Sábado, 29 de marzo de 2008

No me sorprende el despiste que algunos nacionalistas muestran al calibrar los resultados del 9-M. No mucho tiempo antes creían ver en el desastre de Kosovo un modelo o al menos algo de lo que podía sacarse una lección positiva. Ahora creen que sus problemas son debidos a la bipolarización electoral o a la voluntad de evitar el estropicio de la llegada de los populares al poder. Todo menos aceptar la realidad, reconociendo que han llegado a su tope electoral.

Ocurre que la marea nacionalista ha llegado a la pleamar; lo que queda ya es bajada, descenso y mengua. Puede parecerles injusto a los partidos nacionalistas.…  Seguir leyendo »

Las elecciones municipales francesas siempre han servido de indicador de la evolución de los comportamientos políticos y las aspiraciones reales de los electores. A pesar de ser locales, estos comicios tienen un significado nacional, más obvio aún en el caso de los últimos, ya que se han celebrado diez meses después de la victoria de Nicolas Sarkozy en las presidenciales de 2007.

Cuando un partido gana las municipales suele subrayar su carácter simbólico a escala nacional, y al perderlas, su dimensión estrictamente local. Es precisamente esto último lo que ha hecho el Gobierno de Nicolas Sarkozy. Sin embargo, es evidente que estas elecciones tienen un doble carácter -local y nacional-, sobre todo cuando se convierten en un maremoto a favor de una tendencia política.…  Seguir leyendo »

Like pensions and insurance, defence is one of those subjects to which too many people only pay attention when things go wrong. You might think, in the light of the past decade, that this would have changed. But you would be sadly mistaken.

Even today, even after Iraq, few mainstream MPs without an immediate personal or constituency interest in the subject turn up in the Commons for defence debates. Many politicians who are thoughtful about a range of domestic issues still pass by on the other side when the conversation gravitates to the military. In this they reflect the British public’s preference for a quiet life.…  Seguir leyendo »

Sacré bleu! Has there ever been an entente more stereotypicale? To observe President Sarkozy’s state visit to Britain this week has been to exist in a sort of sitcom rendering of Anglo-French relations – and all the more amusing for it. In fact, so stereotypically did each of the characters involved discharge themselves that the affair made Allo! Allo! look like a triumph of three-dimensional nuance.

To pluck a few of our cast at random, there was the oleaginous Frenchman who charmed us against logic and our better judgment, his fabulously glamorous wife (they’ve known each other 10 minutes, don’t you know – but these Europeans are so passionate).…  Seguir leyendo »

No fue la decisión correcta. Fue una decisión estratégicamente equivocada, además de ilegal. Cinco años después y todavía durante mucho tiempo la población iraquí y la Humanidad en su conjunto seguiremos sufriendo las consecuencias de aquella decisión. No voy a malgastar mucho espacio en argumentar sobre la ilegalidad de la acción armada de Estados Unidos y Reino Unido jaleada de forma bufonesca por el ex-presidente Aznar. La inmensa mayoría de los especialistas de Derecho Internacional de los más variados estados calificaron aquella acción como ilegal. Fue una agresión armada sin fundamento jurídico alguno. El Derecho Internacional no permite usar la fuerza a ningún Estado ni a grupos de estados para derribar una dictadura (por definición, todas las dictaduras violan los Derechos Humanos).…  Seguir leyendo »

Con la edad se me ha exacerbado el desprecio hacia los signos identitarios. Lo que no es folklore – y lo digo en el mejor sentido de la palabra, el de cultura popular-, o es barbarie o no vale un carajo. En los interminables trayectos en autobús entre Siracusa, Catania y Palermo, me daba por pensar en el valor de los gestos sicilianos, que usurpó la mafia convirtiéndolos en signos identitarios difícilmente comprensibles para los foráneos. La realidad ha ido confirmando la leyenda según la cual la palabra sirve para ocultar las intenciones pero un movimiento de manos, un modo de mirar, una leve inclinación de la cabeza…, llevan certificado de veracidad.…  Seguir leyendo »

¿Han cambiado las maneras de pensar sobre el islam y los musulmanes desde el 11 de septiembre del 2001? ¿Conforman aún una amalgama entre esta religión y el terrorismo? ¿Meten en el mismo saco a árabes e iraníes, a suníes y chiíes? Dicho de otro modo, ¿ha aumentado o ha menguado el miedo al islam?

Al reparar en el caso del diputado holandés Geert Wilders, autor de una película en la que denuncia el islam y considera que «el Corán es un libro fascista», uno se ve tentado a afirmar que las aguas aún no han vuelto a su cauce y que el malentendido entre las civilizaciones ha persistido a causa de esta clase de provocaciones que prosiguen y potencian el trabajo de Theo van Gogh, asesinado por un holandés de origen marroquí el 2 de noviembre del 2004.…  Seguir leyendo »

El 30 de marzo, a partir de medianoche, entra en vigor un nuevo acuerdo aéreo de cielos abiertos entre la Unión Europea y Estados Unidos. Por primera vez, las compañías aéreas europeas y norteamericanas podrán volar de un lado a otro del Atlántico sin limitaciones, ni en las dimensiones de los aparatos, ni en la frecuencia de los vuelos, ni en los destinos, ni en los precios.

Este acuerdo es histórico por el alcance, el impacto y la ambición que ofrece. Afecta a los 27 estados de la UE y a Estados Unidos, es decir, a más de 800 millones de personas, y aplica un enfoque innovador en materia de reglamentación internacional: sustituye la miríada de acuerdos bilaterales entre cada uno de los estados miembros y EEUU, incluidas las restricciones.…  Seguir leyendo »

La noticia pasó desapercibida. La espesa niebla había retenido en Split (Croacia) a las delegaciones de alto nivel que debían presidir una transferencia de autoridad, un relevo casi rutinario, en la base de Camp Butmir, en Sarajevo, el cuartel general de la Eufor, la fuerza de la Unión Europea para Bosnia. Javier Solana; nuestro ministro de Defensa, José Antonio Alonso; el de Alemania, Franz Joseph Jung; el ministro de Exteriores de Portugal, Luis Amado, y el Jefe de Estado Mayor del Ejército, Carlos Villar, tuvieron que contentarse con intercambiar en aquel aeropuerto opiniones sobre la evolucionada situación en los Balcanes y sobre el futuro de Kosovo.…  Seguir leyendo »

The first time I felt this thing was in 1991, waiting outside the polling station in the Zambian village of Mazabuka and asking wrinkled little men and women coming out if they felt better after voting. Yes, they all said. We want change. Within days, President Kaunda was gone, after 27 years of bumbling, benign dictatorship that brought nothing but poverty.

Two years later I felt it in the wet, lightless streets of Blantyre in Malawi at 4am, where queues coiled endlessly round the buildings. I asked the people waiting in silent determination what they were going to do. Change, they said.…  Seguir leyendo »