Viernes, 26 de agosto de 2011

A month ago, I was sitting in a restaurant with Srdja Popovic, a democratic activist and leader of the revolution that toppled Slobodan Milosevic in 2000. We had met to discuss the revolutions ricocheting around the Middle East.

“It’s been a bad year for bad guys,” he said. In late 2010, he mused, no one would have possibly predicted that six months later, “Ben Ali and Mubarak would be out, Gaddafi and Saleh would be on their knees, and Assad would be seriously challenged. If you would have seen that in your crystal ball and then told people on TV, men in white coats would have come to take you away.”

This past week, the dictator’s club lost another member.…  Seguir leyendo »

Hemos estudiado un siglo de inestabilidad social y los datos invitan a concluir que las medidas de austeridad conducen a la violencia. Cuando Londres dejó de arder, empezó a calentarse el debate político sobre las causas de los disturbios. En un extremo del espectro, el ex alcalde de la ciudad Ken Livingstone echó la culpa a los recortes del gasto público y, en el otro, David Cameron atribuyó las reyertas pura y simplemente a conductas delictivas. Muchos de los recortes anunciados por el Gobierno de coalición no se han aplicado todavía; sin embargo, no es menos cierto que existen carencias reales en muchas zonas de Londres y que los servicios locales se han reducido ya en algunas áreas.…  Seguir leyendo »

En la sala del Tribunal de Alto Riesgo de la ciudad de Guatemala, bajo la presidencia de la juez Jazmín Barrios, la voz firme y serena de la juez vocal Patricia Bustamante sonó especialmente rotunda cuando leyó: «Quedó demostrado que los militares actuaron de forma planificada, con ensañamiento y perversidad».

La sentencia se refiere a los hechos producidos principalmente el 7 de diciembre de 1982, cuando una unidad de kaibiles -tropas especiales- entró en el poblado de Las Dos Erres, pequeña aldea maya del Petén, al norte del país. Un total de 201 campesinos, civiles desarmados, en su mayoría mujeres y niños, fueron allí asesinados.…  Seguir leyendo »

A comienzos de este verano, los Gobiernos implicados en la operación militar en Libia, y muy en particular los de París y Londres, barruntaban que si esta se prolongaba durante el otoño podrían comenzar a dispararse las dudas y críticas en el seno de sus respectivas opiniones públicas.

Gadafi ofrecía entonces una resistencia tenaz, los rebeldes no acababan de convertirse en una fuerza militar efectiva y las acciones de la OTAN tenían que ser consensuadas por tanta gente y con tanto detalle que se convertían en escasas y poco contundentes. El campo de los opositores a esta intervención comenzaba a sonreír desdeñosamente.…  Seguir leyendo »

En un editorial publicado por este periódico el 19 de agosto -¿Eliminar o reformar?- se afirmaba que en 2006 Jordi Sevilla, entonces ministro de Administraciones Públicas, presentó un proyecto para suprimir las Diputaciones Provinciales que no prosperó porque fue rechazado por el propio PSOE. He decidido contribuir al muy desconcertante debate veraniego sobre esta cuestión para desmentir esa afirmación, pues ni en aquel anteproyecto de ley de gobierno local ni en el Libro Blanco que dirigí para preparar esa fallida reforma figuró nunca tal propuesta de eliminación. Al contrario, nuestra intención era otra bien distinta.

En abril de 2004, la elaboración de nuevos estatutos de autonomía para Cataluña y otras comunidades monopolizaba el debate sobre la articulación territorial del Estado, con una nueva marginación del nivel local.…  Seguir leyendo »

Puede que la palabra «miedo» no haya estado nunca tan presente en los medios como durante este verano. Un somero repaso a las portadas de los grandes diarios lo certifica: «EE.UU. devuelve el miedo a los mercados», «El miedo se instala en la bolsa española», «Miedo a un lunes negro», etc. La crisis económica, claro. Y, en especial, su sombra. O, si lo prefieren, la proyección de la crisis en un porvenir cada vez más incierto. En semejante contexto, no es de extrañar que los cuatro días de disturbios, saqueo y pillaje en Londres y demás ciudades inglesas fueran vistos por no pocos comentaristas de la actualidad como la consecuencia inevitable de ese miedo imperante.…  Seguir leyendo »

En su comparecencia parlamentaria del martes, el presidente del Gobierno anunció un cambio constitucional para establecer límites al déficit público. El líder de la oposición manifestó su acuerdo. Así que, teniendo en cuenta las cifras de la composición de las cámaras, parece que el anuncio de Zapatero puede hacerse realidad. Desconocemos la propuesta concreta, pero podemos intuir que afectará a los títulos séptimo y octavo de nuestra Carta Magna. En el séptimo, los artículos 134 y 135 regulan la atribución de los presupuestos generales del Estado y la emisión de deuda pública. Para las comunidades autónomas, en el artículo 156 se establece su autonomía financiera.…  Seguir leyendo »

Cuando el debate sobre la legalización de Bildu estaba más candente, los que apoyaban una sentencia judicial favorable a la misma recurrieron a un argumento jurídico sólido: las reformas que habían aprobado en el Congreso el PSOE y el PP en la ley de partidos políticos, que permitían dejar sin acta a los electos de dicha formación que mostrasen alguna connivencia con el terrorismo de ETA, eran una salvaguarda en el caso de que el rechazo de la violencia fuera un engaño.

Lo malo del argumento es que cuando parece que va llegando la hora de ponerlo a prueba muchos de quienes lo defendían dicen que es impracticable.…  Seguir leyendo »

The world was expecting Eurobonds to come out of last week’s Franco-German summit; instead, the eurozone will get economic governance. According to German Chancellor Angela Merkel and French President Nicolas Sarkozy, the great leap forward to the creation of Eurobonds would perhaps be the culmination of that process, but for the moment small steps remain the order of the day. The question, obviously, is whether or not these small steps serve any purpose.

To answer this, we need to go back a little in time. Until this summer, the sovereign-debt crisis was confined to three small countries – Greece, Ireland and Portugal.…  Seguir leyendo »

A name is just a sound or sequence of letters. It carries no value or meaning other than as a pointer to something in people’s minds – a concept, a person, a brand, or a particular thing or individual.

In modern economies, people distinguish between generic words, which refer to concepts or a set of individual things (a certain kind of fruit, for example), and trademarks, which refer to specific goods or services around which someone has built value. By law, actual words can’t be trademarks, but specific arrangements of words – such as Evernote or Apple Computer – can be protected.…  Seguir leyendo »

China va camino de superar a los Estados Unidos como mayor potencia económica del planeta, y su renuencia a aceptar el dominio estadounidense sobre el Pacífico Occidental es cada vez más evidente. A la par que esto acontece, los aliados y amigos de los Estados Unidos en la región Asia-Pacífico están cada vez más preocupados por sus perspectivas estratégicas a más largo plazo. La hipótesis que más temen los gobernantes, desde Seúl hasta Canberra, es un juego de suma cero en el que se vean obligados a elegir entre su gran dependencia económica de China y su todavía enorme dependencia militar de los EE. …  Seguir leyendo »

In March, a few days after NATO planes began bombing Libya, Moammar Kadafi delivered a speech to the nation he had ruled for more than four decades.

«Great Libyan people,» he began, «you are now living through glorious hours.» In the speech, designed to rally Libyans with soaring rhetoric to stand against the rebellion and the foreign attacks, Kadafi ended with a promise. «We will defeat them by any means…. We are ready for the fight, whether it will be a short or a long one…. We will be victorious in the end.»

The speech may well have been an attempt by Kadafi to emulate Winston Churchill’s stirring World War II oratory during the London Blitz, when Britain endured 58 bombing raids designed to break the will of the British people.…  Seguir leyendo »

The dramatic developments in Libya are raising comparisons with the uprising in Syria. In particular, some are asking what the role of the international community should be. Inside Syria itself, though, there has been no call for external military intervention – the people are opposed to any foreign meddling. This position is tenable because several interlinked factors – «objective» and «subjective» – make the fall of Bashar al-Assad’s regime inevitable.

First, the objective factors. The uprising has entered a new phase, with the opposition and protest movement widening to include professional groups such as lawyers and doctors. This adds a new dynamic to confrontations with the regime.…  Seguir leyendo »