Domingo, 7 de junio de 2009

Hace unos 500 años, en algunas zonas de Europa occidental, ocurrió algo curioso en la sociedad humana. En vez de pequeñas unidades territoriales -ducados, principados, ciudades libres, áreas gobernadas por caudillos anárquicos y fronteras llenas de violencia- aparecieron varias naciones-Estado (España, Francia, Inglaterra y Gales), cuyos Gobiernos poseían poderes extraordinarios: el monopolio del ejército y la policía, el derecho a recaudar impuestos y el establecimiento de estructuras uniformes de gobierno, además de una asamblea nacional, una lengua común, una bandera, un sistema de correos y todos los demás atributos de la soberanía que los 192 miembros actuales de la ONU dan por descontados.…  Seguir leyendo »

Cuando un responsable político hace una declaración, no está opinando como cualquier ciudadano sobre un problema. Se está comprometiendo con una acción. Por eso roza el ridículo minimizar la importancia del compromiso contraído en El Cairo por el presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, diciendo que sólo son palabras.

Con palabras empezó la política de choque de civilizaciones. Con palabras se gestó la Guerra de Irak. Con palabras se inició la satanización del “otro”, del que es diferente, convirtiéndolo en enemigo, clasificándolo a partir de arbitrarios ejes de malos y buenos. Y con palabras entramos en un periodo desastroso de unilateralismo y gendarmería internacional, tanto en seguridad como en materia financiera.…  Seguir leyendo »

Leo con el apetito de una muchacha que piensa que va a encontrar al Príncipe Encantador en los libros”, escribió Isak Dinesen. La literatura nos permite vivir con más intensidad nuestra propia vida y tener aventuras que estén a la altura de nuestros anhelos y sueños. El lenguaje poético, según la gran escritora danesa, debe responder al sentimiento del placer pero también del deber. Amar algo es apropiarse de su vitalidad, como hace el cazador con las piezas que cobra, pero también hacerse responsable de ello. Algo, en suma, muy cercano a la experiencia amorosa.

“Una entrega encantada”, así definió Ortega el amor.…  Seguir leyendo »

Parece que, en otros tiempos, la sexualidad de los adolescentes fuera cosa de curas y, de un tiempo a esta parte, lo sea de los médicos.

En la primera transición, se evidenció la necesidad sociosanitaria de hacer prevención de conductas sexuales de riesgo (embarazo adolescente, sida), lo que llevó a la escuela a unos especialistas externos que llevaban a cabo intervenciones concretas y de tipo informativo. Pero estos profesionales, normalmente sanitarios, pronto se dieron cuenta del corto alcance de esas intervenciones, por ser demasiado específicas. Se veía necesario llevar a la práctica un tipo de prevención más inespecífica, que fomentara en los adolescentes habilidades y estrategias personales que les ayudaran a resolver de manera positiva las posibles situaciones de riesgo.…  Seguir leyendo »

Resulta escalofriante pensar que, veinte años exactamente después de la matanza de Tiananmen, pocos ciudadanos jóvenes de China tengan demasiada idea de lo que ocurrió en aquella ocasión. Muchos ciudadanos chinos desarmados murieron a manos del Ejército de Liberación Popular el 4 de junio de 1989, no sólo en las cercanías de la plaza de Tiananmen, sino también en ciudades de toda China. La mayoría no eran estudiantes, que iniciaron la manifestación pacífica contra la corrupción y la autocracia, sino trabajadores comunes, la clase de personas a las que un partido comunista debería representar.

Los jóvenes no saben nada al respecto, porque la mayoría de los padres han guardado un silencio absoluto para que ni sus hijos ni ellos tengan problemas y porque ese asunto nunca aparece en los medios de comunicación oficiales chinos; es tabú.…  Seguir leyendo »

El 22 de abril de 1787 una abigarrada flotilla rusa de 11 galeras especialmente armadas y acompañada por una escolta de numerosas barcas comenzó a navegar el Dnieper desde las inmediaciones de Kiev en dirección sur, rumbo a la recién conquistada Crimea. En la primera de ellas, bautizada con el propio nombre del río, viajaba Catalina la Grande, Zarina de todas las Rusias desde el derrocamiento y asesinato de su marido un cuarto de siglo antes. En la segunda, llamada Bug, se había instalado el organizador del viaje a quien todos denominaban Serenissimus, acompañado de sus cinco sobrinas y al parecer amantes.…  Seguir leyendo »

Sobre todo desde Joaquín Costa y Ortega y Gasset, el europeísmo español vio en Europa una respuesta a los complejos de marginalidad y atraso del país, y un ideal político y social. Bajo el franquismo, Europa adquirió para los españoles un extraordinario poder simbólico, como encarnación de democracia y modernidad. España se incorporó a Europa (1986) con sorprendente facilidad y trabajó en las instituciones europeas desde el primer momento con entusiasmo y eficacia.

España fue una gran sorpresa para Europa. Formada en una visión de España que incorporaba una sucesión de estereotipos negativos -la leyenda «negra» de los siglos XVI y XVII; el país «oriental» de toreros y cigarreras del romanticismo; el país «trágico» de la guerra civil; el tiempo de silencio de la dictadura; la España del turismo barato de las playas y el sol del Mediterráneo y Andalucía-, Europa se encontraría con una España de comisarios, euro-diputados y euro-funcionarios eficaces y competentes, que apoyaba decididamente el proceso de integración, que cumplía rigurosamente los criterios para la unión económica y monetaria, que crecía sostenidamente y por encima de la media europea, que cuando le correspondía presidía con acierto y discreción la Unión Europea, y que se movía con absoluta comodidad en todos los foros internacionales (cumbres políticas o económicas, grandes reuniones regionales, congresos mundiales,…): Europa redescubría ahora a los españoles como «los alemanes del sur».…  Seguir leyendo »

En los últimos quince años la eco-innovación, o también llamada innovación para la sostenibilidad, ha tomado una creciente relevancia como un nuevo ámbito de análisis y de intervención política. En este artículo queremos llamar precisamente la atención sobre la oportunidad que presenta este tipo de innovación ya no sólo como clave para afrontar algunos de los retos más importantes que tienen en el presente las economías mundiales en relación al medio ambiente (calentamiento global, contaminación atmosférica, acidificación o la ocupación del suelo) sino como elemento tractor de la competitividad de las empresas e incluso, aún más, del surgimiento de un posible nuevo modelo productivo basado en la sostenibilidad.…  Seguir leyendo »

La evolución demográfica española se transformó con la llegada de inmigrantes que relanzaron el crecimiento, recuperaron la natalidad, redujeron levemente el envejecimiento y contribuyeron decisivamente a resolver la demanda de un mercado laboral al alza. La prosperidad económica pasada hizo mejorar las variables demográficas básicas en proporciones impensables pocos años antes. Fuimos durante algún tiempo el escenario de un mundo feliz sin especiales preocupaciones por el futuro. Pero de repente se deshizo la ilusión. La crisis económica, generalizada y profunda, acampó entre nosotros con vocación de permanencia. Sus efectos sobre la economía están siendo devastadores, teniendo a su vez influencias demográficas.…  Seguir leyendo »

Hay quien cree, bien sea por ingenuidad o por ideología, que en el sector público no existen problemas de agencia, es decir, que la relación entre los principales (los ciudadanos) y sus agentes (los burócratas y los políticos) está exenta de la problematicidad característica de esta relación, la de garantizar que el agente obre siempre en el mejor interés de su principal.

En efecto, muchos piensan que los políticos, los burócratas, o los simples funcionarios, son guiados desde el momento en que ingresan al servicio público por el solo interés en defender el bien común, no por sus propios intereses: con lo cual el problema estaría resuelto antes siquiera de plantearse.…  Seguir leyendo »

No hablo de un buen político o de un mal político según sus aciertos o errores profesionales. No me fijo en su bondad o maldad íntimas, cosa de arriesgado juicio, si bien influye en la ética que rija su conducta pública. Lo que pretendo es trazar, sin maniqueísmo alguno, la línea moral que distingue y opone el uno al otro a partir del propio concepto de política.

Es archisabido que «lo político» designaba en la Grecia clásica todo cuanto concernía a la polis, a la ciudad. Hoy se refiere a todo ese amplio conjunto de entes políticos que van desde el más humilde distrito municipal hasta el Gobierno de un mundo globalizado, pasando por los estados nacionales y sus comunidades internas.…  Seguir leyendo »

Hace ya 30 años que el Parlamento Europeo (PE) es elegido por sufragio universal directo. En este tiempo su papel ha cambiado radicalmente. En 1979 era una asamblea consultiva, hoy es la institución clave de la Unión Europea, y si mañana entra en vigor el Tratado de Lisboa lo será más todavía. Pero vivimos una extraña paradoja: a medida que crecía su importancia, la participación en las elecciones ha ido disminuyendo. Creo que es así porque los ciudadanos no son bastante conscientes de la importancia de lo que se decide en el PE, desde lo que afecta a la vida cotidiana, como la calidad de los alimentos, la seguridad de los juguetes o las tarifas telefónicas, hasta los grandes temas que van a decidir nuestro futuro, como la emigración o el cambio climático.…  Seguir leyendo »

Years ago, as the Cold War was coming to an end, I said to my fellow leaders around the globe: The world is on the cusp of great events, and in the face of new challenges all of us will have to change, you as well as we. For the most part, the reaction was polite but skeptical silence.

In recent years, however, during speaking tours in the United States before university audiences and business groups, I have often told listeners that I feel Americans need their own change — a perestroika, not like the one in my country, but an American perestroika — and the reaction has been markedly different.…  Seguir leyendo »

On June 14, 1989, I was in the Associated Press bureau in Beijing. I had just filed a story about the reopening of the U.S. Embassy in China’s capital. As the sun streamed through the office’s grubby windows, the phone rang.

“This is the police in charge of resident foreigners in China,” a male voice on the other end announced. “Are you Pan Aiwen?” He was using my Chinese name.

“Yes,” I replied.

“You are ordered to appear at our bureau immediately,” he said. Click.

Three days later, I was on a plane bound for Hong Kong, expelled from China. Officially, I stood accused of stealing state secrets and violating martial law provisions.…  Seguir leyendo »