Viernes, 10 de junio de 2011

Greece has bought some time with a new package of financial support, but the country is not out of the woods yet. It remains to be seen whether the souped-up austerity policies that Prime Minister George Papandreou’s government has promised will prove to be politically acceptable and sustainable.

History suggests some grounds for skepticism. In a democracy, when the demands of financial markets and foreign creditors clash with those of domestic workers, pensioners, and the middle class, it is usually the locals who have the last say.

Britain’s exit from the Gold Standard in 1931 remains the historical landmark. Having made the mistake of restoring parity with gold at a level that left the economy desperately uncompetitive, Britain struggled for several years with deflation and rising unemployment.…  Seguir leyendo »

During Secretary of Defense Robert M. Gates’ recent trip to Afghanistan, the impact of Osama bin Laden’s death on our future involvement in Afghanistan raised the most questions among American troops. Mr. Gates has been admirably firm in warning against acceleration of the American troop drawdown in light of bin Laden’s demise. But the administration has yet to mount a rigorous defense of that position, which is why the troops remain puzzled.

It is time for the administration to articulate clearly the rationale for staying the course in Afghanistan. It is time to refute the unnamed government sources who are telling the press that bin Laden’s death has devastated al Qaeda and demonstrated the infallibility of counterterrorism.…  Seguir leyendo »

President Obama gave a rousing call to action in his controversial speech last month, admonishing Arab governments to embrace democracy and provide freedom to their populations. We in Saudi Arabia, although not cited, took his call seriously. We noted, however, that he conspicuously failed to demand the same rights to self-determination for Palestinians — despite the occupation of their territory by the region’s strongest military power.

Soon after, Obama again called into question America’s claim to be a beacon of human rights by allowing Israeli Prime Minister Binyamin Netanyahu to set the terms of the agenda on the Israeli-Palestinian peace process.…  Seguir leyendo »

La Academia es la antítesis del sectarismo. Se supone que en sus recintos habitan, estudian y reflexionan personas que anteponen el rigor intelectual a cualquier otro designio o tentación ideológica intransigente y sesgada. Los académicos de la Historia, sin embargo, han irrumpido en el agitado debate sobre nuestro pasado reciente pronunciándose de forma clamorosa a favor de los nostálgicos del fascismo español, especie que solo puede desenvolverse, proliferar e incluso triunfar en el panorama desolador de nuestra democracia que alberga en su seno a apologistas y hagiógrafos de un régimen y sus personajes que fueron y siguen siendo condenados por la comunidad internacional.…  Seguir leyendo »

No hace falta que les recuerde la frase más importante de Ortega y quizá de todo el siglo XX peninsular: «España es el problema, Europa la solución». Era imposible sintetizar mejor el diagnóstico y señalar mejor el camino para salir del estado secular de postración. Radiografía realista y programa de futuro. Después de haberse resistido durante el franquismo, y haber pagado por ello un largo retraso, la transición forjó el consenso proeuropeo. La solución estaba cerca.

Con la entrada en el siglo XXI, España lo tenía todo resuelto. El problema había dejado de existir. El milagro estaba certificado. De la pobreza a la riqueza, de la vergüenza al orgullo en menos de un cuarto de siglo.…  Seguir leyendo »

La crisis económica y financiera de 2008-2009 y sus consecuencias en materia de gobernanza económica mundial han dejado al descubierto la fragilidad del área mediterránea. La primavera árabe puede ofrecer una buena oportunidad para relanzar el pacto euromediterráneo en una perspectiva de renovación y progreso.

Por supuesto, lo que predomina a corto plazo son las distintas tensiones que han acompañado el proceso de revolución y oposición: el descenso del ritmo de la actividad económica (en especial del turismo), el desarrollo de flujos migratorios descontrolados de tunecinos, egipcios y libios hacia Europa, el sálvese quien pueda de inmigrantes y habitantes autóctonos que huyen de una Libia en guerra hacia los países vecinos.…  Seguir leyendo »

Tienen los parlamentarios americanos —de hecho, todos los americanos cuando participan en reuniones de algún tipo— la costumbre de manifestar su aprobación a las palabras del orador de turno con estruendosos aplausos, ofrecidos de pie si el grado de entusiasmo y coincidencia así lo exige. Ello se pone muy visiblemente de manifiesto en la solemne sesión anual en la que el presidente de los Estados Unidos desgrana ante las dos Cámaras legislativas su discurso sobre el estado de la Unión. Pero raras son las ocasiones en que representantes y senadores coinciden en la «levantada»: según soplen los vientos y sean los propósitos presidenciales más acordes con los gustos de los unos o de los otros, es media asistencia la que se levanta, mientras la otra media permanece hoscamente acurrucada en sus escaños.…  Seguir leyendo »

Why do certain dictators survive while others fall? Throughout history, downtrodden citizens have tried to throw off the yoke of their oppressors, but revolutions, like those sweeping through the Arab world, are rare.

Despotic rulers stay in power by rewarding a small group of loyal supporters, often composed of key military officers, senior civil servants and family members or clansmen. A central responsibility of these loyalists is to suppress opposition to the regime. But they only carry out this messy, unpleasant task if they are well rewarded. Autocrats therefore need to ensure a continuing flow of benefits to their cronies.

If the dictator’s backers refuse to suppress mass uprisings or if they defect to a rival, then he is in real trouble.…  Seguir leyendo »

He saludado en la Puerta del Sol a los estudiantes y otros disconformes con el régimen como la alegría que son de lo inesperado (por más que digan ahora los entendidos) y al mismo tiempo como algo que se seguía esperando desde hace 46 años, cuando la ola de descontento juvenil que venía corriendo entre estudiantes del mundo progresado, Tokio, California, París, llegó hasta Madrid (aquí del antiguo régimen no quedaba más que la policía y la censura) y nos arrastró con ella, para seguir luego con las bandas de Alemania y terminar en el fastuoso Mayo de París, esto es, desde que se estaba estableciendo el régimen actual, que es el de la identificación descarada del Estado con el capital, o sea, el régimen del dinero, hasta estos días en que venía pasando de su madurez y ha dado lugar a esta renovación del descontento.…  Seguir leyendo »

Ningún problema internacional de los tiempos modernos ha sido más estudiado, comentado y debatido que el conflicto entre el movimiento sionista y sus sucesores israelíes, por una parte, y los musulmanes y cristianos palestinos, por otra. El conflicto está grabado en profundas memorias históricas, creencias religiosas y grandes luchas de poder en Europa, Asia y Oriente Medio.

¿Puede decirse o hacerse algo nuevo sobre él? Si ha existido alguna vez un tema que haya ido representando ante nuestros propios ojos la secuencia de acontecimientos pronosticada desde el principio, ha sido este. El estadista británico lord Curzon lo expresó de modo sucinto en términos bíblicos cuando el Gobierno británico debatió por primera vez, durante la Primera Guerra Mundial, la creación de un hogar nacional para el pueblo judío.…  Seguir leyendo »

The big question in Latin America today is this: Will Peru’s newly elected president, Ollanta Humala, orient his country toward Venezuela’s Hugo Chávez and his radical allies? Or will he choose the path taken by Brazil’s former president Luiz Inácio Lula da Silva and the region’s other moderate politicians?

Humala’s own ambiguous words offer little guidance. So the direction in which he intends to lead must be read from his actions, and these are unlikely to be definitive in the short term. Peru’s domestic and international situation, however, will frame his main decisions.

Humala is no novice politician rising to victory on charm and luck.…  Seguir leyendo »

La lucha contra el sida flaquea. Cumplimos treinta años de pandemia, y apenas diez de un esfuerzo global que, a pesar de lo mucho conseguido, parece estar agotándose. Esta semana, Naciones Unidas celebra una crucial cumbre en la que los países donantes, entre ellos España, deberán demostrar con hechos la medida real de su compromiso, y definir los objetivos, estrategias y fondos que se dedicarán en los próximos años a la lucha contra una enfermedad que mata a dos millones de personas al año. Más de 6,5 millones de pacientes reciben ya tratamiento antirretroviral. Casi nueve millones más lo necesitan con urgencia y la cifra seguirá creciendo, puesto que cada día se infectan otras 7.000 personas, 1.000 de ellas niños que nacen con VIH.…  Seguir leyendo »

Los españoles, a diferencia de lo que les ocurre por ejemplo a los americanos, somos poco aficionados a hablar o a sentirnos partícipes de pertenecer a una determinada generación. Es verdad que últimamente hemos oído hablar algo de la generación mileurista (la de los que cobran mil euros o menos), ni-ni (la de los que ni estudian ni trabajan) e incluso la generación Cuéntame (la de los abnegados españoles que nacieron durante o inmediatamente después a la Guerra Civil). Sin embargo, a excepción quizá del término mileurista que define más un fenómeno económico que propiamente generacional, han hecho poca fortuna.

En estados Unidos pasa lo contrario.…  Seguir leyendo »

The recent India-Africa summit in Addis Ababa, Ethiopia, at which India’s government pledged $5 billion in aid to African countries, drew attention to a largely overlooked phenomenon – India’s emergence as a source, rather than a recipient, of foreign aid.

For decades after independence – when Britain left the subcontinent one of the poorest and most ravaged regions on earth, with an effective growth rate of 0% over the preceding two centuries – India was seen as an impoverished land of destitute people, desperately in need of international handouts. Many developed countries showcased their aid to India; Norway, for example, established in 1959 its first-ever aid program there.…  Seguir leyendo »

Los resultados del 22-M en Euskadi tienen algunas lecturas bastante evidentes. La primera, lo que se ha dado en llamar la irrupción de Bildu, o el tsunami de la izquierda nacionalista radical. Algo que debe ser matizado teniendo en cuenta que sumados los votos tradicionales de Batasuna, más los de Eusko Alkartasuna, más los de Alternatiba -la escisión de Madrazo-, más los que la coalición se ha llevado de Aralar, muchos, y de Ezker Batua, bastantes, no se aleja para nada de los que conseguía Euskal Herritarrok en condiciones de tregua de ETA. No nos encontramos, por lo tanto, ante ninguna novedad histórica.…  Seguir leyendo »

Si existe una región donde los Gobiernos han sido históricamente percibidos como lastres para el desarrollo económico y social, esa es América Latina. Como resultado de la acción (e inacción) política, demasiados países latinoamericanos han visto en demasiadas ocasiones cómo sus enormes recursos naturales y humanos no han acabado de traducirse ni en un desarrollo económico sostenido ni en un desarrollo social que mejore las condiciones de vida de la gran mayoría y no solo de una minoría privilegiada.

La historia de Argentina del siglo XX es posiblemente el caso mejor documentado y más triste de declive económico. Ese siglo, Argentina contrajo una serie de enfermedades políticas -populismo, corrupción, autoritarismo- que explican que empezara el siglo como uno de los 10 países más ricos del mundo y lo acabara con el corralito.…  Seguir leyendo »