Sábado, 1 de octubre de 2011

Durante mis estudios en la Universidad de Toulouse entre 1950 y 1952, escribí mi tesis doctoral sobre la carrera intelectual y política de Joaquín Costa (1846-1911), y en febrero de este año mis colegas españoles me invitaron a dar una de las conferencias conmemorativas del centenario de su muerte, ocurrida el 8 de febrero de 1911.

Siempre he recomendado fervientemente la lectura de Costa a los estudiantes que leen español, porque considero que fue uno de los analistas más singulares y brillantes de los problemas que tuvo su país a finales del siglo XIX y en la década posterior a la desastrosa guerra hispano-estadounidense de 1898.…  Seguir leyendo »

Una de las más hermosas canciones en la historia del movimiento obrero fue sin duda el Addio Lugano bella, obra del anarquista Pietro Gori. Era una protesta frente a la expulsión de los libertarios italianos por parte del Gobierno suizo y en la letra no faltaban la mención de Guillermo Tell, traicionado, ni una rotunda declaración de inocencia. La idea anárquica era una «idea de amor», y la consigna de los revolucionarios consistía en «predicar la paz y conjurar la guerra». Claro que se trataba de un pacifismo peculiar: «la paz entre los oprimidos y la guerra a los opresores».

Una fórmula destinada a perdurar en el pensamiento de la izquierda europea durante décadas a partir de 1945 y de la que el comunismo soviético sabrá sacar partido con la puesta en marcha del Movimiento por la Paz, paloma de Picasso incorporada.…  Seguir leyendo »

El documento de la ponencia marco que el PSOE ha sometido a debate en su conferencia política se inicia con el siguiente párrafo: «La crisis económica que vivimos es a la vez el anuncio y la consecuencia de un gran tránsito histórico: el inicio de una nueva era en la historia de la humanidad. Un cambio al menos tan transcendental como lo fue el paso de la sociedad agraria y rural a la sociedad industrial y urbana, pero mucho más rápido que aquel o cualquier otro cambio de gran magnitud ocurrido con anterioridad».

Se supone que si se hace esa declaración, y teniendo en cuenta que estamos en la prehistoria de esa nueva sociedad, todo el documento de 143 páginas debería haber estado impregnado de propuestas que dejaran atrás a la sociedad industrial para adentrarse en el ignoto mundo que surge de un «cambio tan transcendental».…  Seguir leyendo »

El grandísimo actor Orson Welles se avenía muy bien con personajes que se acercaban a lo que T. S. Eliot llamaba «hombres huecos, hombres de trapo, llenos de vacío» («holly men»), que tenían en Kurtz, el protagonista de El corazón de las tinieblas, su paradigma. De hecho, fue en Kurtz en quien T. S. Eliot se inspiró en este poema, como lo atestigua la cita inicial del poema. Y no debe olvidarse que Orson Welles pretendió que su primer rodaje se hiciese a partir de un guión que preparó basado en esa narración de Joseph Conrad.

Esos personajes que Orson Welles sabe tan estupendamente interpretar parecen asemejarse entre sí.…  Seguir leyendo »

Hay destinos póstumos que son como un sarcasmo. El de Federico Engels, por ejemplo. Fue heredero con fortuna, empresario de éxito, revolucionario consciente, riguroso ideólogo, soltero gozador, amigo inolvidable, padrino ideal, organizador incansable, escritor de fuste, coleccionista de gusto, adversario avieso, en fin, un hombre de esos que hacen época. Y hete aquí que la más irremediable de sus glorias póstumas fue la de aparecer siempre pegado a su amigo íntimo –Marx y Engels, parecen más idénticos que Ortega y Gasset o Pi y Margall– y luego adosado en efigie a Lenin, con el que probablemente nunca se hubiera entendido –detestaba el fanatismo–, y con Stalin –despreciaba a los ex seminaristas–, o con Mao, al que hubiera negado cualquier posibilidad de hacer algo parecido a una revolución con campesinos analfabetos.…  Seguir leyendo »

Lo sabemos: vivimos una profunda crisis financiera provocada por la irresponsablidad de las instituciones financieras que quisieron irse de rositas, rescatadas por nuestros impuestos y con pingües ganancias para los bancos y primas millonarias para los banqueros. No es demagogia, son datos. También sabemos que cuando se cerró el grifo del crédito empezaron a caer pequeñas y medias empresas y a despedir trabajadores las grandes. Y que los gobiernos fueron tapando agujeros con dinero que no tenían, pidiendo prestado con tipos de interés cada vez más altos para regocijo de los mismos financieros. Hasta que se les acabaron las reservas y peligró su capacidad de pagar las deudas.…  Seguir leyendo »

La niña, pequeña, morena, sube a la mesa, se levanta la falda plisada y empieza a bailar. Los familiares y amigos congregados a su alrededor la animan y aplauden. Desde el fondo, un tío suyo grita: «¡Tiene el arte en sus genes!».

No. No necesariamente. ¿Qué son los genes? Es la unidad funcional de nuestro genoma. Los ladrillos que constituyen nuestra herencia. Estos ladrillos están hechos en los humanos por una pasta llamada ADN. Ácido desoxirribonucleico, que siempre va bien para llenar las casillas grandes de los crucigramas. Nosotros, los humanos, todos los primates, todos los mamíferos y las aves y los insectos y las plantas, la mayoría de los seres vivos tienen como material genético el ADN.…  Seguir leyendo »

Democracy always favors dialogue over confrontation. So, too, in Pakistan, where the terrorists who threaten both our country and the United States have gained the most from the recent verbal assaults some in America have made against Pakistan. This strategy is damaging the relationship between Pakistan and the United States and compromising common goals in defeating terrorism, extremism and fanaticism.

It is time for the rhetoric to cool and for serious dialogue between allies to resume.

Pakistan sits on many critical fault lines. Terrorism is not a statistic for us. Our geopolitical location forces us to look to a future where the great global wars will be fought on the battleground of ideas.…  Seguir leyendo »

Forty years ago The Who recorded “Won’t Get Fooled Again,” with the memorable lines “Meet the new boss / Same as the old boss.” The song came to mind with the events in Russia last weekend.

Despite years of indications that Vladimir Putin would return as Russia’s president in 2012 after a four-year interregnum as prime minister, many commentators and public officials in Russia and the United States got “fooled again.” They had been hoping that Dmitri Medvedev would stay on as president. Medvedev, they believed, was a more liberal and open-minded figure than Putin, whose initial eight years as Russian president from 2000 to 2008 brought Russia back to a much more authoritarian system.…  Seguir leyendo »

With Apple widely expected to release its iPhone 5 on Tuesday, Apple addicts across the world are getting ready for their latest fix.

But should we really characterize the intense consumer devotion to the iPhone as an addiction? A recent experiment that I carried out using neuroimaging technology suggests that drug-related terms like “addiction” and “fix” aren’t as scientifically accurate as a word we use to describe our most cherished personal relationships. That word is “love.”

As a branding consultant, I have followed Apple from its early days as a cult brand to its position today as one of the most valuable, widely admired companies on earth.…  Seguir leyendo »

On Friday, an American drone flying over northern Yemen killed Anwar al-Awlaki, a leader of Al Qaeda in the Arabian Peninsula — a Qaeda affiliate. Mr. Awlaki helped support an attempted attack on a Detroit-bound flight in 2009 and had been linked to other attempted attacks in the United States.

Drone strikes against terrorists outside of so-called hot battlefields like Afghanistan have become commonplace during the Obama presidency, and have reportedly decimated the leadership of Al Qaeda and its affiliates. What made this strike unusual, however, was that Mr. Awlaki was an American citizen, having been born in New Mexico.

This fateful new step in our ever-expanding war against terrorists — intentionally killing an American citizen — is fraught with the danger of executive overreach or mistakes. …  Seguir leyendo »