Jueves, 16 de junio de 2011

Last January Syria seemed to belong with Saudi Arabia and other Gulf states as the least likely candidates for revolution. If President Bashar al-Assad had run in a real election, he may well have won. It’s difficult to remember today that most Syrians did credit, if grudgingly, the regime with ensuring security and prosecuting a vaguely nationalist foreign policy. It’s that desire for security, the overwhelming fear of Iraq-style chaos, that keeps a section of Syrian society loyal to the regime even now.

To start with, although they were inspired by Tunisia and Egypt, most protesters didn’t aim for regime change.…  Seguir leyendo »

In January this year, I was invited by the Ontario Confederation of University Faculty Associations (OCUFA) to address the Worldviews Conference on Media and Higher Education to be held on 16 June 2011 in Toronto. The topic would be «The responsibility of academics to contribute to public debates in the media.»

I told the organisers then that while I would love to attend, I had been denied entry into Canada twice in the past few years – once in Calgary, and later at Island Airport – and that while lawyers on both sides of the border were engaging the issue, we were being met again and again by bureaucratic gibberish and classic rule-by-no-one.…  Seguir leyendo »

La mayor paradoja de esta crisis es que, habiendo sido gestada por el capitalismo, está acabando con la socialdemocracia, ese último refugio de la izquierda tras el desplome del comunismo y el vaciado del socialismo. Podría pensarse que los inmensos daños causados a amplias zonas de la población por la orgía capitalista de las últimas décadas provocarían una desbandada general hacia la izquierda, pero lo que está ocurriendo es justo lo contrario: surgen gobiernos y fórmulas de derecha por todas partes. Aunque, si nos ponemos a pensar, tampoco es tan extraño. El capitalismo acepta las crisis como algo consustancial al desarrollo humano, y por tanto está vacunado contra ellas.…  Seguir leyendo »

A los partidos políticos les salen  indignados por todas partes, no sólo en las plazas. También, incluso, en el Tribunal Constitucional. Como es sabido, tres magistrados cuyo mandato expiró en noviembre pero seguían en funciones, dimitieron de su cargo aunque el presidente del tribunal, el señor Pascual Sala, decidió no aceptar su renuncia.

Las razones alegadas por Sala no son del todo convincentes. Es cierto, como esgrime, que los procesos constitucionales pendientes son muchos y que se requieren ocho magistrados para que se constituya el pleno. Sin embargo, caso de haber aceptado las tres dimisiones, el pleno se hubiera podido constituir válidamente con un tribunal compuesto, precisamente, por ocho magistrados.…  Seguir leyendo »

Entra dentro de la normalidad democrática que los ciudadanos muestren su desacuerdo con determinadas decisiones gubernamentales, y es legítimo que a menudo expresen esta discrepancia con acciones que aspiran a la amplificación mediática. No es infrecuente, incluso, que esta actitud pueda llevar a alteraciones ocasionales del orden público. Estas alteraciones no favorecen la convivencia y, en general, no suelen aportar ninguna idea verdaderamente alternativa; en todo caso, también están previstas por las reglas del juego. Más allá de eso, sin embargo, nos adentramos ya en otro ámbito. Cruzamos la línea roja que separa nítidamente las actitudes democráticas de las que no tienen en cuenta la voluntad de la mayoría, expresada con claridad aritmética en las urnas.…  Seguir leyendo »

Leí hace tiempo que las personas que sufren un dolor muy grande -por ejemplo, la muerte de un ser querido- pasan por una serie de cinco etapas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. No siempre se presentan todas, ni en el mismo orden, ni con la misma duración, pero suelen aparecer casi siempre. Y son, de algún modo, necesarias: un dolor violento y duradero exige un proceso psicológico de adaptación, que suele pasar por esas etapas. A veces, los que no sufren ese dolor se enfadan por la reacción del paciente: no te lo tomes así, le dicen; no ganarás nada; cuanto antes te convenzas, antes saldrás de todo esto; lo que tienes que hacer es no darle más vueltas; sal, distráete, olvídalo¿ Vanos consejos, aunque bien intencionados.…  Seguir leyendo »

Es posible que estemos contemplando las últimas decisiones de una Administración socialista en España. Pero, de pronto ha mostrado con claridad un aspecto muy desagradable de oposición a la libertad, dejando aparte sus planteamientos en el terreno de la economía que, desde 2004, al no intentar siquiera modificar el modelo de desarrollo económico que heredaba, han llevado a España —dejando aparte las herencias bélicas— a la situación económica más grave que nunca ha tenido este país.

Como bien señala Laura Peraita en su nota «Tijeretazo a la libertad», aparecida en el ABC Familia, el 3 de junio de 2011, esto es lo que sucede, además a costa de la eficacia educativa, esencial para el progreso económico, cuando «impulsado por Leire Pajín, a Zapatero le han entrado las prisas por retirar, antes de que acabe la legislatura, la subvención pública a casi un centenar de colegios de educación diferenciada, tal y como recoge la Ley Integral para la Igualdad de Trato y de no Discriminación».…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional constitucional está atravesando uno de los peores momentos de su historia, víctima de la codiciosa ambición de unos partidos políticos capaces de incumplir un mandato constitucional con tal de satisfacer sus propios intereses. Nuestro Alto Tribunal es también reo -no toda culpa es ajena- de sus propias contiendas internas, que han desgastado la salud y agotado las fuerzas de no pocos de sus magistrados. En los últimos años, la imagen de nuestra justicia constitucional se ha deteriorado considerablemente tanto dentro como fuera de España.

Los retrasos injustificables en la renovación de sus magistrados, la proverbial demora en sus resoluciones judiciales y el marcado carácter político de algunas de sus sentencias han convertido a nuestro agonizante Tribunal Constitucional en un auténtico avispero institucional, en una jungla jurídica, de la que incluso los propios magistrados desean escapar.…  Seguir leyendo »

En los años que siguieron al 11 de septiembre de 2001 se extendió, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, cierta visión sobre Al Qaeda, el terrorismo global y la amenaza del terrorismo global. Dicho planteamiento, formulado en términos intelectualmente atractivos pero carentes de suficiente evidencia, fue asumido por muchos expertos académicos y analistas de think tanks especializados en cuestiones de seguridad y defensa, al igual que por no pocos periodistas. Incluso llegó a darse por bueno, siquiera temporalmente, entre profesionales de determinados servicios de inteligencia, quizá en este supuesto de un modo políticamente inducido. Me refiero a la conjetura de acuerdo con la cual, como resultado de la intervención militar en Afganistán tras los atentados de Nueva York y Washington, así como de la miríada de iniciativas contraterroristas adoptadas no solo en el ámbito del mundo occidental, sino en países de Asia del Sur, el sureste asiático y Oriente Próximo, el fenómeno del terrorismo yihadista había sufrido una mutación que puede resumirse en las siguientes cuatro tesis.…  Seguir leyendo »

Una idea errónea de lo que impulsa el crecimiento económico se ha convertido en la amenaza más grave para la recuperación en Europa. Los políticos europeos están obsesionados con la «competitividad» nacional y parecen pensar realmente que la prosperidad es sinónimo de superávits comerciales. Esto explica en gran medida por qué se cita habitualmente a Alemania como ejemplo de una economía sólida y «competitiva».

Sin embargo, el crecimiento económico, incluso en las economías tradicionalmente orientadas a la exportación, se ve impulsado por el aumento de la productividad, no por la capacidad de capturar una parte creciente de los mercados mundiales. Si bien es evidente que las importaciones deben ser financiadas por las exportaciones, el énfasis en la competitividad del comercio está desviando la atención del problema subyacente de Europa: el muy débil crecimiento de la productividad.…  Seguir leyendo »

El anuncio de China de que su primer portaaviones estará listo para zarpar a fin de este mes logró que la atención se volviera a centrar en las ambiciones navales del país. Lo mismo es válido para el comunicado del ministro de Defensa paquistaní de que su país recientemente le pidió a China que empezara a construir una base naval en su puerto de Gwadar, que tiene una ubicación estratégica en el Mar Arábigo.

Ambas revelaciones subrayan la preferencia de China por el subterfugio estratégico.

Después de comprar el portaaviones Varyag de la era soviética, de 67.500 toneladas -que era poco más que un casco cuando colapsó la Unión Soviética-, China en repetidas oportunidades negó tener alguna intención de repararlo para un despliegue naval.…  Seguir leyendo »

Tema: La ola de cambios en el mundo árabe provocada por los recientes acontecimientos populares ha llegado también a Marruecos, donde está en marcha un proceso de transición política que se aventura largo y difícil y en el que la Justicia ocupa un lugar relevante. Es el momento para que la UE despliegue sus medios y capacidad de liderazgo para respaldar y acompañar a los vecinos del sur en su travesía hacia la democracia.

Resumen: En Marruecos se ha iniciado un interesante proceso de cambio político tras el reciente anuncio de la reforma de la Constitución realizado por el Rey Mohamed VI en una alocución dirigida al país.…  Seguir leyendo »

Like an overladen container lorry laboring up a steep hill, the European Union is close to stalling.

Greece is the most urgent part of this crisis. Between the fury on the streets of Athens and the continued disunity of decision-makers in Brussels, Berlin, Frankfurt and Luxembourg, the crunch could come any day. But it’s not just Greece. In Ireland, Portugal and Spain too, the anger is boiling over, as people feel that the young, the poor and the unemployed are being forced to pay for the selfish improvidence of their politicians — and of the French and German bankers, who loaned profusely where they should not have loaned at all.…  Seguir leyendo »

Le 1er avril, au début de la troisième semaine de la révolte en Syrie, le régime avait déjà usé toute sa batterie de mensonges, la même que celle des présidents Ben Ali et Moubarak, en accusant les manifestants d’être des infiltrés, des saboteurs, des agents à la solde de l’étranger, des toxicomanes à la recherche de drogues psychédéliques. Il était allé jusqu’à inventer l’existence de bandes armées qui s’attaquaient à la police, de gangs venus des pays voisins pour semer le désordre, grassement payés par tel gouvernement arabe ou tel parti politique libanais.

Les médias officiels diffusaient des récits invraisemblables qui ne pouvaient convaincre que les convaincus, tant ils manquaient d’imagination.…  Seguir leyendo »

En España, como en otros países, los ciudadanos muestran una insatisfacción creciente con el funcionamiento de la democracia. Este malestar se manifiesta en un rechazo nítido hacia la clase política y los partidos, hasta el punto de que la política no se percibe como solución sino como problema. La política, los partidos y la corrupción preocupan hoy a la ciudadanía cuatro veces más que el terrorismo, seis veces más que la educación, ocho veces más que la sanidad y la vivienda y 20 veces más que la justicia o la violencia de género.

Hay razones para pensar que la desconfianza en la política nace de una cierta desfiguración experimentada por la democracia, tanto en sus fines como en su ejercicio.…  Seguir leyendo »

Parece mentira, pero no lo han entendido. Las imágenes de los acampados seguramente no bastan para quitarse de encima las costumbres felices y apacibles de una democracia próspera que ha empezado a dejar de serlo, como en otros países europeos. Demasiada gente empieza a sentir que la prosperidad es cada vez más cosa del pasado, que los recortes sociales no son papel mojado sino actuaciones políticas con efectos reales y quizá todavía algo más: que la misma clase política es la única responsable, para bien y para mal, de lo que sucede en el espacio público y no parece que tenga interiorizada esa responsabilidad ante quienes de veras están padeciendo el desempleo, las reducciones de salario o las rebajas de servicios.…  Seguir leyendo »

After some days without a public appearance there he was, black sunglasses firmly in place, playing chess with the head of the International Chess Federation in Tripoli. An easy metaphor perhaps, but with an unmistakably clear message: Muammar el-Qaddafi will take on the best in the world, and win.

Images like this, reinforced by the Libyan leader’s words and deeds, form part of a powerful story. It’s all about winning hearts and minds. And by any measure Qaddafi understands how to communicate a good story. He understands it, seemingly, much better than the NATO-led coalition, now in the fourth month of U.N.-sanctioned military operations against his small country.…  Seguir leyendo »

No European should be surprised at the resentful words spoken in Brussels last week by Robert Gates, the departing U.S. defense secretary. Americans have been grumbling about the failure of the European partners in NATO to pull their weight almost since the organization was founded in 1949.

“Because we had had our troops there, the Europeans had not done their share,” President Eisenhower said. “They won’t make the sacrifices to provide the soldiers for their own defense.”

But there is more to it. If the relationship of the United States with Europe in NATO included a dubious bargain from the start, the treaty organization did at least once have a clear purpose.…  Seguir leyendo »

As the world struggles to emerge from the greatest financial crisis since the Depression, the institution at the heart of the global economic system is facing a profound crisis of governance. Since the International Monetary Fund’s inception at the end of World War II, Europe and the United States have dominated decision-making. Incredibly, and possibly dangerously, decisions are now being made to keep the backward-looking status quo for at least another five years.

True, the final stage of the race for the top job at the I.M.F. still offers the possibility that a Mexican candidate might beat out the French front-runner.…  Seguir leyendo »

The Iranian president, Mahmoud Ahmadinejad, is being sidelined by religious fundamentalists, and it’s bad news for American officials seeking to halt Iran’s nuclear program.

The same Iranian leader who dabbled in Holocaust denial and messianic fantasies was, paradoxically, also the theocracy’s most ardent advocate of direct nuclear negotiations with Washington. As Mr. Ahmadinejad falls out of favor with Iran’s hard-line religious leaders, the prospect of a nuclear deal between Tehran and Washington is diminishing.

Once the darling of clerical conservatives, who only two years ago rigged the system to ensure his re-election, Mr. Ahmadinejad is now clinging to his post amid furious recriminations from his erstwhile allies.…  Seguir leyendo »