Martes, 13 de septiembre de 2011

Hoy, la mejor carrera es ser futbolista, según dice la gente. «Algunos deportistas, en cuestión de años, se hacen ricos. Se colocan muy arriba en la lista de la gente más rica de su país», se argumenta.

Las grandes ligas del continente europeo destinaron el pasado invierno 491 millones de euros en refuerzos en tiempo de crisis aguda. Y las cifras de los fichajes de Zidane, Ronaldinho, Maradona o Torres son mareantes y han sido objeto de las primeras páginas del Financial Times o de The Wall Street Journal y El Mundo, por citar sólo unos cuantos. Queda claro, por tanto, que las grandes estrellas del fútbol ganan mucho más dinero que los científicos, que los escritores o que los médicos.…  Seguir leyendo »

El jueves, Jean-Claude Trichet, el presidente del Banco Central Europeo -el equivalente europeo a Ben Bernanke- perdió su sangre fría. En respuesta a una pregunta sobre si el BCE se está convirtiendo en un “banco malo” gracias a su compra de deuda de países con problemas, Trichet, levantando la voz, insistió en que su institución ha actuado de manera “¡impecable, impecable!” como guardiana de la estabilidad de los precios.

Desde luego que lo ha hecho. Y por eso es por lo que el euro corre ahora el riesgo de hundirse. La agitación financiera en Europa ya no es un problema de las pequeñas economías periféricas como la de Grecia.…  Seguir leyendo »

En Marruecos, la reciente reforma del texto constitucional refleja en múltiples ámbitos (identidad, lenguas, igualdad de género, Estado de derecho o gobernanza) que Mohamed VI tiene un proyecto de modernización de su país. No obstante, los cambios introducidos no modifican sustancialmente las relaciones de poder entre palacio y los dispositivos democráticos existentes (el Gobierno y el Parlamento). Lo que en un principio podría parecer como un golpe maestro (versión maquiavélica o lampedusiana) que mantiene la centralidad monárquica, refleja en realidad la debilidad de los dispositivos democráticos. Los partidos políticos no han sabido regenerarse y avanzan a remolque de las iniciativas reales, a sabiendas de que la popularidad de Mohamed VI erosiona la propia legitimidad de la actual estructura de partidos.…  Seguir leyendo »

Desde el tranquilo observatorio de la hermana Ribadesella en Asturias, la reflexión sobre las gentes y sobre los acontecimientos de este viejo cronista ante nuestra querida España aparece con lo que se podría considerar una “distancia comprometida”. Un querido amigo y compañero, el profesor Carlos Fernández Liesa, dice siempre con la ingenua bondad que le caracteriza: “Tienes muchas cosas pero ninguna mortal”. Lo cierto es que a mi edad tengo una mala salud de hierro y que por lo que a mí respecta, pienso disfrutar todo lo que el tiempo y el destino me den.

La democracia entre los viejos y los jóvenes.…  Seguir leyendo »

El ataque a la embajada israelí en El Cairo por parte de una multitud de manifestantes en la noche del 9 al 10 de septiembre constituye la crisis más importante en las relaciones entre Israel y Egipto desde que en noviembre de 1977 el avión del presidente egipcio Sadat aterrizase en el aeropuerto israelí de Lod. Los seis vigilantes de seguridad israelíes, los únicos que se hallaban en la embajada en el momento del asalto, estuvieron a punto de morir y sólo tras la presión de Israel y, sobre todo de Estados Unidos, llegó un comando egipcio a rescatarlos para llevarlos sanos y salvos a Israel.…  Seguir leyendo »

Con la reforma del artículo 135 de la Constitución española (CE) se ha dado un paso que no veo especialmente subrayado por los analistas, partidarios o detractores de la misma. Me refiero a que, con el nuevo artículo 135. 2, «los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta».

Si no leo mal, aquí se dicen dos cosas. La primera: que el pago de la deuda pública pasa por delante de todo, es decir, constituye el primer gasto.…  Seguir leyendo »

Intentar hacer un balance de la situación en Afganistán 10 años después del 11-S es una difícil tarea, tan ingrata como frustrante. A pesar de algunos importantes avances, hoy se habla en Afganistán del fracaso de la comunidad internacional y de la seria preocupación por la estabilidad del país.

Más allá de la pobreza y destrucción que vi en el 2003, entre los afganos abundaba entonces la gratitud hacia Occidente y el optimismo ante un futuro mejor. Los años de violencia de las guerras civiles y la opresión del régimen talibán ya eran cosa del pasado. Los expatriados volvían para asumir puestos de responsabilidad, empresarios indios o turcos invertían en sectores con potencial de crecimiento y humildes afganos empezaban pequeños negocios.…  Seguir leyendo »

El pequeño reino de Bután, en el Himalaya, es conocido internacionalmente por dos cosas: unas tasas elevadas para la obtención de visados, que reducen la afluencia de turistas, y su política de fomento de la “felicidad nacional bruta”, en lugar del crecimiento económico. Las dos están relacionadas: más turistas podrían impulsar la economía, pero dañarían el medio ambiente y la cultura del país, por lo que a la larga reducirían su felicidad.

Cuando me enteré por primera vez del objetivo de Bután de aumentar al máximo la felicidad de su pueblo, no sabía si significaría de verdad algo en la práctica o si era simplemente otro lema político.…  Seguir leyendo »

Los atentados suicidas, los asesinatos de altos líderes afganos, los brutales ataques en Charikar y otros lugares cercanos a Kabul, la capital de Afganistán, y un rápido incremento de las muertes civiles por ataques aéreos están poniendo en riesgo el retiro de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN del país. Tan omnipresente se ha vuelto la violencia que Ahmed Rashid, el renombrado experto sobre los talibán, concluyó que acelerar el proceso de paz a través del diálogo con los insurgentes es la única opción.

Cómo sería la economía de un Afganistán en paz debe ser una parte crítica de cualquier negociación.…  Seguir leyendo »

For decades, the possibility of a Libya without Moammar Gaddafi seemed just a dream. But today, Tripoli’s central square is adorned with the three colors of the pro-democracy forces’ flag. The once-omnipresent pictures of Gaddafi are gone. As that regime gasps its last breath, the Libyan people and the National Transitional Council (NTC) are writing the first chapter of a free Libya.

The NTC has been planning this transition for more than six months. Our accomplishments in the midst of the turbulence of war foreshadow what a free Libya can accomplish in the years to come.

Some in the international community question the NTC and what it stands for.…  Seguir leyendo »

Deep below the ocean surface lies a cold, hostile environment where the light of day cannot penetrate. The life-forms inhabiting this murky world grow slowly, mature late and take time to reproduce. Many species live 30 years or more, some up to the grand age of 150. Most have not yet been defined by science.

This dark void, which lies beyond any country’s national jurisdiction, is in trouble.

The world’s deep-sea catch is steadily declining, and the high vulnerability of these fish populations and diverse marine ecosystems is well documented. Last year, officials from the International Council for the Exploration of the Sea declared that in the Northeast Atlantic, 100 percent of all targeted deep-sea species have been fished “outside safe biological limits.” Yet the fishing continues, via trawlers dragging enormous weighted nets that, in a single pass, scrape clean the ocean floor.…  Seguir leyendo »

Hace casi treinta años, ABC tuvo la bondad de incluir en esta codiciada Tercera Página un texto titulado «Tres claros varones». Con el doloroso motivo de la muerte del más joven de ellos, recordé allí a tres hermanos varones apellidados Fraga Iribarne: José Darío, el brillante bi-licenciado en Derecho y en Economía; Marcelo, el sólido diplomático fallecido en acto de servicio; y el excelente urólogo Jesús. Sin duda merecían de sobra que resumiera sus méritos quien los había conocido bien; y tuve esa suerte durante sus vidas, demasiado breves.

También por fortuna —o, mejor, por voluntad de Dios— no hay motivos necrológicos que justifiquen las líneas que ahora estoy escribiendo.…  Seguir leyendo »