, hizo que el resultado fuera inevitable. Mucha gente en nuestro país se mostró crítica de esta especialísima característica de nuestras elecciones. No se dio a los votantes una auténtica oportunidad para comparar las propuestas de los candidatos sobre cómo gestionar los problemas del país.…  Seguir leyendo »