Martes, 9 de junio de 2009

Resulta una paradójica ironía que representantes de la política progresista de este país defiendan públicamente la actual reforma del aborto atacando a los profesionales de los centros acreditados que han atendido esta demanda durante más de 20 años. Es una ironía que para justificar una reforma se atribuyan a los centros acreditados prácticas ilícitas sin datos que puedan sustentarlas. Es paradójico en suma que los legisladores progresistas, que han tenido en sus manos la posibilidad de reformar mucho antes esta ley, atribuyan los males que derivan de una legislación insegura e imprecisa a quienes la han interpretado generosamente para atender a más de 100.000 mujeres en nuestro país durante el último año.…  Seguir leyendo »

Quizá ya ha llegado la hora de hacer balance, pero de verdad. Estos días se han hecho todo tipo de valoraciones –antes y después de la jornada electoral del domingo día 7 --, pero, en general, y salvo alguna excepción, son reflexiones y análisis sobre la campaña, los resultados, la abstención, y muchas generalidades sobre el futuro de Europa. Es decir, comentarios coyunturales.

En mi opinión, es necesaria una reflexión en profundidad temporal, hacia arriba y hacia abajo, porque a lo que hemos llegado es a un gigantesco malentendido: la clase política, los medios de comunicación, los analistas, entre unos y otros no paramos de incriminar a la opinión pública, la ciudadanía europea, porque se empeña en no entender la importancia de lo que está en juego, la crucial importancia de su voto.…  Seguir leyendo »

El resultado de las elecciones al Parlamento Europeo no por esperado resulta menos preocupante. Desde hacía semanas la prensa internacional venía haciéndose eco de los sondeos publicados, al tiempo que trataba de desentrañar las razones del creciente desinterés de los ciudadanos por las instituciones europeas. Si hace cuatro años sólo el 45,47 por ciento se acercó a votar, en esta ocasión la media ha caído hasta el 43,01 por ciento. No es casual. Tras un período de ampliación, con todo lo que ello supone, la Unión se dispuso a dar un salto adelante a partir de un nuevo gran tratado. Con la ampulosa y contradictoria denominación de Tratado de la Constitución, las instituciones se embarcaron en un proceso que concluyó en fracaso.…  Seguir leyendo »

En el verano de 1981, cuando realicé el viaje por el Curueño que me serviría de base para mi libro El río del olvido, vivían en aquel valle más de 4.000 personas. Hoy difícilmente llegan a las mil. Las malas comunicaciones, el envejecimiento de la población, el desplome de la ganadería y la minería -sus dos pilares fundamentales-, junto a la falta de horizontes y de trabajo para los jóvenes y la casi absoluta carencia de inversiones del Estado, salvo para indemnizar a la gente por dejar de trabajar y hasta por irse, han condenado a aquel valle, como a toda la montaña leonesa, a una muerte segura e irreversible, salvo en los contados sitios en los que tienen la suerte (antes era una desgracia) de que les nieva abundantemente, por lo que cuentan con estaciones de esquí y con las infraestructuras que conllevan éstas.…  Seguir leyendo »

Tras una campaña tan gris, uno se siente tentado a aconsejar a los nuevos parlamentarios europeos que se limiten a tomar iniciativas modestas. Dan ganas de decirles que, ya que no han despertado el interés de los ciudadanos por las grandes cuestiones, deberían dedicarse a las pequeñas, como la estandarización de los cargadores de los teléfonos móviles o el etiquetado de los productos alimentarios (y procurar no revisar la composición del vino rosado). La legitimidad, al fin y al cabo, también se construye de abajo arriba.

Pero no van a poder dedicarse a labores sencillas. En los cinco próximos años, la Unión Europea ha de superar una prueba triple.…  Seguir leyendo »

A nadie le ha pasado desapercibido: la derecha ha ganado las elecciones al Parlamento Europeo y, sin embargo, se ha producido el derrumbamiento del programa que la sustentaba, el neoliberalismo. Además, en la mayor parte de las capitales europeas gobiernan partidos de derechas (las excepciones serían España, Portugal, Austria, Bulgaria, Hungría, Eslovaquia y Eslovenia, más el moribundo Gobierno laborista de Reino Unido), pero todos ellos están aplicando para salir de la crisis recetas más propias de la socialdemocracia (del neo-keynesianismo). O sea, la derecha domina en Europa la política, pero la izquierda domina las políticas.

¿Qué es lo que explica esta aparente paradoja?…  Seguir leyendo »

A veces, la política tiene moral. Lo prueba el extraordinario resultado conseguido en las elecciones europeas del domingo por Daniel Cohn-Bendit y su formación, Europa-Ecología: un 16% de los votos, igualando el porcentaje de los socialistas franceses. Desde el primer momento, el líder ecologista hizo una campaña fundamentalmente europea, basada en un proyecto de sociedad ecologista y social, apoyado en su amplia experiencia de parlamentario en Estrasburgo.

Los politólogos suelen decir que en las llamadas elecciones intermedias los electores no responden a las cuestiones planteadas. Otro cliché que se ha caído por los suelos. Porque, aunque no hayan sido muchos los que han votado, los franceses han primado a las listas centradas en el objetivo del escrutinio; es decir, en la elección de diputados europeos y no en la expresión de las preocupaciones internas, como el castigo al Gobierno en el poder o el voto útil a la izquierda, que los electores han considerado algo inútil.…  Seguir leyendo »

As intellectuals and liberal Russians, we have read with great interest many recommendations American experts have compiled for President Obama regarding the U.S.-Russian relationship. While there are several constructive ideas, many of these reports reflect a serious misunderstanding of the situation in Russia and the course it is following.

We object, for example, to the basic proposition of calling for a return to realpolitik because some believe that the worsening of Russian-American relations was mainly caused by Washington's insistence on "tying policies to values." The result, some American "realists" argue, is that the United States needs to build a new relationship with Russia based on "common interests and common threats."…  Seguir leyendo »

We've been waiting and waiting, but the widely predicted European backlash -- against capitalism, against free markets, against the right -- has not come. There are no demands for Marxist revolution, no calls for nationalization of industry, not even a European campaign for what the Obama administration calls "stimulus" -- a policy more colloquially known as "massive government spending."

On the contrary: In last weekend's European parliamentary elections, capitalism triumphed, at least in its mushy European form. Admittedly, these European polls are a peculiar species of election. Far fewer people vote in them than vote in national elections, and those who do cast ballots are far vaguer about what their deputies, once elected to the European legislature, actually do.…  Seguir leyendo »

I used to fear that President Obama was overestimating the power of his personal history as an instrument of foreign policy. Now I wonder if he might have been underestimating.

In several interviews during the long presidential campaign, Obama mentioned the potential impact in other countries of seeing an American president with an appearance and a life story like none of his predecessors. He spoke of how the Muslim world especially, addressed by a president who had a Muslim father and who spent years of his childhood in a Muslim country, might be more inclined to believe that the United States is not an enemy of Islam.…  Seguir leyendo »

President Obama's speech to the Islamic world was a groundbreaking event. Never before has a young, dynamic American president, beloved both by his countrymen and the nations of the world, extended so timely and eager a hand to a part of the globe that, recently, had seen fewer and fewer reasons to trust us or to wish us well.

As important, Mr. Obama did not mince words. Never before has a president gone over to the Arab world and broadcast its flaws so loudly and clearly: extremism, nuclear weapons programs and a faltering record in human rights, education and economic development — the Arab world gets no passing grades in any of these domains.…  Seguir leyendo »

La economía española ha registrando un incremento sostenido generador de empleo desde 1995 hasta 2007. En efecto, la economía española ha crecido por encima del 3,2% anual acumulativo, lo que ha permitido crear más de 8,5 millones de empleos. Este proceso fue intensivo en consumo de energía, especialmente eléctrica, por su alta elasticidad-renta.

Actualmente, sobre todo en crisis, resulta fundamental disponer de un sector energético eficiente que permita mejorar nuestra competitividad al objeto de incrementar nuestro potencial de crecimiento, lo que permitiría reducir el tiempo de recesión y, sobre todo, abrir la posibilidad de un crecimiento futuro suficiente para crear, de nuevo, empleos netos.

Leer artículo completo (PDF).

Juan E. Iranzo, Director general del Instituto de Estudios Económicos y catedrático de Economía Aplicada.

El interrogante nuclear: situación, perspectivas e incertidumbres del anunciado “renacimiento nuclear”.

Resumen:

Después del fracaso económico y social de los años 70 y de no haber podido resolver satisfactoriamente en todos estos años sus múltiples problemas, la industria nuclear iba camino de una lenta pero inexorable agonía. Sin embargo, la necesidad de reducir las emisiones de CO2, el previsible declive de la producción de combustibles fósiles y el continuo incremento de la dependencia energética de los países más avanzados han reavivado la opción nuclear, hasta el punto de convertirla en uno de los elementos centrales del debate energético mundial. En este debate, sin embargo, a menudo se soslayan las causas del abrupto fin de la primera era nuclear, pasando por alto que algunas de ellas siguen vigentes, y que por tanto podríamos asistir a una repetición de lo ocurrido décadas atrás.…  Seguir leyendo »

El Partido Laborista del Reino Unido está completamente desunido. Los acontecimientos que han rodeado la remodelación del Gobierno estos últimos días no lo podrían haber ilustrado de un modo más gráfico. Como consecuencia de ello, los británicos nos encontramos debilitados y despistados ante la doble crisis que afecta al país: la económica y la de la absoluta merma de la confianza de la opinión pública en nuestro sistema parlamentario.

Después de lo ocurrido en las elecciones europeas, donde los laboristas sólo hemos obtenido el 15,3% de los votos, mi opinión es que, aun siendo dolorosa, la mejor decisión que podemos tomar los laboristas es cambiar a nuestro actual líder, Gordon Brown, quien ha entregado su vida al Partido Laborista y al servicio público.…  Seguir leyendo »