Domingo, 6 de marzo de 2011

La historia del «esto lo arreglaba yo así…» no empezó hace siete años con la llegada de Zapatero al poder. El tirar por la calle de en medio proponiendo capear los grandes males con presuntos grandes remedios es propio de la condición humana pero emergió con fuerza con los «novatores» de finales del XVII y alcanzó su apogeo con los arbitristas, los fisiócratas, los «caballeritos» y demás polluelos del vuelo de Minerva en el Siglo de las Luces. Fue de hecho la aparición de la prensa como fermento del moderno concepto de opinión pública lo que desató toda una epifanía de propuestas «para remover los obstáculos tradicionales» -Cabarrús- que impedían «perseguir la felicidad» en el sentido reflejado en la Constitución de Filadelfia.…  Seguir leyendo »

¿Intervenir o no intervenir? Esa es la cuestión. Ver lo dispuesto que está Muamar el Gadafi a matar a todos esos libios que, según él, le «aman» -aunque lo demuestren de formas extrañas-, vuelve a situarnos en un debate fundamental de nuestra era.

Desafío a cualquiera que vea los ataques de los aviones de Gadafi contra esas ciudades asediadas a no reconocer que, por lo menos, es legítimo preguntarse si las potencias extranjeras no deberían intervenir de alguna forma para impedir que siga matando a su pueblo. Y es evidente que algunos libios están de acuerdo. En un artículo publicado el otro día en la página web de The Guardian, «Muhammad Min Libya», un bloguero que escribe desde Trípoli, se opone con elocuencia a «toda intervención militar de cualquier fuerza extranjera sobre el terreno», pero es partidario de una zona de exclusión aérea.…  Seguir leyendo »

Confieso como mexicano -como occidental excéntrico, en palabras de Octavio Paz- que cada vez me siento más incómodo frente a la palabra Occidente. Durante mi infancia, a la sombra del régimen autoritario del PRI, este término evocaba nuestras mayores aspiraciones: la democracia, los derechos humanos, el libre mercado, la pluralidad de opiniones y la libertad de expresión. La caída del muro de Berlín pareció anunciar un mundo que se dirigía hacia la expansión de estas promesas. Pero el sueño libertario comenzó a resquebrajarse el 11-S: el atentado contra las Torres Gemelas -y, según se dijo, contra «nuestros valores»- cumplió en buena medida su objetivo: demoler poco a poco, como un lento virus, las convicciones que, desde la revoluciones francesa y estadounidense, habían animado a esta parte del mundo.…  Seguir leyendo »

El cuento original de La Cenicienta, el que escribieron los Hermanos Grimm, es una historia dura y violenta que Walt Disney metamorfoseó en ese cuento suave, sin sangre ni realismo sucio, que ha llegado hasta nuestros días. La versión de la Cenicienta que finalmente se ha impuesto es la hermoseada, la pasteurizada, la falsa, vamos; y se ha impuesto por los enormes recursos de la compañía Disney, pero también porque se trata de una versión menos violenta, más adecuada para estos tiempos en los que se piensa que los niños deben vivir en un mundo idílico, poblado de seres risueños como Pocoyó y al margen de la violencia, que es parte consustancial del mundo.…  Seguir leyendo »

Henos aquí ante la imparable globalización, que nos hace a los inquilinos del planeta más cercanos e interdependientes, en esta tierra nuestra, a la que el pensador canadiense Marshall McLuhan tituló la Aldea Global, hace ya casi cuarenta años, en los orígenes de la era digital. También por entonces los primeros astronautas la veían como el Planeta azul, y desde siempre la sabiduría popular ha sostenido que el mundo es un pañuelo.

La globalización viene de lejos y ha funcionado siempre. En los albores de la humanidad el «Homo erectus», que por algo se llamaba así, anduvo en pie y a pie en su entorno de la selva, luego a caballo, y después en la carreta de tracción animal.…  Seguir leyendo »

El cloud computing (o computación en la nube) consiste en usar programas informáticos en línea, sin tener que descargárselos, y en depositar en internet toda clase de documentación, sin necesidad de ocupar espacio físico en ordenadores y servidores ni gastar dinero en energía y mantenimiento. Quienes lo preconizan, tanto particulares como empresas, lo presentan como un sistema de gestión eficiente, sencillo, económico y seguro. ¿Seguro?

Se trata de una innovación que parece pensada para combatir con imaginación los rigores de la crisis, aunque también para alegrar la vida a los piratas y espías industriales, ávidos de información sensible con la que traficar y de oportunidades para perpetrar sus boicots.…  Seguir leyendo »

La revolución tunecina y la caída de Mubarak en Egipto deberían inducir a numerosos responsables e intelectuales occidentales a cuestionar buena parte de sus puntos de vista que a decir verdad han guiado con torpeza y escaso acierto el rumbo de su política internacional.

Solía considerarse que el mundo musulmán era impermeable a la democracia; el islamismo radical, la principal amenaza estratégica. De hecho, el sueño de modificar el mapa de Próximo Oriente para implantar allí la democracia – en el caso de Iraq, mediante la guerra-se había convertido en pesadilla. El enfoque realista mandaba contemporizar con regímenes represivos de la región que, al menos, ofrecían la ventaja de representar muros contra el islamismo.…  Seguir leyendo »

¿Por qué cuesta tanto ser de izquierdas? ¿No debería ser fácil y normal que un ciudadano amante de la libertad, de la igualdad de oportunidades, de la autodeterminación de los pueblos, de la redistribución de la renta y de la equidad mostrara una elemental simpatía por los gobiernos que ponen en vigor esos valores elementales? ¿No es cierto que los valores de cualquier sociedad decente son precisamente los de la izquierda y no otros?

Lo terrible es no poder hallar una respuesta fácil a la pregunta. ¿Qué enigmática fuerza histórica o, simplemente, qué lógica diabólica hace que la izquierda -la aliada natural del feminismo, del ecologismo, del pacifismo, de la educación para todos- traicione una y otra vez sus principios elementales?…  Seguir leyendo »

In “Garden of the Brave in War,” his classic memoir of life on a pomegranate farm in 1960s Iran, the American writer Terence O’Donnell recounts how his illiterate house servant, Mamdali, would wake him every morning with a loud knock on the door and a simple question: “Are you an Arab or an Iranian?”

“If I was naked,” O’Donnell explained, “I would answer that I’m an Arab and he would wait outside the door, whereas if I was clothed I would reply that I was an Iranian and he would come in with the coffee.” This joke went hand in hand, O’Donnell wrote, with an age-old chauvinism that depicted the Persians’ Arab neighbors as “uncivilized people who went about unclothed and ate lizards.”

The Islamist victors of the 1979 Iranian revolution intended to change things, to replace the shah’s haughty Persian nationalism with an Arab-friendly, pan-Islamic ideology.…  Seguir leyendo »

In December, Belarusan President Alexander Lukashenko was elected to his fourth term, and pro-democracy opponents took to the streets, charging fraud.

Police rounded up some 700 people and charged 42, many with organizing a riot, an offense carrying a prison term of five to 15 years. The crackdown prompted the European Union and the United States to impose travel restrictions on Lukashenko and other top Belarusan officials and to freeze their assets.

On Wednesday, Belarus sentenced three men to up to four years in a top-security prison. In a three-hour interview with Washington Post senior associate editor Lally Weymouth on Monday in his Minsk office, Lukashenko ranged from combative to plaintive.…  Seguir leyendo »

Even before Hosni Mubarak gave in to the throngs in Tahrir Square and stepped down as Egypt’s president on Feb. 11, officials in Western capitals were debating what role the Muslim Brotherhood would play in a new Egypt and a changing Middle East. Yet much of what we know – or think we know – about the group’s ambitions, beliefs and history is clouded by misperceptions.

1. The Muslim Brotherhood is a global organization.

Founded in Egypt in 1928, the Muslim Brotherhood saw its ideas quickly spread throughout the Arab world and beyond. Today, groups in more than 80 countries trace their ideologies to the Brotherhood, but these entities do not form a cohesive unit.…  Seguir leyendo »

The rush in the West to proclaim the advance of democracy in the Arab world has led to the propagation of an ill-conceived and dangerous corollary: that the revolts in the Middle East and North Africa also mark the irrelevance of al-Qaeda and other Islamist militant groups.

«Al Qaeda Sees History Fly By,» declared the New York Times. «Uprisings Put al Qaeda on Sidelines,» asserted the Wall Street Journal. And Western politicians, academics and even intelligence specialists appear to agree that, with peaceful and pro-democratic change afoot in the Middle East, the world has moved beyond al-Qaeda, leaving Osama bin Laden writhing in the dust.…  Seguir leyendo »