Jueves, 29 de julio de 2010

Antes, cuando me dominaba la euforia y creía que los toros eran inexpugnables, acostumbraba a rematar mis optimismos con esta redondilla: «Esta es la Fiesta española/ que viene de prole en prole/ y ni el Gobierno la abole/ ni habrá nadie que la abola». Pues nos han abolido, en Cataluña nos han abolido, aunque queda aún tela por cortar: trámites burocráticos, recursos legales, nada. El resultado de la votación en el Parlament no ha podido sorprender a nadie. Las fintas de algunos partidos nada podían contra la matemática pura y dura del juego parlamentario. Trece votos de diferencia a favor de la prohibición y nueve abstenciones han dictado sentencia.…  Seguir leyendo »

No estoy descubriendo nada si digo que el régimen de partidos lleva un siglo perpetuándose gracias a un formidable arsenal de estrategias legales pero también -y sobre todo- retóricas. Un caso paradigmático es el tratamiento del tema de la abstención. Solo en la última década hemos tenido índices de abstención del 60% en países latinoamericanos donde el voto no es obligatorio y superiores al 55% en los comicios europeos de 2009 y en los regionales de países como Francia e Italia. Salta a la vista que esos niveles de abstención piden a gritos algo más que reajustes del sistema, y sin embargo los partidos juegan magistralmente al despiste.…  Seguir leyendo »

Las polémicas en torno a los toros, la caza del zorro, el trato a los animales de granja, de laboratorio, las exhibiciones en circos y zoológicos, el cuidado de los animales de compañía, han reavivado desde el último tercio del siglo pasado una pregunta que en el mundo occidental venía planteándose al menos desde el siglo XVIII: ¿tienen derechos los animales?

Así dicho, la respuesta no puede ser hoy más palmaria: sí, claro, tienen los derechos que les conceden las legislaciones de un buen número de países, que cada vez precisan más el trato que debe dispensarse a los animales; un trato que, como mínimo, exige no provocar sufrimiento inútil.…  Seguir leyendo »

Desde hace al menos tres años la naturaleza de las relaciones entre Colombia y Venezuela ha cambiado. En ese sentido, la dinámica doméstica y fronteriza que tiene la lucha armada en Colombia y los profundos cambios político-militares en el mundo andino hacen que el entrelazamiento entre conflicto interno e internacional sea hoy más probable. Si a ello se suma el papel gravitante y contradictorio de Estados Unidos en las relaciones triangulares entre Bogotá, Caracas y Washington, entonces se tiene un panorama aún más complejo.

El dato más novedoso es la transformación del dilema de seguridad entre Colombia y Venezuela. Si bien el dilema de seguridad entre Bogotá y Caracas no es nuevo ni excepcional, ha alcanzado un grado de escalamiento inusitado.…  Seguir leyendo »

Quizá lo más importante de la vida sea la muerte. Lo que diferencia al ser humano del resto de la creación es que sabemos que vamos caminando hacia ella.

«Avive el seso y despierte, / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando…». Así canta el poeta español Jorge Manrique y así también cantaba el poeta inglés Andrew Marvell: «But at my back I always hear / Time’s wingéd chariot hurrying near». (Pero a mi espalda siempre estoy oyendo / el carro alado del tiempo que se acerca corriendo»).

El ser humano, dada su sensibilidad (su alma, dirían los cristianos) intenta caminar hacia la muerte con la mayor dignidad posible.…  Seguir leyendo »

Es muy frecuente leer y escuchar estos días que la sentencia del TC sobre el Estatut es una sentencia política. Nada más erróneo: sus argumentaciones – por supuesto discutibles, ahí está algún valioso voto particular-están fundadas en estrictos razonamientos jurídicos. Más todavía, precisamente la resolución del TC ha sido tan negativa para las intenciones de quienes propusieron el Estatut desde Catalunya porque algunas de las bases jurídicas en las que se sustentaba su texto eran, desde el punto de vista del derecho, insostenibles. En este artículo intentaremos analizar someramente algunas de las más significativas.

Previamente, dejemos sentado que el Tribunal Constitucional, al pronunciar su sentencia, ha tenido en cuenta algo que es común en las jurisdicciones de ese género: el máximo respeto al legislador en virtud del principio de conservación de las leyes, principio derivado, sobre todo, de su presunción de constitucionalidad dada la legitimidad democrática de los parlamentos, es decir, de los órganos que las aprueban.…  Seguir leyendo »

Beliefs in witchcraft and other occult forces are widespread in Africa, as they are in many other parts of the world. Animist beliefs consider death, disease, crop failure and other disasters not as natural occurrences, but as the result of the activities of supernatural powers. Families commonly consult traditional healers who divine the cause of the calamity. In some cultures, spirits are held responsible, while in others, individuals are identified as witches and blamed for the misfortune. Usually old and marginalized persons are scapegoated, but in recent years there have been increased reports of children, even toddlers, being accused of witchcraft in parts of Africa.…  Seguir leyendo »

News of Cameron’s visit may have been sidelined by Pakistan’s worst-ever air disaster. Yet his speech in Bangalore, India, has fast become infamous here. It isn’t so much the substance of his remarks that have raised our collective ire. We have already heard ad nauseum that Pakistan must end its double game of supporting both the militants and US-led forces in the region. No, what irked was the fact that they were uttered in the heart of elite India. Coming from a first-term British prime minister on his first official tour of the south Asian country, Cameron’s comments inevitably fed the perception that the world, and especially India, is out to get Pakistan.…  Seguir leyendo »

Toda Europa había sido un hervidero de supersticiones y crueldades; de censuras, quemas de herejes y represiones, y de torturas públicas de animales humanos y no humanos, incluidos el lanzamiento de gatos desde las torres de las iglesias, las peleas de perros y de gallos y de perros contra osos, y los encierros, acuchillamientos y corridas de toros. Frente a tanta sordidez y violencia, la Ilustración trajo a Europa la apertura de las mentes y la suavización de las costumbres. Las tradiciones más sanguinarias fueron abolidas en casi todas partes. Sin embargo, en España apenas hubo Ilustración y Fernando VII cortó de cuajo sus débiles brotes, restaurando la Inquisición y la tauromaquia, entre otros horrores.…  Seguir leyendo »

In March I wrote about the Obama administration’s contribution to the election campaign under way in Venezuela, where voters will choose a new national assembly in September. I predicted that certain things would happen before September, among them some new «discoveries» that Venezuela supports terrorism. Venezuela has had 13 elections or referenda since Hugo Chávez was first elected in 1998, and in the run-up to most of them, Washington has usually done something to influence the political and media climate.

The intentions were already clear on March 11, when General Douglas Fraser, the head of the US Southern Command was testifying to the US Senate.…  Seguir leyendo »

Despite the surprise ditching of Kevin Rudd as Australia’s 26th prime minister last month, a large proportion of Australians heaved a sigh of relief when he walked the plank. True, he once enjoyed record levels of public support, but people had become heartily fed up by the time he was «assassinated». Despite his tough talk about pulling Australia up by its bootstraps, there was a distinct lack of progress to show for it. Policy around issues such as climate change, asylum seekers and healthcare seemed confused and shambolic. Plus, Rudd proved to be a truly incomprehensible communicator.

So quite apart from the cheers that went up when Australia (belatedly) got its first female PM, there was a real sense of hope at Julia Gillard’s self-appointment.…  Seguir leyendo »

La prohibición, tristemente, se hizo realidad. El brazo ejecutor ha sido la política, que rechaza la fiesta de los toros por su identidad con España, pero el terreno estaba abonado y en celo desde que en 1965 falleció Pedro Balañá Espinós, uno de los más grandes empresarios taurinos de la historia. Muerto don Pedro, nadie siguió su estela, y, mientras languidecía la afición, ocupaba su terreno la política, que ha minado, sin prisa pero sin pausa, todos los cimientos taurinos de Cataluña hasta alcanzar su objetivo final.

La política ha entrado en tromba por la puerta de cuadrillas, y la libertad ha salido cabizbaja, magullada y herida por la del desolladero.…  Seguir leyendo »

Por supuesto, no es el caso presentar argumentos a favor o en contra de mantener las corridas de toros, como suele decirse: quienes tienen que justificar la insólita medida son los que han decidido prohibirlas parlamentariamente. Hay gente a la que le gustan los toros y otros muchos que no han pisado una plaza en su vida o que sienten repugnancia por la fiesta: es la diversidad de los hijos de Dios. Pero que un Parlamento prohíba una costumbre arraigada, una industria, una forma de vida popular… es algo que necesita una argumentación muy concluyente. La que hemos oído hasta la fecha dista mucho de serlo.…  Seguir leyendo »