Martes, 13 de julio de 2010

Last Sunday, during the World Cup final, suicide bombers struck two targets in Kampala, Uganda, killing 74 people and turning a global celebration into an unspeakable tragedy. The Somali militant group al-Shabab has claimed responsibility for the attacks, which targeted both a rugby centre frequented by foreigners and an Ethiopian restaurant. The bombers targeted Uganda because it is a leader in the African Union-led military force in Somalia backing the country’s unpopular and fragile western-supported government.

The bombings demonstrate that al-Shabab, the former militia wing of the Union of Islamic Courts – the ruling group deposed by the US and Ethiopia in late 2006 – is a potent force that has the ability to strike outside of the country.…  Seguir leyendo »

Es complicado recordar un momento de la Historia reciente en que España estuviera tan unida como el domingo, cuando Andrés Iniesta marcó el gol que convirtió a nuestra selección en campeona del mundo. Las banderas y camisetas rojigualdas que inmediatamente llenaron las calles, coloreando la alegría de los aficionados, eran la prueba de que -dejando aparte la religión- el fútbol estructura y configura la vida de más millones de personas que ninguna otra realidad social.

Ni la posmodernidad, ni la razón o la política son fuerzas suficientes para cohesionar a la sociedad. Los más prestigiosos diarios generalistas, y aun económicos, han dedicado páginas enteras, y hasta editoriales, al fútbol durante este Mundial de Sudáfrica que ha consagrado a la extraordinaria generación de los Xavi, Casillas o Puyol.…  Seguir leyendo »

Se puede decir que en el código genético de la socialdemocracia se encontraba el reformismo. De hecho, inició su singladura, hace ya más de un siglo, cuestionando el dogma dominante entre aquellos que conformaban el movimiento obrero y aceptando lo que hasta entonces había sido su mayor enemigo: el capitalismo.

La socialdemocracia apostó por reforma frente a revolución. Y lo hizo porque adquirió la conciencia de que a través de la reforma del capitalismo se podían alinear los beneficios del mercado con la equidad y el progreso social. Desde entonces, esa visión, que posteriormente dio lugar a la economía social de mercado, ha aportado décadas de gran prosperidad a toda Europa y un amplio espacio para la consecución de grandes conquistas sociales.…  Seguir leyendo »

Antes incluso de que empezara la unificación de Italia, o poco después de que se concluyese, no faltó quien dijera que nuestro país era «una expresión geográfica». En realidad, tras una primera exploración superficial, Italia es efectivamente una expresión geográfica; como lo son en cierto modo todas las naciones, añadiría yo, porque el carácter de un marsellés no es el carácter de un bretón. Hay distancias abismales. De la misma forma, el carácter de un siciliano no es el carácter de un lombardo.

El problema de Italia consiste en que, mientras la unidad de Italia fue un proceso histórico irrevocable hacia el que todos nos encaminamos, dicha unidad se llevó a cabo de forma bastante desma-ñada, con errores que hemos ido arrastrando hasta nuestros días.…  Seguir leyendo »

La próxima semana haré mi migración anual de Oxford a Stanford. Estas dos universidades están entre las mejores del mundo, pero la británica Oxford tiene un problema del que la estadounidense Stanford carece. De cómo lo afronte, de cómo le permita afrontarlo el Gobierno británico, podremos deducir hasta qué punto el Reino Unido y Europa abordan con seriedad sus propósitos para el siglo XXI. Si, en los próximos años, ni siquiera Oxford puede mantenerse en la misma superliga que Stanford, quedará claro que toda la palabrería sobre la «economía del conocimiento» de Europa no es más que eso, europalabrería.

El desafío de Oxford es específicamente británico, pero también típico de Europa.…  Seguir leyendo »

Sostienen los filósofos pesimistas que lo peor del deseo es que llegue a convertirse en realidad. Los hedonistas, por el contrario, sostenemos que la tentación no existe, sino que es una realidad disfrazada de deseo. Quisimos tanto a la selección española de Sudáfrica que el deseo de todos nosotros, ciudadanos españoles, se cumplió como se cumplen siempre las realidades de los españoles: con mucho sufrimiento, con sensaciones dubitativas, con una fe que ya quisiera para él cualquiera de los carboneros que cargan con esa leyenda. ¿Cuál fue el secreto de verdad para ganar el Mundial de Sudáfrica? El fútbol, según se sabe porque lo dijo una vez Gary Lineker, es un juego que inventaron los ingleses para que siempre ganaran los alemanes.…  Seguir leyendo »

En el voto particular a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut, el ultramontano magistrado Jorge Rodríguez-Zapata Pérez abre su escrito con un apunte algo desconcertante: «Cuando han sido necesarios cuatro años de debate para llegar a sostener que la mayor parte de los artículos del nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña (EAC) se ajustan a la Constitución es evidente que quienes han apoyado esta sentencia han tenido graves problemas para argumentar sus tesis». Este comentario daría para toda una crónica. En cualquier caso, no parece que los problemas habidos hayan sido problemas de argumentación, sino más bien da la impresión de que han respondido a la confrontación de dos sectores en un proceso donde –al menos esa es la imagen que se ha percibido socialmente– lo que contaba era el fluir y el influir de los votos de los distintos magistrados y magistradas, independientemente de la quebradiza posición en que se encontraba el propio tribunal y de la brillantez jurídica de los sucesivos siete proyectos de ponencia.…  Seguir leyendo »

Hace varios años comentaba a mis colegas del IESE que, con la globalización, las crisis económicas serían más profundas de lo que habían sido hasta entonces. Mi razonamiento es que, hace unas décadas, las economías de los distintos países estaban moderadamente interconectadas, de modo que cuando un país entraba en recesión, tardaba cierto tiempo en contagiar sus males a los países próximos a él, de modo que difícilmente estaban varios países simultáneamente con problemas. Así, la última crisis que padecimos, la de 1993 empezó en Estados Unidos en 1991. En 1992 se trasladó a Europa y a España, con los Juegos Olímpicos y la Expo de Sevilla, no nos llegó hasta 1993.…  Seguir leyendo »

Voilà maintenant quelques années que l’Europe gouvernée par une majorité conservatrice et libérale s’enfonce dans la crise. Les dirigeants conservateurs et libéraux ont, tant au niveau national qu’européen, échoué à coordonner les plans de relance en 2009. Ils ont été en retrait sur la régulation financière et sont intervenus avec retard face à la crise budgétaire qui a touché la Grèce.

Aujourd’hui, ces mêmes dirigeants s’enferment dans des plans d’austérité renforcée et ne proposent aucune stratégie active de sortie de crise. Ils créent ainsi les conditions d’une récession continentale. Les fondements mêmes de l’Union européenne sont fragilisés par l’absence de solidarité européenne.…  Seguir leyendo »

Prior to the introduction of the euro, European economies running big trade deficits routinely devalued their currencies against the Deutschmark and other currencies tied to it. This prompted allegations of beggar-thy-neighbor activity and even calls for protectionism.

One of the key arguments for the euro was that it would put an end to these so-called “competitive devaluations,” opening the way for a deepening of the European Union’s single market and improved economic growth.

But competitive devaluations between members of the eurozone are alive and well and arguably pose a bigger threat to the single market — and with it to the future of the euro — than currency flexibility ever did

Germany is often held up as an example of how to deal with the rigors of the euro.…  Seguir leyendo »