Miércoles, 31 de agosto de 2011

On 22 August an interview with Bashar Al-Assad was aired on Syrian TV. He assumed the people were following his every word. But they were not in the least concerned with his interview; instead, many stayed up the whole night watching the battle to liberate Tripoli. It had huge symbolism, especially for the people of Damascus. With the fall of Tripoli and the departure of Gaddafi and his family, it became clear to the people that despite the severity of losses, the fight in Libya was worth the price.

The decision by the Syrian people to march in protest was taken on the night of 17 March, the day the UN passed resolution 1973, imposing a no-fly zone over Libya.…  Seguir leyendo »

The commission called in by President Obama to investigate American involvement in the deliberate infection of Guatemalans with sexually transmitted diseases has reported its interim findings. The case concerns 5,500 Guatemalans who were the subject of “medical research” that took place with US collaboration between 1946 and 1948: 1,300 were deliberately exposed to sexually transmitted diseases such as syphilis, gonorrhoea or chancroid.

Dr Amy Gutmann, a US university president who led the investigation, said some of the staff involved were “grievously wrong” and “morally culpable to various degrees”. I note however that the implication that some were not “grievously wrong” and others were only partially guilty.…  Seguir leyendo »

The Arab uprising that started in Tunisia and Egypt reached its climax on February 11, the day President Hosni Mubarak was forced to step down. It was peaceful, homegrown, spontaneous, and seemingly unified. Lenin’s theory was turned on its head. The Russian leader postulated that a victorious revolution required a structured and disciplined political party, robust leadership, and a clear program. The Egyptian rebellion, like its Tunisian precursor and unlike the Iranian Revolution of 1979, possessed neither organization nor identifiable leaders nor an unambiguous agenda.

Since Mubarak’s ouster, everything that has happened in the region has offered a striking contrast with what came before.…  Seguir leyendo »

Que la misión del político consiste en resolver los problemas de los llamados ciudadanos y en mantenerse lo más cercano posible a la gente común para no perder de vista las inquietudes de los votantes son, sin duda, los dos tópicos capitales que sustentan casi toda disertación política contemporánea, desde la tertulia al tratado. Un político que crea problemas en lugar de eliminarlos, o que se encierra en su mundo particular y deja de hablar el lenguaje de la calle, tiene ya sentenciada su ruina, mucho más que si fuese lascivo, mentiroso o ladrón. De hecho, vicios como estos suelen ser muy apreciados por la clientela electoral, ya que le permiten la íntima satisfacción -esencial en toda ciudadanía autoconsciente- de descubrirse más virtuosa que sus representantes.…  Seguir leyendo »

En América Latina, históricamente hemos vivido la eterna lucha de los bancos centrales para defender nuestras monedas de las subidas del dólar. Las dramáticas devaluaciones jalonan la historia con una profunda marca. Nunca se nos ocurrió pensar que esos mismos bancos iban a luchar desesperadamente para mantener el valor del dólar y que no se devaluará aún más en nuestros mercados.

Desde luego, hubo momentos, en ciertos planes de estabilización, que revaluaron nuestras monedas más de la cuenta con relación al dólar, momentos en los que este resultó en una moneda particularmente apta para importar. Fueron los tiempos -por ejemplo- del “deme-dos” que singularizó al público argentino en Miami, comprando de todo, cuando la famosa ley de convertibilidad de 1991 fijó, por una larga década, la igualdad de las dos monedas.…  Seguir leyendo »

La crisis económica ha puesto de manifiesto la singular transformación emocional del capitalismo contemporáneo. Se ha modificado la función que el liberalismo asignó a las pasiones y los intereses. El capitalismo del XVII entendió la codicia como una pasión útil que podía suministrar tanto la fuerza para mantener la voluntad de ganar como para limitar las pasiones autodestructivas. El interés económico sería un híbrido de pasión y razón, un mediador entre la codicia y la calculabilidad. En esta utilidad económica de las pasiones se basa la idea de la transformación de los vicios privados en virtudes públicas, tal como se expresa en la fábula de las abejas de Mandeville.…  Seguir leyendo »

Las prisas suelen ser malas consejeras y el caso de la reforma constitucional para incluir un techo de déficit público no es una excepción. Aunque sin duda hay consideraciones relevantes sobre la forma, es más importante centrase en el fondo de la cuestión. Un principio básico de economía política es que todos los gobiernos, sean del color que sean, tienen como objetivo perpetuarse en el poder. Para hacerlo intentan seducir a los votantes. Una forma es reducir impuestos y aumentar el gasto público, incluso si esto supone generar un déficit insostenible. Al final, y a diferencia de lo que sucede con las familias que tienen que hacer frente a sus propias deudas, serán las generaciones futuras las que paguen con sus impuestos el despilfarro gubernamental presente.…  Seguir leyendo »

La reforma constitucional que han pactado el PSOE y el PP para limitar el déficit público y el nivel de endeudamiento tiene al menos dos elementos positivos, supone la constatación de una evidencia y es consecuencia de una nueva contradicción en la conformación de la política europea. Positivo es que, por primera vez en tiempos de crisis, el PP se avenga a pactar con el PSOE una medida de política económica para generar seguridad y confianza sobre nuestra economía y la capacidad de cumplir los compromisos de estabilidad presupuestaria. Primero, porque una reforma constitucional, aunque sea ordinaria (artículo 167 CE), requiere de una mayoría de 3/5 de cada una de las Cámaras y, sin el acuerdo de esas dos fuerzas políticas, es imposible realizarla.…  Seguir leyendo »

Al margen de otros aspectos sobre la organización territorial de España que han cobrado gran actualidad en razón, sin duda, a las últimas decisiones adoptadas por el Gobierno de Italia para tratar de paliar los efectos de la crisis que se cierne sobre el país alpino, viene siendo un tema recurrente en el nuestro el relativo a las comunidades autónomas, a las competencias que asumen, al gasto que originan y, en definitiva, a la forma y manera en que se desarrolló la organización territorial del Estado prevista en el título VIII de la Constitución española de 1978. En estos momentos, las reiteradas llamadas de atención por parte de los organismos e instituciones internacionales que tratan de encauzar la enorme crisis financiera existente a nivel global y que en España presenta signos un muy alarmantes, sobre el desbordado gasto y déficit que comporta el mantenimiento de aquellas autonomías, se erigen en motivo que justifica, sobradamente, una nueva reflexión sobre el tema de referencia.…  Seguir leyendo »