Domingo, 3 de abril de 2011

De todas las frases espantosas que las actas de Thierry ponen en labios del Gobierno la más tremenda es, en efecto, la pronunciada el 27 de octubre de 2006 durante la discusión suscitada por el robo etarra de las 350 pistolas de Vauvert en plena tregua: «Antes de iniciar el proceso estábamos en guerra, vosotros hacíais unas acciones y nosotros otras. Vosotros matabais y secuestrabais, nosotros deteníamos y abríamos procedimientos judiciales».

No es difícil imaginar la satisfacción con la que debió de escuchar esto el portavoz de la banda y la euforia que debió de cundir entre los pistoleros que lo leyeron después.…  Seguir leyendo »

Tres de los mayores ejércitos del mundo se han puesto de acuerdo para apoyar a un grupo de personas de las ciudades y los pueblos costeros de Libia a los que se da la vaga denominación de «los rebeldes». En febrero, Muamar el Gadafi, que reúne un sentido fantasmagórico de la realidad con una ilimitada capacidad de terror, apareció en televisión para decir que los rebeldes no eran más que extremistas de Al Qaeda, confundidos por culpa de unos alucinógenos que les habían introducido en la leche y el Nescafé. Obama, que se debate entre las obligaciones de salvar a los libios inocentes de una matanza y no caer en otra guerra prolongada, describió a esos mismos rebeldes de forma muy distinta: «Unas personas que buscan un modo de vida mejor».…  Seguir leyendo »

En el proceso que ayer culminó con la toma de decisión del presidente del Gobierno de no repetir candidatura en las elecciones de 2012, todo parecía encaminado a producir el más irreparable de los deterioros posibles al gobierno del Estado, a las perspectivas electorales del PSOE y a la confianza de los electores. Más aún, parecía como si estuviera diseñado por los estrategas del Partido Popular (PP), de tanto flancos como dejaba abiertos a la ofensiva contra un gobierno muy limitado en su autonomía para ejecutar políticas propias: centrar la actual campaña electoral en cuestiones que nada tienen que ver con la vida municipal ni con las Comunidades autónomas y ahondar la desconfianza de los electores socialistas, muy irritados ante el espectáculo de una duda carente de la dramática grandeza de ser o no ser, puesto que ya no se era.…  Seguir leyendo »

Lo más llamativo fue el desapego. La gelidez emocional, el glacial desafecto con que la dirigencia socialista recibió el anuncio que llevaba meses esperando. No hubo un solo ademán de disimulo, ni un gesto de compasión retórica, ni un leve lamento postizo, ni mucho menos una ritual exhortación a la permanencia; sólo un alivio patente, denso, casi corpóreo, como si las palabras del presidente hubiesen desatornillado una válvula por la que se escapase la presión colectiva acumulada en muchas lunas de desasosiego. Nadie expresó un atisbo de pesar ni dio lugar siquiera por cortesía o por delicadeza a una sospecha de aflicción o de desconsuelo; la consigna del «respeto» a la decisión del líder apenas disfrazaba la manifiesta evidencia de una satisfacción mal enmascarada.…  Seguir leyendo »

Podemos definir el absentismo como la no asistencia de niños y niñas a la educación formal en edades de escolarización obligatoria; por tanto, estamos hablando de una cuestión que hasta la llegada de esta obligatoriedad no se había tenido en cuenta, ya que bastantes niños – adolescentes y jóvenes con edades comprendidas en la franja que estamos hablando-no asistían a ningún centro educativo. Por tanto, tenemos que tener en cuenta el gran reto que tuvo que afrontar nuestro sistema educativo para que se produjera la incorporación de una serie de colectivos que tradicionalmente no habían considerado la importancia de tener una formación, sobre todo en aquellas capas sociales económica y culturalmente menos favorecidas.…  Seguir leyendo »

No habrá más elecciones en Francia antes de las presidenciales, dentro de trece meses: tanto como decir que los resultados de las elecciones cantonales de marzo del 2011 constituyen el último test político a escala nacional desde ahora hasta el 2012, muy distinto de lo que pueden transmitir los sondeos de opinión, aunque de hecho los resultados electorales coinciden con lo que decían desde hace semanas los organismos especializados en este tipo de estudios.

Recordemos, pensando en el lector que no necesariamente posee un conocimiento detallado del sistema electoral francés, que se trataba de elecciones parciales, destinadas sustituir la mitad de los consejeros generales que representan a la población a escala local en cada departamento.…  Seguir leyendo »

As far as I could tell from the advertising at the hotel where I stayed in Kiev last year, Ukraine’s chief export these days is brides. But it wasn’t always that way. Twenty-five years ago this month, Ukraine’s best-known export was a whole lot of radiation.

After Reactor No. 4 blew up at Chernobyl power station on April 26, 1986, the resulting disaster took two years and 650,000 people to clean up. Except it will never really be cleaned up. Nuclear fallout and waste can be moved and sequestered, but not deactivated. Even today the meltdown at Chernobyl leaks radiation through cracks in the vast «sarcophagus» of steel and concrete that was intended to seal it.…  Seguir leyendo »

No one following the record of air power as an instrument of national whim should be surprised that Moammar Kadafi’s army remains apparently uncowed, even driving Libyan rebels back in headlong retreat despite an onslaught of NATO bombs and missiles. In fact, history is repeating itself in more ways than one.

The very first bombing raid ever occurred almost 100 years ago on Nov. 1, 1911, when an Italian airman hand-dropped four 4.5-pound bombs on forces defending Tripoli against Italian invaders. This momentous event went down well with the press: «Italian Military Aviator Outside Tripoli Proves War Value of Aeroplane,» headlined the New York Times.…  Seguir leyendo »