Viernes, 4 de febrero de 2011

When Tunisian President Zine el-Abidine Ben Ali abruptly fled Tunisia’s chaos,becoming an exile of a nation that he and his wife reportedly used as their personal cookie jar, it was deja vu all over again.

Amid rumors that Mr. Ben Ali fled along with 1.5 tons of gold (worth approximately $65 million), his escape seems eerily reminiscent of president-for-life Jean-Claude “Baby Doc” Duvalier’s escape from Haiti. According to reports, it appears that both leaders fled aboard aircraft filled with stolen loot from countries that had endured nearly two decades of corruption and nepotism under their regimes. In a mysterious turn of events and after 25 years in exile, Mr.…  Seguir leyendo »

In 1985, as a teenager in Kenya, I was an adamant member of the Muslim Brotherhood. Seventeen years later, in 2002, I took part in a political campaign to win votes for the conservative party in the Netherlands.

Those two experiences gave me some insights that I think are relevant to the current crisis in Egypt. They lead me to believe it is highly likely but not inevitable that the Muslim Brotherhood will win the elections to be held in Egypt this coming September.

As a participant in an election campaign, I learned a few basic lessons:

• The party must have a political program all members commit to with a vision of how to govern the country until the next election.…  Seguir leyendo »

Hosni Mubarak’s promise this week to initiate constitutional reform in Egypt and then step down at the end of his presidential term in September did little to mollify the anger of the demonstrators protesting his rule. Many protesters seemed to agree with the assessment of the opposition leader Mohamed ElBaradei that it was “a trick” intended to buy time. With the regime-sponsored ugliness now engulfing Tahrir Square, demands for Mr. Mubarak’s immediate resignation have grown only more urgent, and the risk of a violent conclusion appears to have grown.

But there may still be a chance to effect the “orderly transition” that Secretary of State Hillary Rodham Clinton has called for.…  Seguir leyendo »

Astronomers announced last month that, contrary to previous assumptions, the orbiting body Eris might be smaller than Pluto after all. Since it was the discovery in 2005 of Eris, an object seemingly larger than what had been considered our smallest planet, that precipitated the downgrading of Pluto from full planet to “dwarf,” some think it may be time to revisit Pluto’s status.

Most of us can’t help rooting for Pluto. We liked the idea of a ninth planet, hanging out there like a period at the end of the gorgeous sentence of the solar system. It gave us a sense of completeness.…  Seguir leyendo »

Gran parte del mundo, pero muy especialmente Estados Unidos y Europa, están expectantes con la rebelión de las masas en los países árabes, sobre todo de una incipiente clase media que se rebela contra sus dirigentes dictatoriales, aliados de Occidente, reclamando libertad, justicia y una mejor redistribución de la riqueza.

En los 100 últimos años, casi tres generaciones de pueblos del norte de África y de Oriente Medio han sido tuteladas y colonizadas por las potencias europeas, sobre todo por Inglaterra y Francia, y después también por EEUU. Ya en el siglo XXI, en la nueva era de la globalización y de las comunicaciones en tiempo real, con la telefonía móvil, internet y sus redes sociales, no es de extrañar que comience a estallar el polvorín de descontento y desigualdad que se mantenía bajo control dictatorial en el Magreb y en Oriente Medio.…  Seguir leyendo »

Si los levantamientos que se encadenan en determinados países árabes tienen en común una misma motivación, a saber, la expresión ultrajada de un hartazgo y de una necesidad vital de emancipación y de libertad, los regímenes totalitarios contestados son muy diferentes los unos de los otros. En Yemen se trata de una dictadura estática, esclerotizada, sin proyecto real de sociedad y sin dinámica, basada exclusivamente en las alianzas tribales. Una dictadura virtual, sorda, opiácea, que ha instalado al pueblo en el estoicismo y la renuncia.

En Túnez, el régimen, nacido a partir de una esperanza de renovación y de progreso, cayó en la trampa de una espantosa estrechez de miras que condujo a Ben Ali a perder de vista la oportunidad de poder inscribir su nombre con letras de oro en la historia de su país.…  Seguir leyendo »

Cuando se produjo la implosión del sistema financiero global allá por el otoño de 2008, fundamentalmente en Estados Unidos y Europa, porque Japón llevaba muchos años en una prolongada crisis, hubo un clamor general para que los responsables políticos intervinieran. Dejar caer a Lehman Brothers, primer banco de inversión del mundo, se consideró un error y el pánico se propagó por todos los países centrales. La recesión mundial fue la consecuencia de ese estallido.

Algunos consideramos que la política, ausente en la era de hegemonía del pensamiento de la “mano invisible del mercado”, de la desregulación, estaba de vuelta. Los irresponsables que con sus malas prácticas nos llevaron a esta catástrofe, se agazaparon y pidieron a gritos ser rescatados.…  Seguir leyendo »

Las manifestaciones que se están dando en Túnez, primero, y Egipto, a continuación, son ante todo un movimiento ciudadano. No se limita a una revuelta popular, ni a una sublevación social por las pésimas condiciones socioeconómicas en que se vive. Es una demanda firme de ejercer sus derechos de ciudadanía. Y están todos juntos, musulmanes, cristianos, islamistas, laicos, clases medias, estudiantes, intelectuales. Desde hace años todas las encuestas sociológicas que regularmente se hacen entre las opiniones públicas árabes nos estaban diciendo sistemáticamente que su principal aspiración era gozar de un Estado de derecho. Pocos atendían a este sustancial dato, tan ocupados siempre en el peligro islamista, el velo islámico, preservar el statu quo… De ahí la sorpresa.…  Seguir leyendo »

Las relaciones entre España y Cataluña se han ido empobreciendo y deteriorando de forma progresiva en los últimos tiempos. Se puede y se debe revertir ese proceso, pero no va a ser tarea fácil. Se trata de unas relaciones que siempre han sido y siempre serán complejas y cambiantes. Unas relaciones que requieren esa «larga paciencia» de la que hablaba Ortega y Gasset. Es inútil, en todo caso, tratar de simplificarlas acumulando tópicos y lugares comunes; y peligroso, muy peligroso, encararlas con dogmatismos o prejuicios de cualquier género. Es este uno de esos temas en los que los ignorantes y los fanáticos suelen tener mucho más protagonismo del que merecen.…  Seguir leyendo »

“Esto no es el final. Ni siquiera es el principio del final”, dijo Winston Churchill en noviembre de 1942. “Pero quizá sea el final del principio”. Podríamos llegar al mismo diagnóstico tras observar los acontecimientos de las últimas semanas en el mundo árabe y, sobre todo, en Túnez y Egipto.

Por apasionantes y espectaculares que sean, los acontecimientos no constituyen una verdadera sorpresa. Hacía mucho tiempo que los dirigentes de ambos países, Zin el Abidin Ben Ali y Hosni Mubarak, eran impopulares y que se esperaba que abandonaran el poder. Se podría haber previsto sin dificultad que eso sucedería muy deprisa, aunque seguramente no como consecuencia de un suicidio a lo bonzo de un modesto vendedor de fruta tunecino.…  Seguir leyendo »

Haga lo que haga Hosni Mubarak, el cambio político en Egipto es irreversible. Tan irreversible como pleno de incertidumbres. El dictador calculó con precisión su contragolpe. Batalla campal con piedras y barricadas para ocupar la plaza de Tahrir, pero con cuidado de no provocar una masacre. Esto explica la ausencia y pasividad de las fuerzas del orden. Mubarak puede perder o ganar este intento de prorrogar su mandato. Pero incluso si le saliera bien su estrategia o el desorden, el final del régimen es un hecho. Tahir no es Tiananmen. Egipto no es China.

La influencia de Estados Unidos sobre el Ejército egipcio ha de ser determinante.…  Seguir leyendo »

From snowy Kyiv, I have watched the revolutions in Cairo and Tunis with joy and admiration. Egyptians and Tunisians are right to be proud of their desire to peacefully overthrow despotic governments. But, as someone who led a peaceful revolution, I hope that pride is tempered by pragmatism, because a change of regime is only the first step in establishing a democracy backed by the rule of law. Indeed, as my country, Ukraine, is now demonstrating, after revolutionary euphoria fades and normality returns, democratic revolutions can be betrayed and reversed.

The first of Ukraine’s lessons for Egyptian and Tunisian democrats is that elections do not a democracy make.…  Seguir leyendo »

Egypt’s fate has had the world riveted in recent days to newspapers and televisions, as the unfolding consequences of Tunisia’s “Jasmine Revolution” seem to portend a wave like the liberal revolutions of 1848 for the Arab world. Amateur historians ask breathlessly whether this could be the year of decisive change in the Middle East, the year when regime after regime falls prey to rising discontent with authoritarian rulers who have failed to deliver decent lives to their people. Who could be next: Yemen? Libya? Sudan? Even Jordan?

Watching these events from afar, I find it difficult to escape the conclusion that it is not authoritarian rule per se that is being challenged in the streets, much as we democrats would like to believe otherwise; rather, authoritarian rule has simply failed to deliver the goods.…  Seguir leyendo »

El mundo entero celebra la revolución democrática de Túnez, que ha desencadenado una cascada de acontecimientos en otras partes de la región –en particular en Egipto– con consecuencias incalculables. Los ojos del mundo están puestos ahora en ese pequeño país de diez millones de habitantes para aprovechar las enseñanzas que se desprendan de su reciente experiencia y ver si los jóvenes que derribaron a un autócrata corrupto pueden crear una democracia estable y que funcione.

En primer lugar, las enseñanzas. Para empezar, no basta con que los gobiernos contribuyan a un crecimiento suficiente. Al fin y al cabo, el PIB creció un cinco por ciento, aproximadamente, en Túnez a lo largo de los 20 últimos años y se citaba con frecuencia a ese país, porque podía alardear de una de las economías con mejores resultados, en particular dentro de esa región.…  Seguir leyendo »

Mientras siguen desarrollándose los dramáticos acontecimientos en el norte de África, muchos observadores fuera del mundo árabe se dicen a sí mismos, con aire de suficiencia, que todo gira alrededor de la corrupción y la represión política. Pero el desempleo elevado, la desigualdad ostensible y los precios en alza de las materias primas básicas también son un factor importante. De manera que los observadores no deberían estar preguntándose hasta dónde se propagarán acontecimientos similares en toda la región, sino qué tipo de cambios podrían producirse en casa frente a presiones económicas similares, si no tan extremas.

En el interior de los países, la desigualdad de ingresos, riqueza y oportunidades posiblemente sea  mayor que en cualquier otro momento del siglo pasado.…  Seguir leyendo »

La democracia directa suiza permite a los ciudadanos que hayan reunido suficientes firmas en una petición desafiar las leyes y políticas gubernamentales en referendos a nivel nacional. Después de una serie de muertes por SIDA en la década de 1980, los suizos se vieron cara a cara ante un problema que ha destruido millones de vidas en Estados Unidos, Rusia, América Latina, la Unión Europea, el sur de Asia y otras regiones. Los usuarios de drogas por vía intravenosa -especialmente los adictos a la heroína – han convertido espacios públicos en Zúrich y otras ciudades y pueblos suizos en “parques de uso de agujas”.…  Seguir leyendo »

En algún momento del decenio de 1980, cuando el régimen comunista de Polonia afrontaba graves desafíos de las masas desafectas, el portavoz oficial del régimen, Jerzy Urban, comentó a un periodista extranjero que había sólo dos opciones en Polonia: el comunismo o la dominación por la Iglesia católica. “O nosotros”, dijo, “o la Virgen Negra de Czestochowa”.

Advertencias similares han repetido una y otra vez los gobernantes opresores de Oriente Medio y, en particular, Hosni Mubarak de Egipto: o el Estado policial secular o los islamistas; o Mubarak o los Hermanos Musulmanes. Ese mensaje resultó bastante convincente para los gobiernos occidentales, en particular el de los Estados Unidos, para seguir prodigando dinero y armas a Mubarak y otros “aliados” árabes.…  Seguir leyendo »

Tema: Un acuerdo de paz en 2005, un período de transición de seis años y un referéndum en enero de 2011 pueden llevar al nacimiento de un nuevo país en África, fruto de la separación de la zona meridional de Sudán.

Resumen: Los próximos seis meses serán determinantes para la concreción de los términos de la independencia del nuevo Sudán del Sur. Pero la estabilidad y la paz en el resto del país siguen siendo muy frágiles. La atención de la comunidad internacional y de los actores regionales no sólo tiene que estar puesta en el sur sino también en el futuro del régimen de Omar Al-Bahir y en la situación de Darfur.…  Seguir leyendo »

I sraël s’est toujours soucié de la solidité du traité de paix avec l’Egypte. Et pour cause: dès la minute où la principale puissance arabe est sortie d’une possible coalition militaire, Israël n’a plus eu à craindre une guerre qui le mettrait en péril. Une vieille angoisse qui remonte à la Shoah, à la guerre d’indépendance, angoisse pour un temps dissipée par la victoire grisante de la guerre des Six-Jours mais ravivée par les premiers jours de celle du Kippour, quand l’Egypte et la Syrie attaquèrent Israël de concert et par surprise pour récupérer tout ou partie des territoires perdus en 1967.…  Seguir leyendo »

L’irruption de la “rue arabe” (concept jusqu’ici bien commode par son abstraction) place l’Occident face à ses contradictions : si l’interpellation populaire de pouvoirs autocratiques et corrompus résonne avec les valeurs démocratiques dont on se targue à Washington, Paris et ailleurs, elle s’accorde mal avec les aspects pratiques d’une politique occidentale qui n’a jamais fait grand cas de l’opinion publique locale. Comment embrasser un élan populaire quand on est tout sauf populaire dans la région ?

Le Moyen-Orient est de longue date le théâtre d’une diplomatie on ne peut plus traditionnelle, visant avant tout à préserver l’accès aux ressources énergétiques, la sécurité d’Israël et l’endiguement des islamismes, en forgeant des alliances, en déployant des troupes, en infligeant des sanctions, et en relançant de temps à autre des efforts somme toute assez velléitaires sur un “processus de paix” servant d’instrument de régulation d’une machine en apparence bien huilée.…  Seguir leyendo »