Lunes, 15 de marzo de 2010

La legislación española en materia de recursos penales incumple el Derecho internacional. Cuanta más condena se impone a un justiciable, sorprendentemente, menores son las garantías para verificar si fue justa o no. Es incompresible, y constituye una violación de derechos fundamentales, que una persona juzgada y condenada en una Audiencia Provincial o en la Audiencia Nacional por delitos con penas superiores a cinco años de prisión, o en un Tribunal Superior de Justicia en el caso de aforados regionales, sólo pueda interponer contra esa condena, como única posibilidad legal, recurso extraordinario de casación ante el Tribunal Supremo, que le impide la revisión íntegra de la condena; mientras que los condenados a penas que no excedan los cinco años por juzgados menores (instrucción, penal o central de lo penal) disfrutan del denominado derecho a la doble instancia o doble grado, a través del recurso de apelación que, en cierta medida, permite una revisión casi completa de la condena.…  Seguir leyendo »

Europa vuelve, hoy y mañana, a examinar a Grecia. Pero sobre todo, a sí misma. El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, ha prestado un enorme servicio, al acelerar el viaje hacia una verdadera unión económica. Tras encajar el más draconiano plan de austeridad, inició su campaña contra los especuladores antieuro. Y puso a la Unión Europea ante el espejo, anunciando que si ésta no cumple su parte del contrato, apoyar en caso necesario a Grecia, ésta recurriría incluso al Fondo Monetario Internacional. Una salida equivalente a certificar la inanidad internacional de la moneda única. «Si Grecia cae, el euro deja de tener sentido», apostillaba el presidente francés, Nicolas Sarkozy.…  Seguir leyendo »

Europa, o se espabila o puede desaparecer como unidad política, aplastada entre China y Estados Unidos. Hay síntomas preocupantes. La cumbre de Copenhague, a la que un simple acuerdo entre los dos grandes, antes de la reunión, dejó sin contenido, y a Europa, la anfitriona y la campeona del medio ambiente, compuesta y sin novio. Otro, la ausencia de Obama de la próxima cumbre Europa-EE UU a celebrar en España. En este caso, lo peor son las disculpas: el presidente, dicen, tiene muchas cosas importantes que hacer en su país y no puede perder el tiempo en Europa. Son dos muestras.…  Seguir leyendo »

Durante la época de la dictadura, la amnistía fue una de las principales reivindicaciones de las fuerzas democráticas de la oposición, encontrándose a la misma altura que la exigencia de un Gobierno provisional, la reinstauración de las libertades y los estatutos de autonomía.

La necesidad de reconocer a los cientos de miles de ciudadanos que habían sufrido todo tipo de represión por sus actividades políticas de oposición al franquismo constituyó una imperiosa necesidad de justicia, a la que siempre se opuso la voluntad implacable del dictador. Por eso, cuando se aprobó la solicitud de amnistía al Gobierno en el Congreso Nacional de la Abogacía, celebrado en León en 1970, la conmoción social y política fue enorme, provocando una serie de pronunciamientos a su favor de otros colegios profesionales e instituciones de todo tipo, que el Gobierno sólo pudo contener en parte declarando un mini estado de excepción.…  Seguir leyendo »

In the UK only about 26 per cent of the population believe the scientific consensus that climate change is happening and is man-made. Many feel they are being steamrollered into believing something false or flakey that will make them poorer or stop them flying.

Given this dangerous mood of scepticism, it is no surprise that the IPCC — the body that represents the integrity of climate-change scientists across the world — is being attacked.

Let’s be honest, sometimes the Intergovernmental Panel on Climate Change does get it wrong. It was an error to include a poorly sourced claim in its 2007 report about the rate at which Himalayan glaciers are melting; but this mistake was marginal — it did not influence any of the IPCC’s main conclusions or appear in the summaries of the report.…  Seguir leyendo »

La visita del presidente Obama a China en noviembre pasado, sus elogios a la cultura oriental y el anuncio solemne de una nueva era en las relaciones bilaterales basada en la inclusión en su agenda de los principales temas globales parecían sugerir un notable esfuerzo de pasar página, apostando por una colaboración estratégica activa basada en una confianza mutua de largo alcance. Pero la ausencia de gestos por parte de China en asuntos clave para Washington como el déficit comercial o la apreciación del yuan, junto a las medidas proteccionistas adoptadas por la Casa Blanca, han enrarecido el clima bilateral, emergiendo la inercia de las viejas diferencias.…  Seguir leyendo »

Seguramente no hay un lugar y una hora preciso del deceso, pero es un secreto a voces, una de aquellas verdades que todo el mundo comparte, aunque nadie se atreve a proclamar para no aparecer como el enterrador oficial de una bella idea. Pero la realidad es que el federalismo catalán ha muerto, al menos en su versión buenista, aquella que nos prometía una relación amable con España, la superación de las viejas rencillas y del mercadeo constante de votos aquí y allá. Bueno, quizá sería más exacto decir que lo han matado, o que fue envenenado de muerte el mismo día que se decidió el café para todos, en las postrimerías de la Transición, y lo que ahora está haciendo el Tribunal Constitucional es una suerte de autopsia para cumplimentar el acta de defunción.…  Seguir leyendo »

La historia de las sociedades es la historia del «trabajo vivo» de jóvenes y maduros que revitaliza el «trabajo muerto» de quienes se fueron, objetivado en obras, en cultura, también en instituciones. Los jóvenes, los herederos, pueden despilfarrar esa herencia o pueden multiplicarla. Pero lo que hagan dependerá de lo que nosotros hayamos hecho con ellos. Y me temo que no es nada positivo. Hablamos de algo más de nueve millones de españoles, el 21por ciento de la población. Pero ha sido una caída en picado, de modo que son pocos pero, además, van a menos. La nuestra es una sociedad envejecida en la que ya tenemos más abuelos que nietos: casi un millón más.…  Seguir leyendo »

El 20 de enero del 2010 se cometió  un asesinato a plena luz del día en una habitación de un hotel en Dubái. Las cámaras lo grabaron todo. Todo: los preparativos, los disfraces, la técnica, los rostros y las máscaras, las pelucas y los accesorios deportivos. Todo. La videovigilancia no distingue entre ladrones y violadores, entre la simple agresión de un gamberro y la acción premeditada de un comando de asesinos enviado por un Estado para eliminar a su adversario, al enemigo. Todos o casi todos los estados han hecho algo así durante la guerra fría. Pero lo que ha hecho el Mosad, el servicio secreto israelí, es un asesinato clásico en el que, generalmente, no se dejan huellas y no se encuentra nunca a los autores del crimen.…  Seguir leyendo »