Domingo, 24 de julio de 2011

No es fácil describir la súbita alegría del importante miembro del Gobierno con quien almorcé el miércoles. Las pupilas de sus ojos emitían destellos chispeantes, la sonrisa se le ensanchaba buscando las orejas y los dedos se le hacían huéspedes en pos de los mensajes de móvil que desde la sede del PSOE valenciano le informaban puntualmente de la progresión de Camps hacia el acantilado de su indignidad.

Inmediatamente antes de recibirme a su mesa había hablado con Zapatero y Rubalcaba y un rayo de luz se abría de repente paso entre su cielo entoldado. Después de la masacre electoral del 22-M y de estas humillantes semanas batiéndose en retirada, el PSOE había encontrado al fin un argumento letal, quien sabe si toda una killer application, para pasar al contraataque.…  Seguir leyendo »

Cuenta Gerald Brenan, en su biografía de san Juan, una anécdota de sus conversaciones con las monjas durante el tiempo que fue confesor de uno de sus conventos. Una de ellas, llamada Catalina, que hacía de cocinera, le preguntó ingenuamente por qué cuando pasaba junto al estanque del jardín las ranas que estaban sentadas en el borde se zambullían en el agua y se ocultaban. San Juan le replicó sonriendo que ese era el lugar en que se sentían más seguras. Tan solo allí podían defenderse y estar a salvo. Y así debía hacer también ella: huir de las criaturas y zambullirse en ese centro, que era Dios, escondiéndose en él.…  Seguir leyendo »

En un reciente artículo publicado en este mismo diario, Antoni Doménech y Daniel Raventós proponían alternativas viables para ayudar a salir de este caos económico y político, que perjudica a todos, pero especialmente a los más débiles. No puedo estar más de acuerdo, y quisiera insistir en que hay alternativas a lo que sucede, alternativas que pasan por construir democracias auténticas y por dar cuerpo con nuevas fórmulas al Estado Social de Justicia, la gran aportación de Europa. En ello y en el diseño de una gobernanza global creo que nos jugamos el futuro. En lo que hace a la democracia, sería el momento de instaurar una bien entendida democracia deliberativa.…  Seguir leyendo »

Llámenme Oswald Spengler si quieren, pero es difícil evitar la conclusión de que Estados Unidos y la Unión Europea están compitiendo hoy por ser los primeros en alcanzar la decadencia. Las dos principales entidades políticas de Occidente parecen incapaces de resolver los problemas de deuda y déficit que sus modalidades de capitalismo liberal democrático, muy similares, han acumulado. Sus políticos parecen borrachos bailando al borde del abismo de la bancarrota.

Si la reunión de urgencia de la eurozona celebrada en Bruselas el jueves no tranquiliza a los mercados, algunos países del grupo pueden caer en cuestión de días. En Washington, prosigue la cuenta atrás hasta el que los estadounidenses han designado como Día D, el 2 de agosto, fecha en la que el Gobierno dice que no podrá seguir pagando sus facturas sin sobrepasar el techo de deuda actual de 14.300 millones de dólares.…  Seguir leyendo »

Me despierta el sonido de los gorriones revoloteando en la enredadera de la casa donde me alojo. Este es un sonido que ya no se oye en Inglaterra, porque en los últimos veinte años los gorriones han desaparecido (se han marchado a un hogar más alegre, a Sevilla, supongo).

Me dispongo a salir hacia el Archivo de las Indias. Dejo mi habitación a las nueve en punto, a tiempo de aprovechar la frescura de la mañana que, en días de calor, siempre es un placer. Entro en la preciosa plaza de la calle Santa María la Blanca, con su iglesia blanca del siglo XV que solía ser una sinagoga y cuyos mejores cuadros creo que fueron robados por Napoleón.…  Seguir leyendo »

Aunque pueda decirse con cierta razón que a lo largo de nuestra tradición cultural hubo siempre algún grupo de escritores socialmente influyentes a quienes sería posible asignar el rótulo de intelectuales – los sabios de la antigua Grecia , los doctores escolásticos medievales, los humanistas del Renacimiento italiano o los philosophes enciclopédicos de la Francia ilustrada, por ejemplo-,la institucionalización y consolidación de la figura del intelectual tiene una fecha más reciente y unas condiciones históricas más precisas.

En concreto, y con todos los precedentes que se quiera, remite a la Europa del siglo XIX, y presenta dos requisitos imprescindibles. El primero es la fundación y mantenimiento de lo que Pierre Bourdieu solía llamar la autonomía del campo literario.Por tal cosa hemos de entender, en sentido amplio, la existencia más o menos formalizada de un conjunto de científicos, escritores, filósofos y artistas que, como creadores de cultura, no se limitan a producir obras, sino que también disponen de procedimientos de legitimación y valoración de esas obras de acuerdo con criterios específicos de sus campos e independientes de los poderes fácticos vigentes, ya sean estos poderes de carácter político, económico, religioso o incluso moral: por ejemplo, toda la sociedad literaria de su tiempo sabía que Charles Baudelaire era el mejor poeta que había en Francia, pero también sabía que – por motivos rigurosamente extraliterarios-su candidatura a la Academia Francesa no podía prosperar, del mismo modo que los lectores informados saben hoy que los sillones de la Real Academia española no los ocupan necesariamente quienes mejor escriben en castellano.…  Seguir leyendo »

Los economistas tienen fama de  ser personajes cautos, pero al mismo tiempo hay también muchas polémicas y muchos enfrentamientos entre ellos, y no sólo en relación con cuestiones políticas. Hace poco, con motivo de una declaración importante (y no demasiado optimista), Ben Bernanke, responsable de la Reserva Federal estadounidense, fue tachado por algunos medios de comunicación de tonto y de no tener la menor idea. Ahora bien, ¿qué esperaban? ¿Una predicción científica? La economía, llamada por Carlyle la “ciencia lúgubre”, no es una ciencia exacta capaz de hacer predicciones. Se basa más en la psicología, la política y otros imponderables que en las matemáticas.…  Seguir leyendo »

Desde que los anglosajones inventaron la ofensiva denominación de PIGS (cerdos) para referirse a los países con problemas, los italianos se han esforzado en señalar que la I del acrónimo era la de Irlanda. A pesar de que alguien respondió con la denominación GIPSI (gitano) para dejar claro que tanto Italia como Irlanda están incluidas, los mercados financieros habían dejado bastante tranquila a Italia, a pesar de los crecientes problemas políticos del Gobierno de Silvio Berlusconi.

Pero, de repente, Italia está en el ojo del huracán. Los ataques especulativos han producido un verdadero terremoto, con las bolsas cayendo en picado, el tipo de interés de los bonos por encima del 6% y el Gobierno aprobando a toda prisa un plan de reducción del gasto de más de 40.000 millones de euros, y aumentos impositivos por otros 30.000 millones.…  Seguir leyendo »

Like every other citizen of Oslo, I have walked in the streets and buildings that have been blown away. I have even spent time on the island where young political activists were massacred. I share the fear and pain of my country. But the question is always why, and this violence was not blind.

The terror of Norway has not come from Islamic extremists. Nor has it come from the far left, even though both these groups have been accused time after time of being the inner threat to our “way of living”. Up to and including the terrifying hours in the afternoon of 22 July, the little terror my country has experienced has come from the far right.…  Seguir leyendo »

Across the Middle East and North Africa, superficial political calm has been shattered by convulsions of rage. Idealistic young protesters have toppled some of the most ruthless and well-resourced political strongmen on the planet. In sub-Saharan Africa, many are asking: will the Arab Spring spread south?

Thus far, the authoritarian leaders who dominate the continent have withstood protests, stubbornly maintaining that tribalism will save them. They and their loyal supporters insist that African societies are so fragmented along ethnic, sectarian and regional lines that it would be impossible today to whip up the perfect Tahrir Square storm; instead, they believe, an outcome like Libya’s civil war or the messy departure of Yemen’s president is more likely.…  Seguir leyendo »

Survivors of this year’s Tour de France are to ride into Paris today after racing 2,131 miles over 23 days, including daunting climbs through the Pyrenees and the Alps. For the first time in years, evidence suggests that doping may not be playing the dominant role it once did.

More than any other sport, bicycling has been linked to drugs. Podium finishers in nearly every Tour over at least the last two decades have failed drug tests, admitted to doping or been linked to high-profile investigations.

Viewers have tended to regard the winners with a bit of disbelief.

But the sport appears to have turned the corner and is regaining some credibility, thanks to the antidoping efforts of a new generation of riders, managers and fans.…  Seguir leyendo »

Seismic risk mitigation is the greatest urban policy challenge the world confronts today. If you consider that too strong a claim, try to imagine another way in which bad urban policy could kill a million people in 30 seconds. Yet the politics of earthquakes are rarely discussed and, when discussed, widely misunderstood.

Take Japan’s Sendai earthquake on March 11, which released 600 million times the energy of the Hiroshima bomb. The ensuing partial meltdown at the Fukushima Daiichi nuclear power plant prompted international hysteria about nuclear power, but few seemed to realize that a far deadlier threat had been averted. As seismologist Roger Bilham aptly put it, houses in seismically active zones are the world’s unrecognized weapons of mass destruction — and Japan’s WMD didn’t go off.…  Seguir leyendo »